11 de abril de 2009

Mi vecino: el contemporáneo


Recuerdan a mi vecino el del cuento de la música?
Pues bien eran las doce de la noche y decidí que era tiempo de irme a la cama y dormir. Ya con la cabeza sobre la almohada y con algunos minutos de silencio musical, me había imaginado que ya él se habìa cansado de colocar sus discos.

Esta noche la rocola musical se había paseado por Los Carpenters, Union Gap, Chicago, Bread, Neil Diamond, Rudy Márquez, Engelbert Humperdinck, Tom Jones (por alguna extraña razòn no le gustan los Beatles!!). Es justamente ese gusto musical que me hace pensar que es mi contemporáneo. Esa era la música que se escuchaba en las décadas de los 60 y 70, cuando yo estaba en la secundaria y en la universidad. Ese repertorio lo coloca sin parar desde que me puedo acordar.

Pero el punto que quiero hacer es que hay personas que se quedan pegadas en el pasado, pues a lo mejor ese tiempo fue mejor. Se quedan en la añoranza, el recuerdo, el qué hubiera sido si. Para esas personas , como mi vecino, Honeysuckle (Madreselva) ayuda a aprender del pasado y movernos al aquí y ahora del presente, incorporando las lecciones aprendidas, disfrutando del hoy. También probablemente pudiese hacer uso de Vine (Vid) pues nos impone inflexiblemente su sensibilidad melodiosa. Esa flor lo puede ayudar a tener determinación sin dominio.

Yo? sigo tomando Beech para tratar de entenderlo; tal vez unos tapones de oidos como los de avión podrìan ser útiles ademàs de la sugerencia de David, amigo Nicaragüense. Llevarle mis discos para que mis gustos musicales participen tambièn en sus rondas melódicas de fin de semana.