29 de mayo de 2009

Ese señor si que tiene conversación


Decidí ir al supermercado a pesar de ser viernes y fin de mes. Todo implicaba grandes cantidades de personas tratando de hacer lo mismo que yo... llenar las despensas. Me llené de valor; me dispuse con toda la intención pues en el refrigerador de mi casa solo quedaba agua y luz. Eso valía mi osadía. En efecto habían familias completas haciendo sus compras. El sonido de las voces (ruido?) era intenso. Era una amalgama de niños llorando, mamás llamando la atención, caballeros hablando por sus respectivos celulares, todo ésto aderezado por la música de un señor que tocaba un piano de cola en el pasillo de los licores (supuestamente para relajar a los clientes).

Yo con mi lista en mano decidí que iría ,como en los programas de concursos, llenando mi carrito sin detenerme pues la fila para pagar era inmensamente larga. No miré hacia los lados, ni me distraje en nada que no necesitara. Mi objetivo era claro: llegar a la caja que tuviese menos gente. Oh! sorpresa, estaban copadas. Me coloqué en la que pensé iba a moverse más prontamente pues habían tan solo cuatro personas. Sin embargo, no contaba con la astucia de un señor que conversaba con las personas que estaban delante de él, a sus lados y atrás. Yo estaba justo en el límite, había una persona entre el susodicho y mi persona. Estoy a salvo , pensé. Pues ni tanto. Me enteré de su vida, obras y milagros, además supe de la condición climática, del debate posible entre Vargas Llosa y el presidente del país, de sus hijos, de los precios en escalada y de la tasa del dólar permuta entre otras nimiedades. Hablaba sin parar; no era excluyente, hasta la cajera formó parte de su audiencia. Cada vez que me miraba en busca de aprobación, yo me ponía a ver el expendio cercano a la caja registradora tratando de perder su atención (aunque sentía su mirada). Y es que allí no podía hacer lo que hago cuando viajo en avión y me toca un hablador. En la aeronove caigo rendida con el arrullo de las turbinas casi inmediatamente que tomo asiento. El señor habló ,lo que me parecieron horas, sin parar.

Flores para el momento?

Heather podría ayudar al señor a ser mejor escucha, dándole la oportunidad a los otros de hablar o bien de disfrutar el silencio.

Walnut para todos los demás quienes se sentían influenciados por la conversación, y quedaron drenados por las historias (pobre cajera!), casi vampirizados.

Puedo imaginarme una próxima vez al señor entrando al supermercado y todas las personas huyéndole despavoridas. Se preguntaran que tiene que ver Patrick Dempsey (el de la foto de esta entrada) con todo ésto. Bueno, pensé que probablemente si él hubiese sido el hablador yo le hubiese prestado atención... no me hubiese distraído entre las hojillas de afeitar, los cubitos de carne, y los chiclets. También podría haber dicho "ese señor si que tiene conversación". Sin embargo el hubiese no existe.

27 de mayo de 2009

Caracas sucursal del cielo o la gran entelequia


Cuando hablo con mis amigos del exterior y les digo que puedo pasar cuatro horas (si, 4 , dos en la mañana y dos en la tarde cuando no llueve, con lluvia puede subir el número!!) sentada en mi carro rumbo a mi consultorio, o regresando a casa les cuesta comprenderlo. Es que estamos hablando de 4 horas de 24 que tiene el día. La vida cotidiana depende de la cola, tranca o taco. Por ejemplo, hoy iba a tomarme un cafecito con mi amigo Pancho en el mismo sitio donde trabajo. Supe que había una marcha y decidí cancelar la grata conversación pues sabía que me iba a encontrar con un gran estacionamiento de carros en marcha a lo largo y ancho de la autopista. Ahora entiendo la razón por la cual muchas personas resuelven su vida dentro del vehículo. He visto damas en faenas de manicure, maquillaje, sacado de cejas por ejemplo. Otras personas pegadas al BlackBerry (es como el ombligo, casi todo el mundo tiene uno), otros trabajando con computadoras portátiles y celulares, niños escribiendo sus deberes escolares, otros cantando en voz alta (esos si están gozando). Todo para aprovechar el tiempo útil y sentir que estamos viviendo.

Puedo recordar claramente mientras manejo los dibujos animados de Disney donde Tribilín (Goofy), el buenazo, se convertía en un monstruo detrás del volante (sería que era bipolar?). Me pregunto como hacen los vendedores ambulantes o buhoneros para subsistir, no solamente de la venta de sus artículos sino del toreo de camiones, motos,ambulancias, comitivas gubernamentales y automoviles, además de cargar con gigantescos juguetes inflables, CDs quemados de toda índole, chucherías, matamoscas y otros enseres durante el caos del tráfico Caraqueño.

Flores que pueden ayudar en este caso?

Impatiens cuando las colas de carros se hacen infinitamente largas y sentimos que la vida se va en un suspiro, nos ayudará a manejar la tensión interna.

Beech para tratar de entender los puntos de vista de los demás colegas conductores, cuando nos tiran el carro encima, nos tocan la corneta, nos gritan improperios.

Cherry Plum para controlar esa necesidad de dejar el carro encendido e irnos corriendo como caballos desbocados a casa, o a sacar al cabeza por la ventana y gritarle algo al señor que no deja de hacernos señas manuales desde el vehículo de atrás.

Gorse para aquellos que pierden la ilusión de creer que Caracas es la sucursal del cielo, de manera que no renuncien a esa promesa celestial.

Yo estoy pensando en este momento que podría inventar para distraerme durante tanta espera, acepto sugerencias y compartiré las ganancias. A lo mejor nos hacemos ricos.

24 de mayo de 2009

Mens Sana In Corpore Sano


Realmente no se porque le saco el cuerpo al ejercicio. Doy vueltas y vueltas buscando excusas que yo misma no me creo. Hoy mismo iba a caminar pero... primero arregle el closet. Que conste que esa es otra cosa a la cual también le saco el cuerpo... sin embargo, preferí hacer eso antes que comenzar a caminar.

Le acababa de decir a mi querida Ruth que iba a ejercitarme, así que me dispuse a hacerlo pero primero dí más vueltas que perro en autopista. Lo interesante del caso es que una vez que termino me siento llena de energía y siempre relajada. Es decir, me siento muy bien. Es ese arranque que me cuesta tanto. Debo decir que no hago nada complicado solo caminata aeróbica, cuando he tratado de hacer cosas más complejas termino frustrada y adolorida.

Lo del baile es otra cosa. Primero que nada, Eduardo viene a mi casa y es super cumplido, no puedo embarcarlo. Segundo, aunque la dinámica de los pasos y la contadera no me encanta exactamente, se convierte en un movimiento robótico e hipnótico que me recuerda a los tiempos cuando aprendía Inglés... secuencia tras secuencia de patrones repetidos ilimitadamente. Aprende una o aprende, no hay salida, aún con dos pies izquierdos y sorda se aprende!! (yo no soy ni sorda ni zurda).
Tercero, me gusta bailar y eso me motiva; aunque debo admitir que alguna música no precisamente me gusta (como Marc Anthony por ejemplo, u otros salsosos modernos). Lo mío es mas Fania All Stars, Rubén Blades, Willie Colón, Héctor Lavoe, Dimensión Latina, todo para el 1-2-3-5-6-7. Lo interesante de este tercer punto es que nunca en mi vida compré un disco de ese género; siempre fuí más orientada hacia la música anglosajona: Los Beatles, Queen, Allan Parsons Project, Supertramp y otros cuantos más. Debe ser ese cachito africano que tenemos todos los Venezolanos que hace que nos movamos al son del güiro, charrasca y tambor.

Flores para mi en esta ocasión:

Hornbeam para no postergar ante la pereza que me da el pensar que debo ejercitarme, me dará más motivación y menos excusas como el closet (digame si me da por planchar!!).

Gentian si son los obstáculos / dificultades los que hacen que entre el pesimismo y decida postergar mi tarea. Me ayudará a ver la rutina de ejercicios con más optimismo.

Walnut para romper con hábitos (malos en este caso)y hacer la transición a una mejor calidad de vida, sobre todo con esta menopausia.

Quien sabe si logro tener los brazos tonificados de Michelle Obama o el cuerpo esculpido de Madonna. Aunque me conformo con sentirme bien.

Artífices de las buenas causas


Hoy en la revista dominical del Nacional aparece un bello reportaje sobre las buenas causas y buenas personas. Me conmovió leer sobre jóvenes vestidos de payasos llevando alegría a niños enfermos, a una mujer quien había sido víctima del cáncer de mama desmitificar la ecuación “cáncer es muerte”; a un joven caballero que da su mano amiga para alimentar indigentes en las calles de Caracas; a un padre quien tras la muerte de su hija por sida ayuda haciendo campaña preventiva en colegios y universidades y, finalmente, a unas hermosas señoras sumando salud para ayudar a personitas con síndrome de Down.

No pude más que pensar, en una brevísima reflexión sobre la vida, en todas esas personas buenas a quienes conozco o conocí porque de una u otra manera muestran su calidad y calidez en todo momento. Como dije fue breve mi reflexión, estoy segura de que hay muchísimas personas más. Este ejercicio me permitió admirarlos mucho más, cada uno por razones muy diversas.

 Pastora y Conchita ejemplos de esperanza.
 Ruth amiga insigne, voluntaria y motivadora.
 María Cristina, Luisana, Filomena, Carmen Elena, Dorothy antes, durante y todavía fuertes en recursos personales.
 Julián con su poder creador en el trabajo con niños de Petare y Caño Amarillo.
 Mariel mediadora insigne y querendona infinita.
 José Ricardo (Jota) ayudando a los que pudo y puede.
 Mercedes Reguant echándole fuerzas a la vida.
 Laurita y Coromoto mostrando siempre la cara de la amistad.
 Paquita/Cynthia y Paquito en Guadalajara, bondad personificada.
 Floralicia, Elizabeth, Nelson por abrir tantas puertas.
 Valentina Ríos buscando siempre como ayudar a todo el que puede.
 Beatriz Rozados aupando el talento.
 Enrique Eduardo maestro insigne en lo propio y ajeno.
 Zazilia ejemplo de ejemplos.
 Natalia Vanegas, Lila de Pinto, Luisa Martínez íconos docentes.
 Francisco Suniaga crecido con el tiempo.
 Juan Carlos extendiendo siempre su mano.
 Leticia Sánchez, Cristina Peters por creer.

Pensar que esto fue producto de solo cinco minutos. Tengo que darme más tiempo para ver cuantos más caben en esta infinita lista.

Flores en esta ocasión?
Centaury para que estos buenos puedan dar servicio y ayuda respetando sus límites personales.
Oak para los trabajadores inagotables que sienten que deben luchar a pesar del obstáculo, de manera que puedan también descansar.
Vervain para cuando luchamos por un ideal, y no podemos relajarnos del entusiasmo.

Gracias a todos por ser artífices de buenas causas!!! A ver si copio algo de sus ejemplos.

20 de mayo de 2009

Comenzó mi pesadilla: tengo un Blackberry



Mi primer teléfono celular fue un Motorola, de aquellos que llamaban mini ladrillos… una maravilla realmente, aguantaba todo incluyendo caídas libres desde varios pisos.
Luego los teléfonos que le siguieron también fueron de esa marca: para un total de cinco, ninguna queja. Fácilmente manejables… predecibles.

Realmente tenía algún tiempo pensando en comprar un Blackberry, pero soy básica basicuorum (no me gusta complicarme la vida), pensaba que un teléfono era para llamar y recibir llamadas, para qué más. Eso de tomar fotos, videos y demás era demasiado tecnológico para mí. Sin embargo al mudarse Mariel a Canadá, el poder ponernos en contacto más eficientemente era una opción de acortar distancias y tiempo. Mi hija cambió su celular por un Blackberry y ahora me tocaría a mí. Efectivamente procedí a la compra, intimidada hasta por la caja. Me quedé observándola (la caja!!) casi paralizada, fui a mi proveedor de servicios a conectarlo. Me debatía entre comprar otra línea para mi nueva adquisición dejando mi Motorola intacto y en uso. Estuve así unas dos horas, luego tomé mi carro y regresé a casa. No había hecho nada. A la mañana siguiente me encontré con mi querida Valentina quien en un arranque de entusiasmo y en un pestañear ya había cuadrado para que lo instalaran. No tenía excusas ahora. Conectaron el BB.

Por supuesto el teclado distinto, las funciones también, el manejo de la mensajería, todo diferente. Que pesadilla…. quiero mi Motorola!!! Tanta información es un agobio. Comencé a tener “clases” particulares: Mariel a través de la cámara de la computadora, Florandy tratando de convencerme que era lo máximo y dándome tips, Enrique tratando de transpolar su menú al de mi aparato, Valentina configurando el correo electrónico. Yo viéndome como un pollito picando maíz cuando escribo. Antes me tomaba un segundo pasar un mensaje de texto, hasta con los ojos cerrados, en la cola de carros, en el súper, boca abajo, en un trapecio, ahora… sesenta minutos con un texto para luego borrarlo accidentalmente. Ahora entiendo la cosa: Blackberry une a los que están lejos y separa a los que están cerca.

Qué flores pueden ayudarme?
Walnut: para poder hacer la transición tecnológica y acostumbrarme al nuevo teclado y formas de acción.
Gentian: para manejar mi baja tolerancia a la frustración.
Rock Rose para trabajar el miedo intenso que me produce el nuevo teléfono.
Elm: para la sensación de agobio ante tantas cosas que debo aprender para manejar mi BB.
Larch: para reforzar mi capacidad y auto-estima
Rescue Remedy para sobrellevar los altibajos emocionales y sensación de crisis.

Ahora soy la presidenta del club de fans de Motorola. Tengo el mío resguardado por si acaso el Blackberry me defrauda… o yo lo defraudo.

16 de mayo de 2009

¿Finales Felices?


Ayer cuando terminé mi consulta decidí que quería romper la rutina de mi rutina; así que decidí irme temprano al cine. Estaba entre dos películas Swing con Son (un homenaje documental a Billo Frómeta, músico insigne nacido Dominicano pero nacionalizado Venezolano) y Esposa por Accidente (con Uma Thurman). Se me hizo tarde para la primera y me fui a la segunda. Muy simpática y buena para pasar el rato. Esta película me ayudo a reflexionar sobre un tema universal en las comedias románticas: la necesidad de tener finales felices, aunque sean traídos por los cabellos. Esto, a mi parecer, hace que muchas mujeres desde jóvenes cifren esperanzas en príncipes azules que nunca llegan (cuando a lo mejor tienen a su príncipe colorado al lado), o en historias tipo cenicientas y , más modernamente, Betty La Fea en su versión original (solo lo he visto estos casos en Hollywood, Bollywood, y guiones de TV).

Se puede tener finales felices de muchas maneras: el primero podría ser el obvio. Dos personas que se quieren quedan juntas como debe ser y son felices como las perdices. Otro tipo de conclusión feliz puede ser una separación por ejemplo. Lo que es un cierre feliz para uno de los miembros de una pareja puede ser horrible o no aceptado para la otra parte de la ecuación. Las historias terminan nos guste o no el desenlace que tienen. A veces nos "pegamos" en esa necesidad de cambiarlas a lo que nos gustaría que fueran, pero el "hubiese" no existe, tampoco los borradores mágicos. A veces si tenemos la oportunidad de un segundo chance, volvemos a tratar de imaginar una culminación feliz que a lo mejor nunca sucederá.

Sin embargo siempre hay esperanzas... acabo de escuchar una historia de la tía una amiga (77 años de edad) quien va a contraer matrimonio este mes de mayo. Esta muy emocionada haciendo su lista de bodas. Ella no quiere lista de regalos en las casas donde normalmente lo hacen las novias Caraqueñas. Quiere hacerla en cadenas de farmacias por eso de las necesidades propias de su edad (las medicinas); buena idea la de la señora!!!

Algunas flores para los soñadores de finales felices:
Clematis si fantaseamos con una vida de película, para que nos ayude a hacer tierra y trabajar en nuestra realidad.

Honeysuckle si pensamos en que el pasado fue mejor, o si queremos volver a el para hacer los cambios que creemos podrían haber nos dado la felicidad.

Walnut si nos dejamos influenciar por lo que vemos en las películas y llegamos a pensar que así se funciona en la vida real, para que manejemos esa hipersensibilidad y nos mantengamos en la ruta de la vida.

Wild Oat si no tenemos satisfacción con lo vida que tenemos y estamos en la búsqueda de lo que realmente queremos hacer sin tener clara la misión o propósito de ella, para focalizarnos y enrumbarnos con mapa , brújula y linterna en mano.

Quien sabe , a lo mejor encontramos la pareja de nuestras vidas con un final casi perfecto como la señora de 77 años , tía de mi amiga. Y por si acaso.... no voy a dejar de ver comedias románticas, me encantan con o sin finales predecibles!!

14 de mayo de 2009

Salsa!!!


Me encanta ver los vídeos que envían por Internet; algunos son divertidisimos, otros no tanto. Uno de los que me han enviado últimamente es el de una señora de 87 años bailando salsa, lo cual me hizo pensar en la posibilidad de hacer yo lo mismo (pero sin utilizar el tipo de trajes que usa la abuelita salsera, las lentejuelas no son para mí) . Siempre me ha gustado bailar. Antes de que existieran las coreografías mis primas y yo nos fajábamos y creábamos nuestras propias piezas de baile.

Mi mamá siempre me decía que mi compañero de vida tendría que bailar pues a mi se me iban los pies solitos. Mi hija heredó ese gusto y es una gran bailarina.
Durante su estadía en Caracas contactó a un compañero de la universidad y le propuso que me enseñara a bailar salsa casino. La idea me sedujo y hoy tuve mi primera clase con él, joven paciente y de buena voluntad. Yo bailo salsa desde que me conozco, pero esto es muy distinto.... hay estilo, movimientos finamente coordinados y pasos contados. Mientras contaba (1-2-3-5-6-7, si, sin el cuatro), escuchaba la música, marcaba el ritmo, me perdía. Sin embargo al final le agarre el swing al asunto y no veo el momento de hacer mi próxima clase.

Por supuesto que tome flores, las cuales voy a compartir con ustedes:
Chestnut Bud para fijarme donde cometía los errores y establecer patrones de atención al marcar los pasos y seguir el ritmo.
Larch para sentirme capaz y no pensar que "loro viejo no aprende a hablar, o en este caso a bailar salsa casino".
Mimulus para mejorar mi timidez y el temor a hacer el ridículo.
Rock Water para no solamente fijarme en la técnica/estructura del baile sino también disfrutarlo al máximo.

Tengo tarea para la próxima sesión: Eduardo me pidió que no dejara de contar los pasos y escuchara música latina. Se me ocurre que le puedo pasar a mi vecino el contemporáneo algunos discos para practicar el fin de semana durante sus consabidos maratones musicales. Mientras él los escucha en su casa, yo los bailo en la mía.

12 de mayo de 2009

Síndrome del nido vacío


Hoy a las 3.45 AM íbamos rumbo al aeropuerto mi joven hija y yo luego de dos semanas de compartir mucho cariño, risas, recuerdos, comidas, reuniones, playas, conciertos.
Realmente es increíble ver crecer a los hijos… tan solo ayer eran chiquillos necesitando mucha compresión y guía; hoy es ella quien me las da a mí.
De repente sentí un huequito en el estómago, y entendí nuevamente que aunque la vea pequeña ya no lo es; que no valen lágrimas ni tristezas, que cada futuro reencuentro será más hermoso y apreciado… que nadie nos quita lo bailado. Gracias Mariel por tu compañía y cariño para todos estas dos semanas. Tú hermano, ahora en Polonia, tu papá y yo disfrutamos muchísimo de tus risas, afecto y encanto.

Si hablamos de flores algunas podrían ayudarme en este momento:

Honeysuckle si sintiera nostalgia y añoranza de la visita y de los momentos vividos en el reciente pasado y en el más lejano. Me ayudará a reflexionar sobre los momentos, viviendo el aquí y ahora.
Walnut para adaptarme al cambio y hacer una transición más fácil, de la compañía al nuevo estado de estar sin su presencia.
Chicory si no quisiera que se fuera y buscara manipularla con afecto, para entender que podemos amar aún en ausencia y con nuestras diferencias particulares.
Rescue Remedy si me sintiera en crisis y solo estuviese con una lloradera por que se fue. A lo mejor ella va a descansar de tanto agite en Venezuela.

Gracias Mamuye por lo sabroso de tu compañía, por compartir a Jorge Drexler conmigo y tararear sin cesar sus canciones, por compartir tu ciudad natal, tu casa , tu familia, mi regazo!!! y como decía tu abuelita y bisabuela "Mucho juicio".

3 de mayo de 2009

Liberen a Willy !!! o el comer emocionalmente hablando


La combinación de la corta visita de Mariel a Caracas,la inseguridad en el país y la gripe porcina, hacen que todas las muestras de afecto hacia ella y hacia el núcleo familiar se basen en comida y en sitios cerrados.
Invitaciones a desayunar, almorzar, cenar, merienditas, todas muy ricas por cierto, no se hacen esperar. Pero esta comedera está haciendo que los cuerpos pasen de tallas normales a tallas tipo orca (ballenas asesinas, pero preciosas, como las de la película que titula esta entrada del blog). Las personas quienes invitan se sienten muy ofendidas si no probamos las exquisiteces que han preparado en nuestro honor. A veces siento que un gramo más de los manjares me haría explotar. Otras veces el estómago no se aquieta recordándome los excesos o la ropa no me cierra gracias a las marquesas de limón o de tres leches originarias de Mañongo en el estado Carabobo.
Me puedo imaginar nuestra próxima vista a las playas del litoral central: dos orcas nadando y chapoteando en el agua felices de alegría (los trajes de baño justamente son negri blancos!!!). “Vean, vean Willy y su hermanita Luna nadando en la Guaira”.

Algunas flores que podrían ayudar en este tipo de situaciones y las cuales serán comenzadas a tomar hoy:

Cherry Plum para no perder el control ante el mesón de postres de las tías y poder decir solo voy a comer ésto, no sintiéndome luego mal por haber abusado de tanto azúcar.
Agrimony para poder manejar las confrontaciones familiares que empujan a comer y que no sabemos cómo maniobrar, cuando comemos para evitar el conflicto. De esta manera podré ser yo y sentirme aceptada comiendo o no jalea de mango.
Chestnut Bud ayudará cuando sentimos que siempre estamos repitiendo los mismos guiones y situaciones con respecto a la comida. Ayudará a fijar la atención y entender que estamos haciendo que nos desbordamos ante los banquetes. Eso de sentirse tipo yo-yo.
Crab Apple auxiliará para los momentos en que ya vemos los postres y comida pegados al cuerpo, esa sensación de ver el chocolate exactamente donde fue a parar. Nos dará una imagen objetiva de nuestro cuerpo.
Walnut nos ayudará a cortar con hábitos y comenzar con la dieta o no dejarnos presionar por las tentaciones de nuestros familiares y amigos vestidos de chefs pasteleros.
Rock Water nos ayudará a establecer metas realistas sin castigarnos durante la hermosa visita de mi hija. Comer y disfrutar dentro de los parámetros para la salud.

Así tal vez no vean a Willy y a Luna sino a madre e hija disfrutando de la vida, del momento, de ese mar de cariño y de la naturaleza en pleno.