12 de mayo de 2009

Síndrome del nido vacío


Hoy a las 3.45 AM íbamos rumbo al aeropuerto mi joven hija y yo luego de dos semanas de compartir mucho cariño, risas, recuerdos, comidas, reuniones, playas, conciertos.
Realmente es increíble ver crecer a los hijos… tan solo ayer eran chiquillos necesitando mucha compresión y guía; hoy es ella quien me las da a mí.
De repente sentí un huequito en el estómago, y entendí nuevamente que aunque la vea pequeña ya no lo es; que no valen lágrimas ni tristezas, que cada futuro reencuentro será más hermoso y apreciado… que nadie nos quita lo bailado. Gracias Mariel por tu compañía y cariño para todos estas dos semanas. Tú hermano, ahora en Polonia, tu papá y yo disfrutamos muchísimo de tus risas, afecto y encanto.

Si hablamos de flores algunas podrían ayudarme en este momento:

Honeysuckle si sintiera nostalgia y añoranza de la visita y de los momentos vividos en el reciente pasado y en el más lejano. Me ayudará a reflexionar sobre los momentos, viviendo el aquí y ahora.
Walnut para adaptarme al cambio y hacer una transición más fácil, de la compañía al nuevo estado de estar sin su presencia.
Chicory si no quisiera que se fuera y buscara manipularla con afecto, para entender que podemos amar aún en ausencia y con nuestras diferencias particulares.
Rescue Remedy si me sintiera en crisis y solo estuviese con una lloradera por que se fue. A lo mejor ella va a descansar de tanto agite en Venezuela.

Gracias Mamuye por lo sabroso de tu compañía, por compartir a Jorge Drexler conmigo y tararear sin cesar sus canciones, por compartir tu ciudad natal, tu casa , tu familia, mi regazo!!! y como decía tu abuelita y bisabuela "Mucho juicio".