20 de junio de 2009

Contenta de la vida!!


Hoy fue un día muy especial, no porque celebré algo en específico sino simplemente por el mismo hecho de vivir. Comencé mi día dando entrenamiento, está vez el nivel 2 del BIEP (Bach International Education Programme). La clase muy divertida y mis estudiantes creo que la disfrutaron. A las cinco de la tarde cuando terminé corría hacia la Plaza Altamira a ver los tambores de agua pues mi amiga Anakarina bailaría. Un espectáculo hermoso. Para cerrar la jornada me fuí al concierto de Andy Durán, el cual excedió todas las expectativas. Justamente el día anterior compartí con él un espacio radial; contaba este maestro de la música que fue administrador y trabajó en un banco. Eso lo hacía inmensamente infeliz, al punto que a veces les salía cargado (casí mordía) a sus compañeros. Decidió dedicarse a la música y comenzó de cero, cuando en ese tiempo de eso era muy dificil vivir. Yo me dije para mis adentros "Este señor si que es valiente!!" Sin embargo, si lo pienso con sensatez esa es la razón de su felicidad. Hace lo que le gusta y encima le pagan por lo que disfruta haciendo.

No pude más que recordar trabajos insatisfactorios de mi vida: cuando laboré en una firma internacional de consultoría. Yo la llamaba la jaula de oro, me pagaban muy bien pero me sentía presa. Fuí repasando así situaciones donde me sentía ciertamente incómoda: dando clases a oficiales extranjeros (Coreanos, no de Coro sino de Corea) quienes pensaban que los yo estaba incitando al suicidio pues les pedía que "estudiaran y se metieran un puñal para que estuvieran machetes".Lo que les quería decir era que estudiaran mucho para que salieran bien!; seguro que tenía que ver con mi fuerte acento y argot Caraqueño. O la vez que trabajé en un bufete de abogados: la secretaría del abogado principal me pidió que buscara una gaseosa para ella y para mi , yo destapé y me bebí la prueba de un juicio. Ella se desmayó (casi) y yo tuve que renunciar (razones obvias, por poco pierden el caso; ojo solo tenía 16 años). O la vez que dando clases en una academia les dije a los alumnos que debían mantener su posición personal y no dejarse avasallar por nadie (eran cadetes de la escuela militar... su profesión es seguir órdenes). En fin ,tantos episodios de desagrado que producían desdicha. Si hubiese sabido en esos momentos lo que dice Leo Buscaglia "cada minuto invertido en infelicidad es un minuto de felicidad perdida".. Tal vez hubiese estado tan contenta como ahora.

Flores para cuando tenemos dificultad en encontrar el rumbo y la satisfacción en nuestras vidas?

Wild Oat si teniendo talento para varias actividades no encontramos aquella que realmente nos brinda la tranquilidad y satisfacción que anhelamos.
Larch si no creemos en nuestra capacidad y habilidades, para sentir que si podemos.
Aspen si nos atemoriza y crea ansiedad un futuro incierto, para que identifiquemos qué es lo que realmente nos inquieta.
Willow si sentimos que somos víctimas del trabajo que desempeñamos y nos quejamos amargamente de él. Para que podamos tener control de nuestro destino y movernos hacia lo que realmente queremos hacer.

Justamente hablando de disfrute: una joven durante el concierto, en la primera fila casi montada en el escenario, se movía en el asiento a manera de danza. El señor que estaba a mi lado murmuró con voz de trueno " ella como que lleva la música en la sangre, pero debe tener mala circulación". Pienso yo, a lo mejor la música no interfería con sus movimientos pero ella se veía feliz así.