30 de junio de 2009

Día D vs. Plan B


Con la reciente situación de Honduras se han activado mensajes en Facebook, Twitter, correos electrónicos, chats, Blackberry, blueberry, strawberries y todas las bayas silvestres. Aquí es en cuando me doy cuenta que los Venezolanos tenemos repertorio de sobra. Hasta mi hijo es ahora experto en relaciones internacionales, discute con propiedad del tema como que si siempre le hubiese gustado la política. En todas partes se comenta el asunto. La gripe porcina con sus más de 170 casos en territorio nacional pasó a segundo plano (quien sabe si hasta a tercero porque los Petro bonos van al galope, como en carrera de caballos). La cosa es tan seria que las personas conocidas se acercan y susurran "¿ya tienes tu plan B?", otros sigilosamente dejan caer "¿Qué vas a hacer el día D?".

Comienzo a pensar en el día D. Eso es después de... y yo he tenido muchos de esos. Después de la dieta, después de un duelo, después de haber cambiado de trabajo, después de que mi hija se mudara, después de un accidente, después de una mentira. Para ninguno estuve preparada. Pienso que me imaginaba cómo podría ser la cosa, pero jamás se está realmente preparado para lo que realmente es. Si eso lo trasladamos al país... uy que susto!!!! ¿Si todos mis paisanos son como yo? más susto todavía.

Ahora, ¿con el plan B la cosa será diferente? ambos el D y el B hablan de futuro para mí, ambos musitan una forma de acción. Ese qué voy a hacer si mi barco se hunde, si el destino nos alcanza, entre otras cosas. Me vino de inmediato a la memoria películas como Soylent Green (1973)y el Planeta de los Simios (1968) donde actuaba Charlton Heston (Marielena, se te acaba de caer la cédula!!). Allí se daban situaciones, aunque muy diferentes, donde no se esperaba ese futuro hecho presente y se vivía en constante ansiedad. Eran circunstancias sazonadas con el más puro cortisol, ese generado en situaciones de estrés extremo. ¿Tendría Charlton un plan B? o ¿al menos sabría que hacer el día D? ¿Estaría nervioso, calmado, angustiado, se le subiría la tensión o el azúcar, tendría botellas de agua, habría hecho mercado de alimentos enlatados, tendría velas y fósforos, se enchufaría por horas a la tele a ver programas de opinión (¿en el planeta de los simios? no, no creo!)?

Debo confesar que he escuchado a personas que tienen programaciones de tipo C, E y ad infinitum. Esos sí que son organizados de verdad. Yo me paseo de la ceguera a la ignorancia en estas lides.

Para aquellos que se están disertando entre la B y la D, les presento algunas flores:

Agrimony si está evadiendo las situaciones y conflictos, simplemente no los quiere ver/escuchar/sentir, para que esté más seguro al manejarlos.
Aspen si se presentan premoniciones, pálpitos, presentimientos de cómo será eso que viene, no sabemos qué es pero si sabemos que está en camino. Nos dará tranquilidad para reconocer el hecho y trabajar sobre él, sin temores.
Sweet Chestnut si nos sentimos en un agujero negro, en un oscuro túnel sin salida, nos permitirá ver soluciones y accionarnos.

Yo por mi parte voy a preparar mi propio recurso de actividades con apoyo en un abecedario, para que no me falte ninguna letra.