26 de junio de 2009

Pseudo Cuaima o Astro Cuaima?


Mi pasatiempo favorito es escuchar y observar, también de eso vivo. Cada vez que salgo a comer a medio día me doy banquete, no solo con los alimentos sino con las conversaciones de mis vecinos comensales. Puedo aprender de cualquier tema en rápidas sesiones a corta distancia (porque no me lo explican a mi, sino que hablan en voz alta y escucho), desde farándula hasta índices de inflación. Por ejemplo, hoy le escuchaba a un señor en la mesa de al lado, cuando le explicaba a sus dos acompañantes, que Dubai no iba a durar mucho porque no tenía ni agua ni recursos propios, que en cualquier momento caería (y yo que por primera vez me había animado a conocer un país en esas esferas geográficas!!!), también les comentó que Michael Jackson, que en paz descanse, había muerto por sobredosis de ketchup inyectado (si, salsa de tomate de botella. Increíble la capacidad de su imaginación!!). Se lo decía con convicción, de paso.

En un momento de la conversación se refirió a una de las damas como cuaima. Allí quedé atónita. ¿Qué cosa realmente significaba ese término? Inmediatamente me propuse a hacer un sondeo para averiguar el sentido real de la palabra. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española significa serpiente muy ágil y venenosa, que abunda en la región oriental de Venezuela (yo soy Caraqueña, por si las dudas!). También denota a una persona muy lista, peligrosa y cruel. En México las cuaimas se conocen como cabronas, que también de acuerdo al mismo diccionario, implica mujeres de mal carácter. Seguí mis averiguaciones con mi hijo quién me miró con desconcierto, además que se me activó lo de la invisibilidad. Luego pasé por Valentina quien me explicó que todo era sobre un tema de control o sometimiento al sexo masculino. Sin embargo, se lo tomó a manera de chiste, explicándome que si una mujer se ponía brava o reclamaba sobre la cuaimatización daría pié para realmente ser una víbora. Finalmente, aproveché que llegó mi amigo Tom. La pregunta lo transformó (reacción contraria a la de Valen). Pude ver como su cuerpo se erizaba, sus hombros cayeron, casi se retorció de dolor. Me dijo en vívido tono de consternación "es una mujer castradora, celosa, impositiva, dominante". Continúo explicándome los métodos de acción de las susodichas ofidias: revisar carteras, agendas, seguir en automóvil, contratar detectives privados, atacar con bates de baseball y gatos hidráulicos, oler la ropa, analizar surcos de las suelas de los zapatos, amenazar con suicidio y homicidio. Terminó su explicación hablándome de la cuaima tecnológica. Si, una mujer con recursos cibernéticos de avanzada que puede entrar en el correo electrónico de su víctima, desbloquear celulares para leer mensajes de texto privados, sabotear cuentas de Facebook y Twitter. Y yo me pregunto: ¿Qué tiene que ver eso con el débil sexo femenino? Será que cualquier parecido con la realidad es pura realidad?

Qué flores pueden ayudar a esta especie taxonómica femenina?

Holly si con su astucia busca emboscar a la víctima (leáse pareja) para que confiese la fechoría y desmanes. Para que tenga compasión y no deseos de venganza.
Chicory si su eslogan es "yo quiero que me quieras como yo quiero que me quieras“, para que pueda amar sin condiciones, confiadamente.

Luego de los sondeos me pregunto que significaría esa canción de mi infancia titulada "A la víbora de la mar"? tendrá relación con la especie Anabel (híbrido de anaconda con cascabel)?

NOTA: luego de revisar el texto pensé: algunas damas son falsas cuaimas (pseudo);no obstante, hay otras que pueden ser del otro mundo (astro).