21 de agosto de 2009

Horrícula

Las personas quienes me conocen personalmente, bien por los cursos, las consultas o mis presentaciones, saben que tengo el cabello crespo (más que ondulado). Por alguna razón de las leyes genéticas de Mendel que desconozco, a las personas con esa característica les crece el cabello hacia arriba (tipo Marge Simpsom, o el difunto Michael Jackson en sus tiempos del afro) no hacia abajo (tipo Angelina Jolie). Yo caigo en la primera categoría. Además de eso soy venezolana.... si han leído mis posts en este blog entenderán lo que quiero decir (Miss Venezuela? Miss Universo? una carga muy pesada para las mujeres comunes y silvestres de mi país).

Mi cabello, hasta un momento en mi vida (a final de los años 70 cuando viví en Montreal), era un tema existencial. No aceptaba el determinismo del sacerdote Austríaco (Gregor Mendel) y seguro tampoco hubiese aceptado los más recientes planteamientos sobre el genoma humano..... Simplemente quería cabello liso como el de las personas asiáticas. Afortunadamente a los 23 años se es dócil y un peluquero francés maleducado y gritón me explicó que a él le pagaban para hacer que la gente luciera como yo (se refería al cabello, por supuesto!!)... fin de la doctrina filosófica que se fundamentaba en mi propia existencia. Cortar y peinar este tipo de cabellera requiere ciertas habilidades de peluquería además de cultura sobre el tema capilar (hay que tener pelo rulo para saber lo que cuesta domarlo, sino recuerden la publicidad del Shampoo Sedal y el león).

Como hace tanto calor en esta ciudad se me ocurrió la brillante idea de cortarme la melena sin considerar lo antes expuesto. Además pesa el tema de los signos de la edad que se van marcando en mi vida y pensé sobre la oportunidad de "refrescar mi look". Fui al salón donde va mi hija. Pedí que me atendiera su estilista, un joven de Laos (país del sudeste asiático que limita con China, Vietnam, Camboya y Tailandia). Le dije inocente y valientemente que le diera rienda suelta a su creatividad y entusiasmo.... garrafal error!!! Se dio con furia. Me decía mientras cortaba "no se puede pelear contra los rizos". Yo me dije a mi misma "dale chance de que se exprese el muchacho mijita... que sabes tu si te sorprendes".... Claro que me sorprendí!!! Parecía literalmente un sol.... de los años 80, no pasaba por la puerta... se acabaron los rizos, ahora había frizz y montones de productos especiales que le daban "volumen y textura" (a mi me parecía cabello masticado por chivos). Yo me lo tomé con soda (decir venezolano que significa no me alteré)... total aquí nadie me conoce, aunque por la Ley de Murphy había altas probabilidades que me encontrara a todos los venezolanos que viven en esta región de la bolita del mundo. En la noche tenía una reunión e iba ir tal cual saliera de salón de belleza (!!???). Decidí comer algo antes de regresar a la casa.... Gracias Dios mío por esa idea!!! Por una de esas cosas del destino había un espejo inmenso frente a la mesa donde me senté. No cargaba los anteojos y me los puse porque me parecía conocida la señora de enfrente. Que susto!!! Era yo misma pero en la dimensión conocida de la década ochentosa... solo me faltaban las hombreras y el maquillaje. Terminé la sopa y salí rapidito a acomodar ese look con agua, shampoo y litros de acondicionador, no fuera mi hija a pensar que le habían cambiado a su mamá.

Flores para las emociones generadas por el cabello esponjado?
Crab Apple para apreciar la belleza natural y la edad creciente, aceptándolas con genuina seguridad.

Walnut para manejar la presión de pares y medios que buscan mujeres de pasarela.

No pude más que recordar una palabrita inventada por las niñas y jóvenes fashion: horrícula, que es la mezcla entre horrible y ridícula. Más o menos así me sentí, con más énfasis en la primera que en la segunda. Por supuesto ese adjetivo no le cae a la Miss Universo Venezolana que acaba de ganar el certamen!!!!

7 comentarios:

  1. jajajajajaja .... jajajajaja !!!! eres un poema !!!

    ResponderEliminar
  2. Eso te pasa por andar inventando, te dije muchas veces que el pelo largo te quedaba muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Marielena no puedo contigo!!!! Yo acostumbro tomarme varios minibreaks en el trabajo por aquello de hacer que el cerebro descanse...

    Normalmente en esos breaks leo algo en internet ( tu pagina por ejemplo)!! Pero si sigo riendome a carcajadas cuando la gente anda crispada de angustias me van a botar!!! jejeje Mejor sera que te mande pronto los trabajos a ver si me graduo rapido y tengo una segunda profesion!!!!!

    ResponderEliminar
  4. De todas maneras te ves Sexy pero discreta, arrolladora pero sencilla. Aqui en Guadalajara te queremos pelona o greñunda. Ven pronto

    ResponderEliminar
  5. no te imaginas lo que me he reido con este articulo.. que marivilla como escribes, le refresca a uno el dia...

    ResponderEliminar
  6. Hola Marianela , no sabes lo que me hacen reir tus expresiones o palabras tan venezolanas !!! eres genial como escritora me recuerdas a Laureano Marquez (pero sin política) usas mucho de nuestros gentilicio y expresiones y realmente tienes un don para ecribir y despertarnos la imaginación con tus descripciones, geniales !!!

    ResponderEliminar