20 de agosto de 2009

Lo complejo de la simplicidad

Definitivamente vivir en caos (mi ciudad) es muy diferente de poder predecir como se va a organizar el día (esta ciudad). Todo es tan simple que al mismo tiempo se hace complejo en estos lares. Hay que experimentarlo para entenderlo.

Mi hija me pidió que fuese al auto mercado a comprar víveres (yo creo que ella piensa que estoy fastidiada de no hacer nada y esa es una manera de distraerme). Acostumbrada a que en mi ciudad puedo pasar fácilmente 2 horas trancada en tráfico planifiqué mi salida. La parada de autobús queda cruzando la calle (aquí no manejo). Mariel me dio un celular para que no estuviese aislada (de ella!!) y pudiese comunicarme y ubicarme con facilidad. Antes de irme de compras llevé las bolsas de basura a su sitio, a un cuarto especial en otro piso. Resulta que la luz de ese lugar se enciende con un mecanismo activado por el movimiento de las personas (sofisticado el asunto). Cuando entré había tres contenedores de basura de acuerdo a mi percepción tercer mundista (solo uno era depósito, los otros eran compactadores). Me quedé viéndolos como gallina que mira sal. ¿Cuál de los tres sería? En ese proceso de indecisión, se me ocurrió llamar a mi hija por el teléfono móvil. Inesperadamente se apagó la luz y del susto se me cayó la llave de la mano. Genial, pensé; a dónde vine a parar de vacaciones…nunca me van a encontrar si muero sofocada (veía la prensa en mi imaginación: ”Venezolana cincuentona muere asfixiada tratando de botar la basura”). Mi hija me pedía que me moviera por que la luz se activaría con el mecánica de la marcha, pero que va… conmigo no funcionó (debe ser por mi tamaño). Trataba de encontrar la llave en el suelo y al mismo tiempo ver donde quedaban los escalones para no caerme (volvía a ver el anuncio imaginario en el periódico “la extranjera apareció polifracturada también”). Por fin llegué, por arte de magia y por los gritos de mi hija pidiendo que le prestara atención, al interruptor. Primer obstáculo vencido, perdí el glamour momentáneamente pero estaba lista para la segunda fase: el autobús. Mi amigo Juan Carlos me había explicado que no era necesario llegar con media hora de anticipación a la parada (como en Venezuela), que el colectivo era muy puntual. No le hice caso, por la rutina desenfrenada en la cual coexisto, me fui con suficiente tiempo . Comencé a preguntarme si estaría en el sitio y momento correctos pues no había un alma allí. Faltando dos minutos de acuerdo a mi reloj, de repente y de la nada comenzó a aparecer gente como conejos de un sombrero. Estaba llegando el autobús. Aquí nadie se estresa, llegan cuando va a justo pasar el transporte, lo saben... pueden planificar su tiempo.

Llegué al supermercado…… tuve una sobredosis de capitalismo: había excesivas opciones para escoger; había leche, papel sanitario, azúcar y café, además de un montón de otras cosas que tenía tiempo que no veía en Caracas. Aquí no voy a poder llenar mi cartón de bingo, aquí encontrar los productos es normal.

Flores para la simplicidad?

Rock Rose para el miedo paralizante que no me dejaba reaccionar en el basurero, me dará serenidad y pensamiento claro para poder actuar.

Scleranthus para facilitarme el proceso de decisión entre tantas y variadas opciones.

Larch para sentirme más segura y confiar en mis habilidades, para poder salir del cuarto de basura sin ayuda.

¿Será que las cosas son tan simples que por uso o desuso se me hacen complejas?

3 comentarios:

  1. Eres una maravilla! una brisa fresca matutina, provocando sonrisas en el alma.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Genial !! Como siempre lo que escribes es genial !!! En este viaje a Calgary me imagino perfectamente tu cara muyyyyy caraqueña, acontecida, en el medio de los canadienses y me da una risa .... solo imaginarme la película de lo que relatas en tus posts me da una risa .... y una gran alegría para el resto del día !!!!
    GRACIAS !!!!

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Hola Marielena... Definitivamente tengo que leer tu blog escondida... Se me ocurrio leerlo en uno de mis breaks de trabajo y la gente aqui debe creer que me volvi loca.. digo por los ruidos anormales que hago cuando trato de ahogar las carcajadas!!! jejeje

    Disfruta!!!!!

    ResponderEliminar