15 de septiembre de 2009

Vía Crucis Vernáculo

Ya con 32 horas en el país, he estado casi 16 de ellas tratando de resolver las situaciones bancarias relacionadas con la clonación de mi tarjeta de crédito. He ido y venido a la sucursal del banco, he hablado con no se cuantos operadores telefónicos, he adulado al servicio de atención al cliente para que simplemente me de una respuesta a mi pregunta ¿Cuándo puedo esperar la solución de este caso? Cada uno me ha respondido cosas distintas. A pesar de todo el caos, la gente conocida me pregunta cómo no estoy en crisis o con cuchillo en mano tomando acciones como cortar cuero cabelludo tipo indios apaches norteamericanos, o hervir gente en grandes ollas como los caníbales de las historias africanas. Pues no, para eso están las Flores de Bach por un lado y por el otro, solo los caraqueños “sabemos” que es vivir en esta ciudad. Entendemos el concepto de mañana, pronto, próximamente aunque no lo atrapemos con nuestras manos o mentes tangiblemente. Un jefe que tuve quien trabajó en los Emiratos Árabes me mencionó que en esas culturas el tiempo no era importante como para los de occidente, que citaban para una hora y día y se aparecían dos días después...simplemente no pasaba nada. En Caracas es lo mismo, no pasa nada... pero no somos árabes. Nunca sabemos cuando vamos a recibir un servicio, y cuando lo recibimos nos sorprendemos alegremente, sin quejarnos!! no vaya a ser que se arrepienta el señor o la señora que nos está haciendo el favorcito.

Cuando me enteré que las transacciones se habían hecho con UN MINUTO de diferencia entre cada una y en tres "sitios" diferentes pensé en Flash, el héroe de las tiras cómicas, ese de los Súper Amigos. Probablemente ni Speedy González podría ganarle al clonador, por que para probarse toda la ropa que compró en ese lapso y en tres lugares distintos hay que ser un experto. O a lo mejor no era mujer, porque cuando yo me mido ropa para comprarla inmediatamente busco el espejo, me miro de un lado, del otro, de paso me reviso el cabello para ver si tengo canas, me acerco bien al espejo de 360° para ver si todas las partes de mi cuerpo están en sus respectivos lugares, si tengo arrugas nuevas, me veo los dientes dentro de mi propia sonrisa, reviso el labial, e incluso puedo echar una conversadita conmigo sobre la talla que estoy comprando ("que riñones Marielena, estás inmensa"), lo hermosa o no que me veo (qué tal? te ves súper!!), y otros temas de estricta importancia femenina. Eso cuando el probador es individual. Cuando es colectivo es más o menos lo mismo pero sin la conversación hacia afuera, la cosa es más interna pero las caras que pongo deben ser las mismas. Aunque estoy segura de que como todas las mujeres lo hacemos (¿cierto?) no le damos importancia al ridículo (en ese momento!!). No me imagino a un hombre haciendo eso, por lo menos no a esos que conozco, incluyendo a mi hijo que como cosa extraña no le molesta ir de tiendas. Por eso es que creo que el clonador es de sexo masculino o si es mujer debe estar pasando por una experiencia traumática, algo así como sobre calentamiento de tarjetas o borrado de serial de tanto pasarlas.

Flores para el Vía Crucis?

Beech para entender los puntos de vista de otras personas, esos a quien he preguntado en el banco, para tener la tolerancia necesaria y no ahorcarlos ante las explicaciones simplonas!

Impatiens para entender que mi tiempo de respuesta es diferente a otros tiempos de respuesta, y poder así manejar cualquier tensión interna.

Gorse para mantener la esperanza y saber que algún día el banco me dará respuesta.

Acabo de escuchar una señora en el banco que le acababan de clonar una tarjeta anunciada como inclonable!!! Entre paréntesis tengo un seguro antifraude.

4 comentarios:

  1. Buenisssimo Marielena ... Gracias por permitirnos ver el cotidiano de todo Venezolano y en particular Caraqueño con mucho humor para poderse "tomar con soda" el día a día de este maravilloso país !!!
    Un besito !

    ResponderEliminar
  2. Mayestra Desgraciadamente las cosas estan de mal en peor, pero Gracias al Dr. Bach, podemos seguir adelante a pesar de los contratiempos. y tu ejemplo nos anima a seguir tomando la vida de manera alegre y animosa. Ojala y asi como nos sacan lana nos depositaran verdad?

    ResponderEliminar
  3. Gracias Cynthia y Sandrine por sus comentarios, y por estar pendientes de los posts.

    Saludos,
    Marielena

    ResponderEliminar
  4. Hola Marielena...he disfrutado leyendo tus experiencias, y definitivamente ninguno de nosotros,sobre todo los venezolanos, escapamos de ellas. Lo mejor de todo es la relacion que haces con las flores..y te cuento, desde que sali de tu taller, ando haciendo lo mismo, pero en mi caso por ser novata "trato" de asociarlo correctamente y me fascina!!!
    Saludos cordiales
    Carold Scott

    ResponderEliminar