25 de octubre de 2009

La totumita, los 3 minutos y otras formas de escasez

Tengo varios días que no leo la prensa, escucho la radio o veo la tele en términos noticiosos. No sé si los evito conscientemente o si es simplemente casualidad que "no están allí en el medio" a mi paso por el día, es duro manejar el tema de la incertidumbre en Venezuela. El hecho es que me entero por comentarios de otras personas sobre las realidades locales y domésticas. Por ejemplo, al ser fin de semana enseño el BIEP (Educación Bach). Hoy es domingo y bajo condiciones normales no hay trancas de tráfico en Caracas (jeje. creía yo!), así que como mi clase comenzaba a las 9 de la mañana salí a las 8 AM de mi casa. Había tiempo abundante para llegar al lugar del curso, tomar un rico desayuno y sorprender a mis estudiantes con unas ricas y recién hechas empanadas de queso (no preparadas por mí, compradas por supuesto, la cocina no se me da sin esfuerzo). Al ser taaaan temprano me estacioné y en un segundito bajé al cajero automático e inmediatamente fui a la pastelería. Compré en un santiamén todo lo necesario para el refrigerio y de nuevo rumbo al objetivo (el curso) en mi automóvil. De repente en la esquina vi una multitud corriendo hacía mi tal cual una película de esas de sucesos naturales, pero todos curiosamente con vestimenta deportiva...oh oh... Había quedado estacionada literalmente en el medio de un maratón!!!! Mi carro, tal cual isla, rodeado de gente por todas partes menos por una. ¿Cómo iba a salir de allí? Me calmé pensando "Tranquila, estás sobrada de tiempo". En ese mismo momento vi a un policía furibundo que venía en mi dirección. Me dijo afablemente: ¿está en las nubes señora o es que no ve la muchedumbre o no ve las señales? Por supuesto que los vi, pero muy tarde pensé (sin decir ni pío, no fuese a sancionarme..no tenía tiempo). Apenas pude salir (del policía y del maratón) lo hice; esta vez rumbo a la autopista. Por allí seguro que no iba a haber ninguna manifestación deportiva. Llegué casi al sitio de encuentro cuando nuevamente...... me encontré un desvío: otro maratón!! Dios mío, pensé, ¿será que la gente de Caracas está contagiada de algo, será que saben algo que no se, será que descubrieron una forma de despistar la H1N1? Después de desviarme otra vez casi al cuadro uno, de donde inicié mi recorrido de este loco juego de laberintos, llegué al curso. Suerte que casi todos los participantes habían tenido mi misma experiencia... habían quedado atrapados sin salidas. De acuerdo a una de las estudiantes, los dos maratones (eran D O S) habían sido anunciados por todos los medios de comunicación. No podía quejarme, no había hecho mi tarea de informarme: escasez de información.

Comenzamos la clase y, cuando estaba explicando sobre situaciones de emergencia, otra participante me dijo que en la ciudad habría racionamiento de agua y energía; 48 horas semanales de ahora en adelante. Los embalses ,reservorios y fuentes eléctricas capitalinas estaban en crisis. Ups!!! Recordé el tema del agua bendita (lectores de otras latitudes: favor remitirse a esa entrada de mi blog. Los venezolanos tenemos toda una experiencia en eso de fallas en el servicio hidroeléctrico). No podía ser... yo no sabía nada, no guardé agua en los depósitos en mi casa... los baños, la cocina, auxilio!!!. La joven explicó que en la información oficial se presentó una técnica para asearse y aprovechar el preciado líquido: el uso de una totuma (vasija que se hace con el fruto seco de un árbol tropical de la familia de las Bignoniáceas). Dicho utensilio era del tamaño de la cavidad de ambas manos juntas; el tiempo sugerido para el baño era de 3 minutos! No pude dejar de pensar que ya yo había logrado un postgrado Honoris Aqua en bañarme con los botellones de 5 litros de Minalba..... Pasar brusca e imprevistamente a medio litro no iba a ser fácil, sobre todo con esta cabellera mía!! Otra vez, escasez de agua y de información.

Flores para la carencia?

Willow para no sentirme víctima de las medidas energéticas y asumir mi responsabilidad en el hecho.

Star of Bethlehem para el shock producido por las noticias de los racionamientos de manera de superarlos y encontrar consuelo, sobre todo con el lavado de los platos y la limpieza de los baños.

Rescue Remedy para la sensación de crisis solo de pensar la corredera que va implicar los cortes de luz y agua en Caracas.

¿Será que debo comprar velas, linternas o una planta eléctrica? ¿Habrá cursos en u tube de duchas rápidas, tipo tres minutos, con un vaso de agua? ¿Será que la cosa no es bañarse sino humedecerse? ¿Qué pasaría con los bombillos chinos ahorradores de luz que ayudarían economizar el alumbrado? ¿Alguien tiene sugerencias?

4 comentarios:

  1. Definitivamente ... a cualquier persona fuera de Venezuela que lea tu blog le va a pasar una de las siguientes opciones:

    1.- o cree que estas "tostada" y que exageras TODO! (para aquel lector que crea esto, ratifico todo lo que dice Marielana con tanto humor !!!)

    2.- o se apiada de ti y te invita a mudarse a su país (y por favor que me extienda la invitación!)

    3.- o por fin le logramos hacer entender al planeta Tierra y sus millones de habitantes por todas las peripecias que tiene que pasar una persona que viva en este hermoso pais ... Gracias Marielena por abrirle los ojos a la bolita del mundo !

    Como siempre excelente post !!!!!

    Un beso enoooorme !!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus gentilezas querida Sandrine,
    Marielena

    ResponderEliminar
  3. nos toca como las alfombras ¡lavado en seco!!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja lo mejor que he leído últimamente sobre el tema de la totumita!!!

    ResponderEliminar