3 de noviembre de 2009

A pleno agobio

Mi día fue "flojo" en términos de trabajo, así que cuando dieron las 4.00 de la tarde estaba lista para irme a casa. Me sentía feliz de poder llegar con luz natural a hacer cosas pendientes (creía yo!!). Esto de vivir en Caracas a veces implica salir y entrar sin sol a nuestras moradas. Aunque no debería quejarme pues estoy dentro de la zona urbana, las personas quienes viven en zonas adyacentes y ciudades satélites sí que se las ven "oscuras" de verdad.

Retomando la historia, salí con miles de planes en mi cabeza que se convirtieron en menos de una decena cuando llegué a mi objetivo. Pasé 3 horas de mi vida encerrada en tráfico y como única distracción tenía la radio y el celular, que no se puede utilizar pues está prohibido en algunas zonas por las cuales transito. Me dispuse a irme por la autopista. Cuando llegué a su entrada no lo podía creer.... no se veía espacio entre los vehículos, parecían montados unos sobre otros. Inmediatamente supe que la espera iba a ser larga. No había otra cosa que concentrarme en un programa de radio. Hablaban de la situación de inseguridad en la capital, de los robos de Blackberries (antes eran de zapatos deportivos y relojes), de los asaltos comando y de los secuestros sazonado todo con el racionamiento de electricidad y el agua, el uso de taparas y de velas. Inmediatamente como por arte de magia sentí una especie de temor inexplicable que me arropó como cobija. La locutora hablaba con tanta ansiedad y agitación que transmitía su angustia, intenté cambiar la emisora pero simplemente estaba enganchada con el tema. Hablaba de los motorizados que rodeaban los carros y otras cosas más que mi imaginación podía recrear como una película de esas que no veo para no estresarme. Por fin ella se calmó, o se infartó, o se acabó el programa, o las tres cosas juntas. Cuando miré alrededor (dentro de mi carro, aislada en el medio de ese multitudinario estacionamiento andante) a los otros choferes, me di cuenta que debían haber estado escuchando lo mismo porque las caras eran un poema de amor y dolor. Las expresiones eran similares a un guante de boxeo, amarradas. Segurísimo que se habían contagiado.

Fui avanzando en la descomunal tranca, hasta que por fin llegué a mi casa. Mi vecina, aquella de la innombrable, estaba de guardia… esperando merendar. Había llegado su pastelito!!! Estaba yo tan cansada de estar sentada en el carro que no me dio tiempo de usar mi truco de la puerta… me agarró desprevenida. Me saludó diciendo que acababan de asaltar a 7 jóvenes en la puerta de mi edificio, les habían quitado sus celulares. Me salvé. Gracias Papá Dios por las colas de carros.

Flores para el agobio?

Aspen para el temor inexplicable que me inundó, de manera de mejorar esa ansiedad y las mariposas que sentía en el estómago.

Walnut para la hipersensibilidad mía y de mis vecinos choferes, de manera de manejar la presión de los medios de comunicación cuando escuchamos las noticias.

Water Violet para ser más cálida con mi vecina y conversarle en lugar de aislarme en mi “reino”.

Estoy pensando seriamente instaurar un premio en mi edificio; algo así como los MTV Awards. Mi vecina se ganaría la mención Radio Pasillo, o como en el Miss Venezuela: Miss Congenialidad (para no decir Miss Chismes…bueh los de ella).

3 comentarios:

  1. Hola Mariaelena
    Espero te encuentres bien, soy Katterine Ropero estuve en tu curso de primer
    nivel en septiembre. Hago esta entrada para que sepas de donde es mi origen
    pero no pretendo que me recuerdes total eran muchas caras (jajajaj) bueno
    corazon el punto es que estoy en Miami de visita pero como uno se lleva los
    conocimientos a todos lados he hablado de la astrologia que me apasiona y de
    la Flores de Bach. Tengo una amiga que conversando la note acelerada e
    indagando me dijo que si , que estaba sumamente impaciente y de mal humor y
    que estaba perdiendo la paciencia con todo el mundo, yo pense en ofrecerle
    la flor de Impatiens pero no se donde vende las flores aqui en miami, si
    pudieras ayudarme a decirme en que clase de tienda la venden me ayudaria
    mucho. Ellas vive en Weston, relativamente cerca de Fort Lauderdale y su
    hermano vive en Miami Beach, ojala puedas ver este mail antes del jueves
    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Puedes conseguirlas en Wholefoods, Wild Oats, que son tiendas de productos naturales, y por NELSONS a través de internet shop on line

    ResponderEliminar