20 de enero de 2010

Abracadabra

Abracadabra es una palabra mágica que aprendí cuando niña. Supuestamente al pronunciarla por arte de sortilegio sucedería una especie de hechizo que cambiaría una situación. Según algunos conocedores de la lengua, este vocablo implica magia por estar relacionado de alguna manera con la diosa griega Abraxas (como el disco de Carlos Santana el guitarrista insigne de Woodstock). Los etimólogos ingleses señalan que este vocablo latino puede haberse originado en la expresión aramea abhadda kedabrah, que significa 'desintégrate (mal, enfermedad, situación) como esta palabra'.

¿A qué viene todo esto? Pues bien, mi amiga del alma me comentó que le habían recomendado la hipnosis para bajar de peso en los Estados Unidos. Yo había escuchado de ese método específicamente para dejar de fumar y muchas personas dan testimonios del éxito de esa intervención para dejar el hábito. Justo antes de venirme a visitar a mi hija lo había leído en anuncios de prensa, pero en Venezuela hay de todo lo que una se imagine (bueno, no tan bueno, sorpresivo, inaudito!!). Mi abuelita decía que en Caracas todos los días salía un tonto a la calle y el que lo agarrara se lo podía quedar como propiedad personal.

Estaba leyendo el periódico una mañana de estas y me encontré con un anuncio que Calgary sería visitada por un señor hipnotista que tenía grandes logros con los gorditos . El señor gordólogo en cuestión lograría hacer bajar de peso hasta los casos más difíciles. La idea me comenzó a dar vueltas en la cabeza, me seducía. Total me estoy portando bien con las comidas, camino grandes distancias pues aquí no tengo vehículo y no uso mucho el transporte público por riesgo de aparecer en otra ciudad de la provincia. Si encima me hipnotizaban todo iba a ser realmente mágico!!! Me lo cuestionaba diciéndome “Marielena, a esta edad y creyendo en pajaritos mijita? Bájate de esa nube” Recorté el anuncio y lo guarde por si acaso se me facilitaba la ida al evento. Me imaginaba a una legión de pasaditos de peso en fila india buscando el hechizo que los volvería sílfides y yo, por supuesto, al final de de esa hilera esperando una reducción casi instantánea. Discutía conmigo misma buscando la racionalidad del asunto pero…la tentación era grande. A lo mejor esa podía ser una varita mágica de verdad.

Llegó el día del evento; aún peleaba conmigo misma sobre la decisión de asistir o no. Estaba haciendo unas diligencias y miré mi reloj. Si terminaba en 30 minutos exactos podría acercarme al sitio. Logré culminar a tiempo pero me dio un cólico inesperado, tendría que volver a casa. Zas! Me lo perdí,pensé medio tristona. Para mi sorpresa habría otra sesión en la noche. Así que convencí a mi hija, quien es delgada, para que me acompañara. Garrafal error!! Papá Dios me lo estaba entorpeciendo desde la mañana pero yo insistía en el asunto, terca como una mula. No había más de 10 personas para entrar a la sesión (auxilio ¿dónde estaban los gorditos?). El señor hipnotizador se aferró a los diez venaditos asistentes como vendedor de resort en Cancún. Cuando lo vi me lo sospeché, sin embargo ya era tarde, no nos podíamos salir… se notaba demasiado nuestra ausencia (dos de diez es mucho). A mí me dio un ataque de risa incontrolable y mi hija no me podía ver pues la cosa era contagiosa. Anunció el mago anti-gordillos que iban a ser tres sesiones seguidas y apagó la luz. Era nuestra oportunidad, podríamos salir sin que nadie nos viera. Qué va!!! La puerta estaba cerrada y yo en lo oscuro no veo bien. Mariel pasó el tiempo tarareando las canciones de Alejandro Sanz y Shakira y yo, ¿yo? Me convencí por enésima vez que no hay soluciones mágicas.

Flores para mi abracadabra?

Clematis para la fantasía desbordada que no permite asumir la realidad de las situaciones, para lograr tener “tierra”.

White Chestnut para esos pensamientos recurrentes que no paraban, para tener ideas claras y productivas.

Walnut para manejar la hipersensibilidad e influencia de los demás, para evitar que me pase lo mismo que cuando veo los anuncios de la televisión, me ayudará a ser impermeable!!.

Espero que está sea la última vez que caiga en las redes de los anuncios, a lo mejor me hipnotizó a través de la lectura (no pudo personalmente). Por lo menos no compré el montón de CDs que estaba vendiendo el señor a precios de gallina flaca. Él mismo dijo que usaba el método de Weight Watchers para adelgazar!!! No hay soluciones, borradores ni varitas mágicas. Como dice un amigo “el hubiera no existe”.

18 de enero de 2010

Terrorismo en acción

Definitivamente los problemas del primer mundo son diferentes a los del tercer mundo donde vivo y me desenvuelvo normalmente (¿Debería decir países en vía de desarrollo?). Los temas que se ventilan por aquí tienen otra dimensión y densidad, son otro tipo de preocupaciones indiscutiblemente. Ahora entiendo las razones por las cuales las Miss Universo (no venezolanas) dicen que su interés es la paz mundial, claro!!! No tienen que lidiar con la escasez de productos de primera necesidad, ni fallas de electricidad ni con los secuestros exprés.

Con el nuevo atentado al avión norteamericano en días pasados se incrementó la seguridad en los aeropuertos. Eso implica que el tiempo que se invierte en ser revisado, escaneado, pasado por rayos x, infrarrojos y ultravioletas, desvestido y vestido ha aumentado considerablemente. La inspección de las carteras de las damas puede tomar horas indefinidas y caras de sorpresa por parte del personal de seguridad. Todo por causa de los terroristas!!!

Me puse a pensar en la situación y llegué a una conclusión sobre las razones por las cuales nosotros los caraqueños (y caraqueñas) no podríamos ser terroristas arriesga vidas tipo kamikazes (bueh hay "honrosas" excepciones como las del Illich el Chacal)...tiene que ver con nuestros rasgos y carácter distintivo como colectividad.....con nuestra idiosincrasia.

Me lo figuro así:

Las trancas del tránsito en la ciudad no nos dejarían llegar puntuales al aeropuerto Simón Bolívar o no calcularíamos bien el tiempo de desplazamiento. En el último caso buscaríamos convencer a la persona que emite los pases de abordaje con una excusa tal como que alguien se murió, el carro se accidentó, un árbol en el medio de la autopista, no teníamos con quien dejar a los niños.

Como nos distraemos fácilmente nos podríamos montar en una nave de otra línea aérea porque no leímos bien el ticket a causa del retraso. Una vez dentro de la nave se perdería el propósito de la misión si los victimarios fuesen del sexo femenino: veríamos quién tiene cirugía plástica, quién está pasadito de peso, quién anda con quién, si la ropa les combina con los zapatos, si hay artistas o gente famosa dentro del avión para tomarse una foto o pedir un autógrafo. Si fuesen del masculino entrarían quejándose al avión o viendo cómo se pueden cambiar a un puesto más cómodo (sobre todo si les toco un chiquillo al lado).

Hablamos en voz alta, por lo tanto mantener el secreto o amenazar a la aeromoza no sería fácil. Además lo pasaríamos por twitter o por Facebook a nuestra red social, o a lo mejor hasta lo habríamos anunciado con antelación. De nuevo, si son terroristas femeninas podrían entablar un intercambio de chismes con la aeromoza sobre las novedades y pasajeros.

Estaríamos pendientes de cuando sirven la comida y si los baños están ocupados para ir antes de que los ensucien o justamente pararnos cuando pasa el carrito quedando atravesados en el medio del pasillo... afectando el momento del ataque.

Nos quedaríamos absortos con la película y dejaríamos el ataque para más lueguito, o a lo mejor quedarnos dormidos por el madrugonazo para poder llegar arregladitos y glamorosos al aeropuerto en Caracas.

Utilizar el arma de ataque sería complicado ya que hablamos gesticulando enfáticamente (gracias a nuestra herencia italiana y española); a las damas terroristas probablemente se les entorpecería el ataque por temor a perder una uña postiza de esas con piedras engastadas y dibujitos.

Nos pondríamos emotivos y querríamos colocar la bandera nacional en el parabrisas del avión, o a lo mejor querríamos envolvernos en ella al mejor estilo Armani o Kalvin Klein. Discutiríamos airadamente si debe tener 7 u 8 estrellas. También si podríamos poner una calcomanía de Los Leones del Caracas o de los Navegantes del Magallanes.

Obama puede reposar tranquilo. La mayoría de los caraqueños no llenan el perfil para sembrar el temor y la inseguridad en el espacio aéreo, al menos eso creo!!!

Flores para los terroristas?

Hornbeam si la rutina y actividades monótonas promueven la postergación de los objetivos a cumplir, para sentirnos más motivados. Así no llegarán tarde al aeropuerto de Maiquetía.

Crab Apple si fijan su atención en detalles estéticos y orden para que centren su atención en lo importante y no en aspectos menores como el peinado, los zapatos o las marcas de los bolsos de los pasajeros víctimas.

Vervain si quieren convencer a los demás sobre sus ideales , para que relajen su entusiasmo y permitan que cada quien muestre sus preferencias (8 estrellas vs. 7 estrellas, Caracas vs. Magallanes).

Ahora voy a leer un correo electrónico que me enviaron sobre cómo adoptar a un terrorista, a ver qué aprendo. De repente hay técnicas y estrategias de interés público. Hasta la próxima!!!!

14 de enero de 2010

Primer susto del año nuevo

Este pasado fin de semana sentí un gran "susto". Claro, llevo aquí en esta ciudad 3 semanas de tranquilidad, sin las noticias que adornan mi vida cotidianamente y de repente al enterarme de las cosas que pasan en mi país… me dio una sobredosis de realidad a distancia. Les cuento, entré a internet a ver la situación diaria venezolana a través de los noticieros y de un solo sopetón me enteré que la moneda nacional había sido devaluada y que tenemos dieta energética (no de calorías, no señor!! Bueh.. de esa también hay sobre todo después de las comilonas de la navidad) …. racionamiento de electricidad en el país.

Al estar tan lejos no podía realmente saber las dimensiones de lo que estaba pasando porque cuando se está a distancia se magnifican las cosas. Al estar dentro de la candela (expresión venezolana que significa estar metido en el lío) sabemos cuáles son las partes más calientes de la olla. Le comencé a hablar a mis hijos del tema. Mariel que tiene tiempo fuera de la colorida realidad nacional no entendía con precisión mi preocupación. Julián por el contrario veía su futuro cuesta arriba con las medidas. No había pasado media hora cuando comenzaron a llegar por el Blackberry (que no atiendo porque les van a cobrar un carísimo roaming a ustedes y a mí) avisos de paro nacional, desbarrancamiento de la bolsa de valores (como que si yo tuviese acciones/ participaciones), cadenas de catástrofes, editoriales de prensa extranjera hablando de los temas, incitaciones a salir a la calle a pelar por un lado y al mismo tiempo notas diciendo que era guerra psicológica… el Armagedón en potencia. No cabía en mi cabeza tanta adversidad. El tiempo aquí, en esta quietud, me está haciendo perder el entrenamiento en asumir lo insólito!! Si bebiese licor me hubiese tomado un trago de Cacique (ron nacional para quienes tienen el pecho cuadrado, los machos machotes).

Comencé a sentir mariposas en el estómago, no de esas que se sienten cuando uno está enamorado, que va!! Unas que debían ser como murciélagos encerrados en espacio confinado tipo elevador de hotel. Ay mamá… ¿y si cuando llegue de vuelta no tengo país? ¿Qué pasará cuando vaya al mercado? ¿Los médicos podrán recetar si no hay medicinas? ¿Qué pasará con la inseguridad reinante cuando estemos más racionados de electricidad? ¿Podremos hacer transacciones seguras en el banco cuando se vaya la luz? ¿Irán los negocios a la bancarrota con estás medidas? Preocupaciones normales para una señora de mi edad. Seguro que mi hijo pensaría otras como por ejemplo: ¿me podré conectar a Facebook? ¿Podré ir al cine con mi novia seguidamente? ¿Tendremos internet para chatear? Que se yo!, cosas importantes para la gente de su generación.

Me fui a acostar con la cabeza inmensa y no pegué un ojo en toda la noche dándole vueltas a mis pensamientos sin parar. La mañana siguiente Julián me anunció que habían revocado la medida de racionamiento eléctrico solo para Caracas y habían despedido al ministro de energía. No entiendo nada….. Y sigue el susto ¡!!l

Flores para el susto?

Aspen para identificar efectivamente que me atemoriza de toda la situación planteada a través de las noticias y notas de mis amigos. Me ayudará a trabajar mis miedos.

White Chestnut para domar mis pensamientos, el radio prendido que sonó durante toda la noche y no me dejó dormir.

Sweet Chestnut para la angustia mental producida tratando de resolver situaciones en mi mente, para ayudarme a buscar soluciones.

Y yo que estaba tan inspirada, con ilusiones por un país tranquilo y un mundo mejor como el de Imagine la canción de John Lennon!!!. Hablando de esa canción, los invito a ver este coro de niños sordos, una preciosidad para reconciliarse con las situaciones del día a día.

5 de enero de 2010

Resoluciones de año nuevo...como todos los años

Casi todo lo que leo en el periódico, correos electrónicos, mensajería de textos está directamente relacionado con las resoluciones de año nuevo. Debo confesar que desde que me acuerdo siempre me he prometido algo (que algunas veces no he cumplido) para comenzar el año con "buen pié". Justamente hoy leía en la prensa local que los gimnasios se llenan esta época del año de nuevos clientes que abandonan antes de terminar febrero; esto mismo aplica a las dietas y a otros defectitos menores (¿mayores?) que nos acompañan en nuestras vidas y que queremos borrar mágicamente para comenzar otra vez bien estos nuevos 365 días (vuelve nuevamente a mi mente lo de la línea imaginaria del tiempo con lo del nuevo año!!!).

Yo por lo menos se de cual pata cojea mi mesa, muchas cosas he arreglado pero hay una que está persistiendo desde hace algunos pocos años… Es una razón de peso, literalmente hablando!!! Si, con el cuento de la menopausia y la viajadera a dictar cursos y conferencias me he subido unos kilitos que hacen difícil la empinada subida.... para llegar a casa de mi hija. A esas unidades métricas de masa y peso equivalentes a miles de gramos (no voy a decir cuánto tengo de más, no señor!!) se suman las tres capas de ropa que me coloco antes de mi ropaje exterior, más la chaqueta color naranja fosforescente, que me compré mientras estaba en un estado de demencia fantasmagórica y la cual me hace ver como la mujer Michelin, sombrero de lana encajado hasta las cejas, bufanda que cubre más arriba de la nariz, dos pares de guantes térmicos, y unas preciosas botas de estampado sicodélico verde manzana (seguro estaba fuera de mi mente cuando le hice caso a Julián el primogénito quien me dijo que me quedaban chévere) las cuales no me puedo sacar sino con la ayuda de algún cristiano que se compadezca de mi o alguna grúa mecánica. Estoy segura que si me cayera rebotaría con tanta amortiguación. Es decir me veo rellena (dos veces llena).

Retomando el punto de las resoluciones: creo que el fondo del asunto es que no distinguimos lo que queremos hacer / ser de lo que quisiéramos hacer/ser. Es la lucha de la viabilidad (posibilidad) versus la factibilidad (ejecutabilidad). Yo quisiera verme de 90-60-90 pero eso es viable? es factible? es una fantasía? es una tentativa cirugía cosmética? o un caso para Dr. House? Aquí reside el nudo gordiano. Ese hecho de difícil comprensión que hace que abandonemos nuestras sanas determinaciones de cambiar para algo mejor casi en lo que permanece un suspiro en la puerta de una escuela (este dicho nunca lo entendí claramente, pero supongo que se refiere a un merengue hecho con claras de huevo, no a los bailables de República Dominicana, tampoco a aspiraciones profundas producto de tristezas).

¿Entonces Marielena? en mi lista aparece comer sano, bajar de peso y hacer ejercicio. Las otras patas de mi mesa creo que las tengo controladas!!!

Flores para mis resoluciones?

Chestnut Bud para aprender dónde es que no aprendo, para ayudarme a desarrollar patrones de atención y entender cuáles son esas acciones que me hacen sucumbir ante los postres.

Walnut para que me ayude a romper con hábitos y costumbres, adaptándome a una nueva yo.

Clematis para bajarme a la realidad y establecerme metas sensatas y prácticas de acuerdo a mi edad, género, actividad y estatura.

Vamos a ver cuánto me dura esta disposición anímica, por lo menos estoy caminando muchísimo a pesar de la nieve. ¿La razón? no puedo orientarme aún en la ciudad ni con el transporte público. Por lo menos desarrollaré buenas pantorrillas.