20 de enero de 2010

Abracadabra

Abracadabra es una palabra mágica que aprendí cuando niña. Supuestamente al pronunciarla por arte de sortilegio sucedería una especie de hechizo que cambiaría una situación. Según algunos conocedores de la lengua, este vocablo implica magia por estar relacionado de alguna manera con la diosa griega Abraxas (como el disco de Carlos Santana el guitarrista insigne de Woodstock). Los etimólogos ingleses señalan que este vocablo latino puede haberse originado en la expresión aramea abhadda kedabrah, que significa 'desintégrate (mal, enfermedad, situación) como esta palabra'.

¿A qué viene todo esto? Pues bien, mi amiga del alma me comentó que le habían recomendado la hipnosis para bajar de peso en los Estados Unidos. Yo había escuchado de ese método específicamente para dejar de fumar y muchas personas dan testimonios del éxito de esa intervención para dejar el hábito. Justo antes de venirme a visitar a mi hija lo había leído en anuncios de prensa, pero en Venezuela hay de todo lo que una se imagine (bueno, no tan bueno, sorpresivo, inaudito!!). Mi abuelita decía que en Caracas todos los días salía un tonto a la calle y el que lo agarrara se lo podía quedar como propiedad personal.

Estaba leyendo el periódico una mañana de estas y me encontré con un anuncio que Calgary sería visitada por un señor hipnotista que tenía grandes logros con los gorditos . El señor gordólogo en cuestión lograría hacer bajar de peso hasta los casos más difíciles. La idea me comenzó a dar vueltas en la cabeza, me seducía. Total me estoy portando bien con las comidas, camino grandes distancias pues aquí no tengo vehículo y no uso mucho el transporte público por riesgo de aparecer en otra ciudad de la provincia. Si encima me hipnotizaban todo iba a ser realmente mágico!!! Me lo cuestionaba diciéndome “Marielena, a esta edad y creyendo en pajaritos mijita? Bájate de esa nube” Recorté el anuncio y lo guarde por si acaso se me facilitaba la ida al evento. Me imaginaba a una legión de pasaditos de peso en fila india buscando el hechizo que los volvería sílfides y yo, por supuesto, al final de de esa hilera esperando una reducción casi instantánea. Discutía conmigo misma buscando la racionalidad del asunto pero…la tentación era grande. A lo mejor esa podía ser una varita mágica de verdad.

Llegó el día del evento; aún peleaba conmigo misma sobre la decisión de asistir o no. Estaba haciendo unas diligencias y miré mi reloj. Si terminaba en 30 minutos exactos podría acercarme al sitio. Logré culminar a tiempo pero me dio un cólico inesperado, tendría que volver a casa. Zas! Me lo perdí,pensé medio tristona. Para mi sorpresa habría otra sesión en la noche. Así que convencí a mi hija, quien es delgada, para que me acompañara. Garrafal error!! Papá Dios me lo estaba entorpeciendo desde la mañana pero yo insistía en el asunto, terca como una mula. No había más de 10 personas para entrar a la sesión (auxilio ¿dónde estaban los gorditos?). El señor hipnotizador se aferró a los diez venaditos asistentes como vendedor de resort en Cancún. Cuando lo vi me lo sospeché, sin embargo ya era tarde, no nos podíamos salir… se notaba demasiado nuestra ausencia (dos de diez es mucho). A mí me dio un ataque de risa incontrolable y mi hija no me podía ver pues la cosa era contagiosa. Anunció el mago anti-gordillos que iban a ser tres sesiones seguidas y apagó la luz. Era nuestra oportunidad, podríamos salir sin que nadie nos viera. Qué va!!! La puerta estaba cerrada y yo en lo oscuro no veo bien. Mariel pasó el tiempo tarareando las canciones de Alejandro Sanz y Shakira y yo, ¿yo? Me convencí por enésima vez que no hay soluciones mágicas.

Flores para mi abracadabra?

Clematis para la fantasía desbordada que no permite asumir la realidad de las situaciones, para lograr tener “tierra”.

White Chestnut para esos pensamientos recurrentes que no paraban, para tener ideas claras y productivas.

Walnut para manejar la hipersensibilidad e influencia de los demás, para evitar que me pase lo mismo que cuando veo los anuncios de la televisión, me ayudará a ser impermeable!!.

Espero que está sea la última vez que caiga en las redes de los anuncios, a lo mejor me hipnotizó a través de la lectura (no pudo personalmente). Por lo menos no compré el montón de CDs que estaba vendiendo el señor a precios de gallina flaca. Él mismo dijo que usaba el método de Weight Watchers para adelgazar!!! No hay soluciones, borradores ni varitas mágicas. Como dice un amigo “el hubiera no existe”.

1 comentario:

  1. jajaja Marielena, como no estuve contigo, aunque el hubiera noe xiste , quizá hubieramos podido adelgazar al reinornos tanto que no habría forma de comer.l
    Un saludo con todo cariño

    ResponderEliminar