24 de abril de 2010

Al mejor estilo de Franco De Vita

A las seis de la mañana ya estaba de pie, lista para comenzar mi día. Una ducha, desayuno, vestirme para repasar mi presentación. Quería estar perfectamente preparada para mi conferencia en la Feria de la Lectura de Chacao 2010. He hablado sobre lo mismo innumerables veces pero me gusta tener control de todos los detalles, desde mi saludo hasta mi despedida. Hice todo lo que necesitaba hacer, reposé un ratito y me acicalé como buena venezolana que soy. Pensé hasta en la temperatura ambiental reinante para decir el color a utilizar en mi atuendo.

Estacioné mi vehículo y caminé hasta la Plaza Altamira, un ambiente de júbilo. Todo el mundo celebraba el festival de Sant Jordi, ese de la leyenda, del dragón y la rosa. Al mismo tiempo se escuchaban datos y los últimos retoques para las primarias ante el congreso. Observaba a la gente rebosante de felicidad. Ya era mi hora, el sitio lo tenía ubicado. Una carpa blanca de plástico que más se sentía como baño turco que como auditorio, con razón no había mucha gente adentro. Estar vestidos y con tanto calor no era algo muy seductor.

Dispuse todo lo que habría de utilizar, incluyendo las blancas hojas de mi esquema; cada frase flotaba en mi cerebro formando morfemas, fonemas, mapas de letras, frases y oraciones. Me presentaron, y comenzó a llegar más gente. Así comenzó mi preparado discurso que duró menos de 10 minutos de los 45 que estaban programados. De pronto entró a la salita un joven con una caja, como la de los vendedores del estadio en los juegos de beisbol. Mi pensamiento se desdobló por un instante y mientras hablaba al público se me ocurrió que podría haber sorpresas en ese momento. Pensado y sucedido (algo así como dicho y hecho!). Comencé a hablar sobre los mecanismos del estrés cuando se me ocurrió la brillante idea de hacer preguntas al público para yo responderlas. Quería que sonara y se sintiera realidad. Pues bien, de realidad pasó a reality show. Pregunté con la tranquilidad que me caracteriza quién quería contar una situación de estrés cotidiano. ¿Quién creen ustedes que se levantó y se vino al frente del micrófono? Pues el señor de la caja tipo estadio!!!

Los segundos corrían cuadro a cuadro por mi cerebro (será que así se siente cuando se consume esas cosas no legales?). Era algo así como Charriots of Fire, en cámara lenta. Las caras de las personas asistentes eran mezcla de angustia y sorpresa. Vi, nuevamente en cámara lentiiiiiiiiiisima, las actitudes corporales de mi auditorio y en especial la de la Gerente General de Ediciones B quien me acababa de presentar, casi para correr despavoridos. Escuché en la lejanía que estaban llamando al cuerpo de seguridad de la Feria. Yo estaba hombro a hombro con el joven, así podía ver el movimiento de sus ojos y su cuaderno lleno de unas inmensas letras que hasta yo sin anteojos (cosa difícil) podía interpretar sin problemas. Comenzó a hablar de su vida, de su tránsito religioso, de sus sufrimientos, y yo mientras tanto sosteniéndole el micrófono (¿qué tal? nada más me imagino la escena siendo observada, de premios Oscar). En una de esas, él se mete la mano dentro del pantalón, tantantantan!! Casi todo el mundo agachado, como tirado en el piso, parecían esquivar algo (¿una bala?). Nuevamente en esa película de corto metraje mental me pregunté "será que saben algo que yo no sé?" El hecho es que de repente el joven se voltea y se quita la camisa. Yo saqué mi mano hacia atrás buscando la mesa, como tanteando un revolver. Tenía colocado allí un frasquito de Rescue Remedy en su cajita, un empaque de pastillas de Rescue y un libro Gota a Gota. Lo primero que alcancé fue la botellita de Rescate. Y como en las películas de vaqueros de Clint Eastwood saqué mi arma (el frasquito) y le dije "Señor se ganó la rifa". Le puse el frasco en la mano, cerrándosela fuertemente y lo escolté a la salida de la carpa. En eso llegó el cuerpo de seguridad de la Feria. Pero todo ya estaba tranquilo. Un caso más para Rescue Remedy en el manejo del estrés cotidiano.

Para quien lo desconozca: Sant Jordi luchó contra un malvado dragón que mantenía retenida a una princesa. Finalmente, Jordi vence y en el lugar donde el dragón derrama su sangre crece un rosal como signo de amor y amistad. El santo puso su parte también para salvar mi situación y seguir alegremente la celebración del día internacional del libro. Gracias Papa Dios por el pana Jordi y por Rescue Remedy!!! Ajá , se estarán preguntando qué tiene que ver el famoso Franco De Vita con este suceso? Pues bien a él le pasó algo parecido en el Miss Venezuela del 2005. A diferencia del caso de la Feria de la Lectura de Chacao 2010, Rescue Remedy dominó mi situación. Y ahoraaaaaaaa con ustedes..........Franco De Vita en acción!!!!



22 de abril de 2010

La fórmula, bendita fórmula!!!!


Hablaba con unas jóvenes y me decían que no entendían qué les pasaba al tratar de vincularse con el sexo opuesto. Contaban que ellas eran consideradas realmente amigas (las propias panas) por ellos en el preludio a un vínculo y , a la hora de la verdad, las relaciones no se consolidaban. Un amigo canadiense me dijo lo mismo sobre lo difícil de encontrar a la mujer "correcta". Acoto su gentilicio pues probablemente podemos creer que este trastorno emocional es tercermundista. Pues no señor!!! Las emociones no tienen nacionalidad, ni edad, ni sexo, ni credo, ni religión, ni fecha en el calendario.... son irracionales aunque usted haya estudiado en La Sorbona, en Harvard, en el MIT, o en la Simón.

Comprender lo que una mujer quiere del sexo opuesto es más complicado que lograr la paz en el medio oriente. Los hombres son simples y sencillos….van al grano normalmente aunque también pueden encontrar fracaso en sus intentos. A mi se me ocurre , como ejercicio reflexivo, que ese momento previo al primer encuentro puede ser la luz verde del semáforo o la alarma de emergencias contra incendios, concretamente…. puede ser momento de la verdad, una profecia anunciada. Ese primer encuentro es una coctel de química y conversación, es lo que dictaminará si habrá una próxima vez. Todos pedimos la fórmula, esa para que pasemos a ser hechiceros y el otro caiga rendido locamente a nuestros pies (hay que hacerse la pedicure por si acaso). Se me ocurre plantearles algunas consideraciones personales basadas en lo que escucho de ellas y de ellos. Conforman un menú de los temas rompe idilio. Así que amigas y amigos vean si esto alguna vez les ha ocurrido. Algún parecido con la realidad es pura coincidencia. Enfatizo, estos son temas de conversación mata pasiones.

1. Discursos sobre el ex o la ex: si la historia es negativa usted va a aparecer como la víctima amargada de la telenovela, y si es positiva parecerá que usted todavía está sumergido en ese barranco. La cosa se pondrá peor si se le ocurre dar detalles de las propiedades físicas del ex, o de los sitios visitados, o de detalles específicos como “mi ex es el portero del Real Madrid o ella es la modelo de las tangas brasileras”. Recuerde siempre cuál es el punto que quiere demostrar con el relato. Para que va a traer ese tema si nadie se lo ha pedido? No ha escuchado que cuando hay santos nuevos los viejos no hacen milagros? Como dicen los auditores “no aclare que oscurece”.

2. Referencias sobre su caudal financiero: si tiene poquito o si tiene mucho en el banco, mejor es que se lo calle en este momento. Mejor es que cada uno lo descubra en su oportunidad. Ellos se asustan si creen que lo que ellas quieren es un millonario (tipo Carlos Slim) para la merienda, y ellas le huyen a cargar un bacalao a cuestas pues eso puede ser karma (como el hombre de la emulsión de Scott). Hacer alarde de lo que se tiene (o finge tener) puede atemorizar al otro. La canción de Juan Luis Guerra (y cada día que pasa yo me enamoro de ella, lalala) es puro cuento.

3. Aquellos tiempos: eso se lo dejamos a Trino Mora, a Julio Iglesias, a Tom Jones, a Oscar Yanez, Bing Crosby. Contar las peripecias de la banda de rock de su secundaria, de Woodstock (aquí si se le cae la cédula de identidad), de los días gloriosamente alocados, de orgías, de parrandas, de borracheras celebres pueden ahuyentar al potencial venadito /venadita o dejarle la mandíbula en el suelo de la impresión. Mantenga su conversación en el aquí y el ahora, y sea “light” en cuentos del pasado; ya para eso habrá tiempo e interés. Si lo asusta .... lo pierde.

4. Agenda personal: si usted es una apasionada del gobierno o las milicias comunicacionales, de los derechos de los animales, de la campaña contra el calentamiento global, ultra feminista quema brassieres, o simplemente seguidora del sexo tántrico por favorcito no trate de convencer a su potencial media naranja de ese interés. Si insiste en hacerlo no me pregunte porque no la llamaron al día siguiente, se lo advertí.

5. Descripciones detalladas de su oficio o trabajo: sabemos que lo que hace tiene un valor importante en su vida pero contar a nivel de detalle su rutina laboral, o procesos de trabajo puede ser un somnífero poderoso o un mata pasiones fulminante. No cuente los pros y contras de Linux versus Windows, o de Vista en relación a 7, o como disecciona ranas en el laboratorio u organiza meticulosamente las cajas de los inventarios. Eso es pavoroso o mejor dicho en venezolano pavosísimo.

6. Problemas de salud: evite contar cuántas cirugías, yesos, hospitalizaciones, prótesis, erupciones, rotavirus, uñeros, vacunas y exámenes de laboratorio lleva en su haber. A lo mejor fueron de rutina y sin mayor importancia, pero la persona que está a su lado puede pensar que usted es una bomba de tiempo, algo así como un arma biológica de las que usan in Irak, además de dar la impresión de que usted le mete al hipocondriaco con frenesí. Evite el extasis que puede producirle sus historias de la H1 N1 o del VPH. Si tiene una condición de vida dígala pero no en la primera cita, de repente no hay química y no es necesario ventilar su privacidad.

7. Cantidades de citas en su balance personal: si usted reseña que está viendo (o ha visto) a múltiples personas, o que está es la primera salida en un montón de años , contando encima detalles de los encuentros o desencuentros, va a generar diálogos mentales en la persona que tiene enfrente, que no lo/la van a dejar disfrutar de usted. Ejemplos de ellos? "y porqué si ha visto tantos me toca ahora a mí? será que el último loco le puso un vudú o un hizo un trabajo de brujería para que se merendará al próximo candidato? o en el caso de la escasez " qué le pasará a éste que no levanta ni polvo? Será que tiene una enfermedad mental o sufre de algo contagioso? " Como decía un amigo “si no vas a ganar nada, para qué lo cuentas?

Flores para la bendita fórmula?

Mimulus para mejorar la tímidez y no quedarnos mudos en ese primer encuentro (y la otra persona enfrente pensando cómo salirse de esa situación a la brevedad posible), para que nos de seguridad ante el temor y valentía para entablar conversaciones.

Larch para afianzar nuestra auto estima y creer en nuestra capacidad de entablar relaciones, sintiendo seguridad.

Heather para ayudarnos a mantener el chorro de palabras bajo control y dejar que la otra persona se exprese. Los escucharemos y aprenderemos de ellos, también nos sentiremos gratamente acompañados.

Vervain para manejar nuestro entusiasmo en esos primeros encuentros y la desbordante elocuencia, de manera mantener equilibrada nuestra vehemencia (no empujando nuestra agenda).

Mi amigo David me decía que aún, con varias décadas a cuestas, no había podido descubrir a las mujeres, ni siquiera a su hija ya médico. Yo le respondí con un secreto a voces: a las mujeres no hay que entenderlas solo hay que quererlas. No hay fórmulas para descifranos o interpretarnos, tampoco hay fórmulas para los primeros encuentros. Después no digan que no se los dije. Cosmo no es la biblia, ni Penthouse es el hamaca sutra ilustrado.






A mis lectores de Guatemala y de los Estados Unidos de Norte América

Queridos amigos,

Algunos de ustedes me han contactado preguntándome sobre mi libro Gota a Gota en sus respectivos países. Les tengo buenas noticias.

Para mis lectores de Guatemala podrán encontrarlo en:

Quinfica
13 Calle 1-65 Zona 2, El Zapote. Teléfono 502 2380 4444. Ciudad de Guatemala. Atención Sra. Eugenia Farchi.

Para mis lectores de Estados Unidos podrán encontrarlo en:

NELSONS, North America
21 High Street, Suite 302, N. Andover, MA 01845
Teléfono: 800-319-9151 x-141,
Atención Sra. Arlene Kelliher-Brooks

De nuevo super agradecida por la receptividad y hermosos mensajes,

Marielena

19 de abril de 2010

Del dolor de corazón al desconsuelo del sobre peso


Ayer cuando terminaba de enseñar en mi curso de fin de semana una joven cursante en privado me preguntaba algo a manera de enigma. Su curiosidad se basaba en las razones por las cuales ante un "dolor de corazón”, léase congoja, las mujeres íbamos directo a la pastelería o al refrigerador a matar las penas del alma. Es decir, algunas mujeres podemos ponernos como boyas de amarrar trasatlánticos mientras los hombres se ponen hermosos, algo así como la injusticia divina. Realmente no hay una respuesta simplista para ésta interrogante. Hay diferencias individuales así como maneras de reaccionar ante los arrebatos emocionales. A lo mejor a algunos de los caballeros también les da ganas de comer en situaciones de ese tipo. Generalizar no ayuda en estas incumbencias, ni para ellas ni para ellos. Cada quien como persona reacciona de manera diferente en las variadas circunstancias de la vida.

Lo que sí está comprobado es que hay tendencias, hay algunas cosas que ellos hacen que nosotras no hacemos (o no hacíamos) ante situaciones estresantes. Vamos a revisarlas:

  1. Ante la tristeza o el estrés ellos no ansían desesperadamente dulces (chocolates, galletas, bombones) como consuelo para matar el malestar emocional, no señor! Ellos buscan un buen trozo de carne. Al comer proteínas se doblega el sobre comer y se controla naturalmente el metabolismo. Nosotras podemos pegarnos directamente los chocolates con empaque todo en las caderas o en la pancita.
  2. Ellos no se dejan afectar o trastornar por contratiempos. Nosotras al buscar la perfección y no lograrla comenzamos con un discursito mental, evaluándonos, dándonos muy duro en la auto-estima y llevando la resaca por varios días. Los hombres tienden a evitar esos perfeccionismos, y si quieren que algo les salga bien y no sucede así, simplemente no se martirizan.
  3. Ellos no utilizan la comida como terapeuta emocional, nosotras tenemos esa tendencia ya que estadísticamente caemos más en depresión que ellos (desde la adolescencia, qué tal?). Luego de una "hartazón" (venezolanismo que implica que una se come el mercado de un mes completo incluyendo las bolsas), la mujer cae en una depresión mayor (y quién no?) y vuelve a usar la comida para consolarse. Un círculo vicioso. Muy raro ver a un hombre haciendo filas interminables en un supermercado para comprar Toddy (bebida achocolatada en polvo) o alfajores rellenos de dulce de leche cremoso porque está triste.
  4. Cuando un hombre está molesto busca algo físico que hacer para disipar las emociones negativas. Va a buscar clavar con un martillo una pared, dar una carrera (jogging), un buen golpe a alguien (caso extremo!), o actividad sexual (eso también!!!). Las mujeres en cambio vamos a buscar el paquete de galletas oreo, y más vale que ni nos toquen o insinúen sexo, eso nos enoja más.
  5. Los hombres toman tiempo para ellos cuando sienten que lo necesitan, aunque a las mujeres les saque de quicio. Si quieren jugar golf, esquiar, correr, montar bicicleta, hablar con los panas, encerrarse en la computadora, leer, ver todo el día el canal deportivo, se dan ese gusto. Las mujeres ante una crisis emocional lo que menos pensamos es en eso, aunque nos guste. Nosotras buscamos tomarnos un cafecito con los consabidos acompañantes (harinas, azúcar, golosinas) en los mejores casos, en otros casos el paquete de dos litros de helado cumple su cometido como gratificación. A veces nos acompañamos de paso con otra persona del sexo femenino para hacer un dueto "feliz" y llorar nuestra pena en estéreo.
  6. La orientación de los hombres hacia la comida (y a otras cosas también) es simple y orientada al placer, de acuerdo a estudios realizados en Canadá y en Austria. Por lo tanto en situaciones de “sobre tragadera" ellos comerán un tercio menos que una mujer, aunque coman Doritos con guacamole o salchichas miniatura con salsa de coctel (ninguna mujer recurrirá a eso estando triste, que va!). La mujer tiene tendencia (no se puede generalizar por favor!!) de privarse de ciertos alimentos para verse bellas. Entonces , como consecuencia natural, cuando viene una contrariedad emocional se puede desbordar más fácilmente buscando la comida como apoyo.

¿Cuál es la moraleja para los dolores de corazón? Nuestra disposición de ánimo es tan importante como nuestra capacidad para enfrentar las situaciones emocionales y resolverlas. Preguntarnos antes de hacer un asalto tipo comando al refrigerador ¿qué puedo hacer yo por mí que nadie más puede hacer ? De repente nos sorprendemos y en lugar de llorar por él, comenzamos a reírnos de nosotras (entre otras múltiples opciones!!).

Flores para administrar eficientemente el dolor de corazón?

Walnut para cortar con hábitos que nos unen al refrigerador o a las alacenas llenas de comidita dulce. Así buscaremos otra cosa que hacer antes de comer como terapia.

Chestnut Bud si nos encontramos en ciclos tipo yoyo, donde la comida juega un papel importante para consolarnos. Aprenderemos y dejaremos!!

White Chestnut para las discursitos mentales que torturan. Nos ayudará a tener pensamientos más productivos y a engancharnos menos con nosotras mismas.

Larch para que creamos en nuestra capacidad y podamos trabajar nuestra actitud / aptitud a nuestro favor cuando pensamos que no podemos.

Ah! Por eso será que en las películas nunca vemos a los hombres tristes comiendo bombones, pasteles o helados? Ellos comen parrilla argentina, toman licor o se van a jugar golf!!!



15 de abril de 2010

El sentido de la oportunidad

Hoy leí una nota sobre las profesiones del futuro de acuerdo a la BBC Mundo basada en las tendencias de los nuevos tiempos. Entre algunas de las 20 más importantes de acuerdo al estudio están: fabricantes de partes del cuerpo (¿otros tipos de prótesis mamarias?), cirujanos para aumento de memoria, guías turísticos espaciales, especialistas en ética científica (seguro que estos van a trabajar en el proyecto “ 0800 Quién mató al Libertador”), especialistas en reversión climática, vigilantes de cuarentenas (no de cuarentonas!!), policías climáticos (nosotros tenemos ya los que rezan para la lluvia y las iguanas), periodistas de audiencias segmentadas (yo creía que este ya existía), desechador de datos personales, organizadores de vidas electrónicas, inversor de tiempo (hay que estar en Caracas de pasantía), agentes de redes sociales (jovencitos en Facebook?), y gestores personales de marca entre otros. Yo no dudo sobre la posibilidad de estos nuevos oficios. Tal vez incluso los veo estableciéndose cómodamente en países del primer mundo. Sin embargo, retaría a los periodistas de la BBC a que se pasearan en los momentos de tráfico vehicular agudo por las calles de Caracas, o frente a una oficina de gobierno nacional o regional. Allí es donde se sabe realmente lo que significa inteligencia estratégica de marketing. ¡Que Harvard Business School o que Kellogg School of Management, que va!!! El ingenio venezolano ante la adversidad no tiene comparación. Siempre me he preguntado cómo se sabe lo que uno necesita en el momento preciso.


¿Ejemplos concretos de profesiones del futuro en este presente? Hacer diligencias públicas en oficinas gubernamentales implica recibir numerito para ser atendido, y solo entregan algunos por día porque los horarios han sido restringidos por falta de electricidad. Hay personas que hacen la fila por usted. Llegan a las 3 de la madrugada para que uno ya con luz, gracias a la media hora de diferencia, llegue fresco como una lechuga, mientras que ellos han estado expuestos a lluvia y a los malhechores (eso tiene un precio), además le indican a la perfección todos los pasos a seguir, se llaman gestores (benditos sean!!). Existe la señora banquera, encargada de alquilar banquitos para que usted se siente por lo menos unas 2 horas (con suerte, porque a veces son muchas más de dos!!) antes de que abran las puertas de las oficinas y así evitar pies hinchados como jamones serranos. Seguro que con la carrera de llegar temprano no tomo su desayuno. El operador gastronómico le ofrecerá un menú variado que va desde yogurt descremado, endulzado con sucralosa y cereales hasta suculentas galletas integrales acompañadas de café hirviendo en vasitos mínimos que al ser sostenido borra las huellas digitales y las papilas gustativas. La inversión en BsF (moneda nacional) dependerá de sus niveles de colesterol / triglicéridos y de cuánto se metió en el bolsillo para no cargar con usted la cartera evitando un arrebatón. Si llevó su Blackberry por supuesto que no lo podrá sacar en pleno despelote so riesgo de que sea perdido per secula seculorum. ¡Cero preocupaciones! El minutero celular (no de células sino de telefonía) tiene a disposición aparatos con líneas de todas las operadoras de móviles. ¿Se le olvidó o no encontró en ningún lado timbres fiscales o papel sellado? Los señores Officemax los venden ya empaquetados y pegados perfectamente para que usted no pase la lengua por el desagradable pegamento ni los coloque volteados o virados, hasta plastifican documentos y sacan fotocopias al momento sin usted moverse de su banquito .

Cómo lo hacen no lo sé. Pero me maravilla la agudeza para crear artificios y darle la vuelta a las más complejas situaciones, sacándole punta hasta a una bola de billar. Podríamos ser primer mundo!!!

Flores para el sentido de la oportunidad?

Clematis para hacer nuestros sueños realidad y darle ingeniería /estructura a nuestras ideas y proyectos.

Sweet Chestnut para resolver situaciones angustiosas que se pasean en nuestros pensamientos y que no nos dejan ver soluciones.

Wild Rose para trabajar situaciones de apatía y resignación, de manera de sentir pasión por la vida.

Definitivamente la venezolanidad está hecha de contrastes y expresiones genuinas de cómo vaya viniendo vamos viendo, al mejor estilo de Eudomar Santos.

14 de abril de 2010

Gracias a TODOS

Tan solo unas líneas para agradecer todas sus gentilezas y notas. También por su apoyo con mi libro en Venezuela, Uruguay, México y Guatemala.

Revisando el mapa del blog, puedo observar sus amables lecturas desde muchos países hispano parlantes y otros rincones del mundo. Espero las dsfruten tanto como yo escribiéndolas.

Muy pronto estará fuera del horno el libro Bach para Niños. Les dejaré saber. Coromoto está fajadísima trabajando los detalles del mismo.

También me estaré presentando el sábado 24 de Abril en la Feria de la Lectura de Chacao en la Plaza Altamira de Caracas, a las 4.45 PM. Hablaré sobre el Estrés Cotidiano y presentaré mi libro Gota a Gota. Están cordialmente invitados.

Gracias nuevamente por tanto cariño.

13 de abril de 2010

Juana La Iguana y demás menesteres

Aja, seguro que se estaban preguntando dónde estaba yo metida, ¿verdad? Yo también me lo preguntaba durante estas semanas de ausencia. De hecho, me cuestioné escribir con humor cuando mis paisanos hablan de dolor y de escasez. Durante varias semanas me preguntaba sobre que podría hablar que no revolviera las emociones más básicas del ser humano (incluyendo las mías!!). La mezcla emocional se hizo intensa producto de visitar lugares por razones laborales y el shock post traumático luego de pisar en febrero tierra venezolana. Este síndrome se fue haciendo más agudo cada vez que salía y entraba desde Uruguay, México y Guatemala. Llegué al punto de inadaptación total ante la inseguridad del país y al realismo mágico imperante en mi ciudad.

¿No me lo creen? Lo primero que me pasó fue el cambio contrastante de temperatura; pasé del frío invierno Canadiense, con temperaturas bajo cero (-30°C) e inenarrables capas de ropa para no morir congelada a temperaturas Caraqueñas de más cero (+30°C) y inenarrables escenas de poca ropa (en mi casa por supuesto), con agua y electricidad racionadas. El uso del ventilador ni se me ocurría so pena de ser multada por exceso de consumo energético (no de comida, de luz). Mi hijo que nunca se había preocupado por apagar las luces de la casa ahora estaba cual policía de hacienda. Pensé “La cosa es y está seria de verdad”.

Esta escasez de agua y luz venía acompañada por comentarios sobre el acuerdo de Copenhague, el mantenimiento de la Represa del Guri, El Niño, los terremotos y tsunamis en otros países y la intervención de la CIA. Un ministro del gobierno nos pidió que rezáramos para que lloviera. Yo me asusté mucho porque recordé un anuncio de una iglesia en Calgary, en plena nevada, que decía “aquel que esté pidiendo nieve por favor pare, Papá Dios ya escuchó”. Para mis adentros yo pensaba y si eso pasa aquí porque rezamos de más? Ya el año pasado casi nos inundamos en mi municipio. ¿Será que el fin predicho por calendario Maya, ese del 2012, se adelantó?

Mis amigos de los países donde trabajo creían que estaba loca. Cuando me pedían que quería ver en Montevideo, Ciudad de Guatemala o Ciudad de México siempre decía lo mismo: llévenme al supermercado. Quería ver con mis propios ojos o llevarme grabada en mi mente cómo luce un refrigerador lleno de alimentos y estanterías repletas de productos. Hasta se me ocurrió un tipo de turismo para los venezolanos: viajes al exterior con tours incluídos a supermercados .También les pedía que fuéramos a caminar en la calle. Es que la sensación de libertad y no ser asaltado/secuestrado no tiene precio.

Por supuesto, en cada regreso se me incrementaba más el síndrome de carestía y el de inseguridad personal. Justamente hace dos semanas se me acabó mi reserva de leche descremada de larga duración y de agua potable, y no sabía que había escasez. Hice un safari por mi zona buscando sin resultados agua embotellada y leche . Casi después de visitar el sexto auto mercado conseguí diez botellitas de agua mineral de 250 ml. Evidentemente las compré. Luego me debatía si beberlas o bañarme con ellas. Hoy bajé a la panadería y vi como el dueño hablaba casi en código encriptado con una cliente; al rato la doña salía con una bolsa oscura encubriendo tres litros del descremado líquido, iba directo a su automóvil. Yo me dije, si ella pudo yo puedo. Con un tono convincente, asertivo y casi en susurro, me le acerqué al dueño y le dije “aja, tiene leche escondida”. El señor no se desmayó de casualidad. Pensó que yo era del INDEPABIS. Corrió y me preguntó ¿cuántas quiere inspectora? Le puedo dar tres. Más me asusté yo que él (igualito las compré).

Hace dos días supe que esta crisis y apagones frecuentes tienen una razón: una iguana se comió un cable que distribuía energía eléctrica al país. Y yo que creía que las iguanas no tenían dientes y eran herbívoras. ¿Será que los venezolanos terminaremos comiéndonos un cable?

Flores para las carencias?

Walnut para ayudarme a la adaptación al terruño amado, con o sin agua / electricidad.

Oak para reconocer mis necesidades personales en la lucha por la leche, quiero decir la búsqueda diaria : dónde hay cada cosa.

White Chestnut para manejar productivamente mis discursos mentales, de manera de ubicarme en el aquí y el ahora.

¿Qué me hizo mover nuevamente? Repasar a Gerver Torres con su libro Un Sueño para Venezuela. Pensar que la esperanza hace lo deseable posible, y que la energía no es solo petróleo, es el optimismo por el futuro.