25 de mayo de 2010

El sentido de la vida

Variados filósofos, desde la antigüedad hasta nuestros días, han indagado sobre el sentido de la vida. Sócrates, Platón, Aristóteles, los epicúreos, los estoicos, San Agustín ya le habían echado coco (cabeza, pensamientos) antes que yo. Hasta Frankl, el padre de la tercera escuela Vienesa de psicología, le puso bastantes ganas para darle entendimiento a la existencia humana a través de la libertad, la voluntad y el sentido como factores incondicionales en la búsqueda de una percepción positiva del mundo.

Eso cambió casi radicalmente en 1998 cuando a HBO se le ocurrió hacer una serie televisiva (basada en el libro de Candace Bushnell) que llevó a Carrie Bradshaw, la columnista semanal del ficticio New York Star, a guiar la vida y gustos de las mujeres no solo norteamericanas sino de muchas partes del mundo, incluyendo las hispano parlantes. Sí, me refiero a “Sex and the City”, o como es conocido en la Madre Patria “Sexo en la Ciudad”. Las cuatro amigazas, Carrie, Charlotte, Miranda y Samantha, revolucionaron la apreciación de la moda y el sexo así como los gustos y conductas femeninas, haciendo pelear hasta a las parejas más sólidas, criticos de medios masivos y terapistas conductuales.

Hace dos años vi el primer largometraje basado en la serie. Aunque no seguía el programa, esa película era prácticamente obligada pues la famosa periodista Bradshaw se quedó como pajarito en grama cuando el artista ruso –francés Aleksandr Petrovsky la dejó como novia de pueblo en Paris (vestida y alborotada) y Big la fue a buscar para traerla de vuelta a su casa en N.Y. Tenía ineludiblemente que haber una elaboración de ese tema, Hollywood no iba a perder ese tiro al piso.

Hace unos días mi hija me invitó al pre-estreno de Sex and the City 2. Llegamos y ya había gente en fila para entrar…98% mujeres con boas color rosa y bebiendo cosmopolitans, menos nosotras. La trama no era nada del otro mundo pero los paisajes y el vestuario simplemente al mejor estilo de la revista Vogue. Evito contar para no aguar la fiesta si deciden verla. Me preguntaba porque Sarah Jessica Parker se pone una franela ovejita con una falda larga tipo campana, zapatos de plataforma, una pluma en la cabeza, se echa un kilo de rimmel y delineador de ojos y simplemente se ve regia; en contraste, yo me llego a poner eso y la gente podría tildarme de caja fuerte…nadie sabría mi combinación. Bueh! hay que tomar ubicatex, no podría vestirme así para buscar pimentones en el supermercado.

El sentido de la vida para esas damas está clarísimo: tener éxito profesional /familiar, ataviarse irreverentemente y verse esplendidas, disfrutar plenamente de su sexualidad, mantenerse sanas a través de la amistad y el humor. ¿Banal? Quién sabe ¿Absurdo? probablemente. Aunque duramente criticadas, todas las féminas disfrutamos verlas con sus indumentarias, con sus ocurrencias, aunque sea una vida de fantasía… porque vestirse así con un sueldo de quince y último no creo que sea posible. Además , soñar con no cuesta nada, todo no puede ser estrés en la vida.

¿Flores para el sentido de la vida?

Wild Oat para encontrar el rumbo de nuestra existencia, cuando no encontramos satisfacción con lo que estamos haciendo.

Gorse si hemos tirado la toalla y renunciado ante una circunstancia, nos ayudará a recobrar la esperanza.

Sweet Chestnut si estamos desesperados y no sabemos que hacer ante una situación de abatimiento. Nos ayudará a tomar acciones y resolver problemas.

A veces la vida parece tan agitada que no nos da tiempo para pensar qué queremos realmente, o por qué, o cómo podemos conseguirlo. ¿Para muchos venezolanos cuál es el sentido de la vida?.... con esto de la escasez de productos básicos, el sentido de la vida está en hacer un safari interminable por los comercios, no para buscar la última moda, sino para encontrar tomates, harina PAN, azúcar y café. Sino que me lo pregunten a mi.

¿Cuánto costará un par de sandalias de Manolo Blahnik?

Marielena Núñez

A continuación un video para que aprecien el sentido de la vida en un día a día nacional : la búsqueda de carne.


1 comentario:

  1. EL tiempo de Dios es perfecto. No me cabe la menor duda. Justo hoy y a esta hora me tocó leer esta entrada que me ha servido como no te imaginas. Gracias por estar de ese lado del teclado.
    Saludos!!

    ResponderEliminar