2 de julio de 2010

El obsequio


Llegué a mi oficina a media mañana luego de la extracción de sangre tipo Drácula que me hicieron en la clínica. Medio atolondrada y hambrienta, después del ayuno obligatorio, abrí la puerta y vi a un señor que me miraba con ojitos de sorpresa. Seguro que nunca había visto una persona tan desteñida de lo blanca? tan fea? tan linda? tan rellenita? tan bien arreglada? tan llena de peroles? (artículos indefinidos , pero no los del análisis gramatical: un-una-unos-unas, sino artículos como cosas) Todo eso pensaba yo en ideas simultáneas como choque de estrellas fugaces. Don Carlos estaba con una comitiva esperándome, lo que faltaba era la alfrombra roja. Él y su esposa Doña Gladys habían sido llevados a mi lugar de trabajo como un obsequio para ellos, querían conocerme ¿a mí? pues sí. Resulta que su hija, una alumna del Programa Internacional de Educación les regalo mi libro Gota a Gota y ellos lo han leído con cuidado y cariño. El libro está subrayado, marcado, sus páginas acariciadas con tierna atención. Me abrazaban con emoción una y otra vez, me besaban cariñosamente, se les humedecieron los ojos, me decían cosas bellas, me recitaron poemas, me contaron historias. ¿Mereceré yo tantos halagos y cariños de dos hermosos centenarios? No lo creo, demasiado para tan poco (¿solo por un libro? me preguntaba yo).

Realmente la regalada fui yo con tanta gentileza y amor. Me decían que me conocían desde siempre, me inundaron de afecto en cascadas ilimitadas. Pensé en ustedes, mis generosos lectores de países en los cuales jamás he colocado un pie como instructora Bach. Tanta gente que no conozco y que ya me conoce en esta mi aventura diaria por la intrincada jungla caraqueña. Recordé comentarios de algunos de ustedes quienes me han dicho que me conocen de leerme y perciben mi naturaleza, cualidades y circunstancias. Y yo que dudaba que alguien leyera mis escritos (algo así como el caso de Julia y Julie, los personajes de la película basada en Julia Child; heroínas ambas de la cocina francesa clásica, esa que no se preparar pero si comer). Por ejemplo me impresiono gratamente de ver que personas en la Madre Patria (España), Ecuador, Estados Unidos, Chile, Costa Rica, República Dominicana se toman su tiempo para leerme sin yo haber estado por esos lados en mis funciones Bach (¿estaría y no lo se? ¿Sería en otra vida?¿algún encuentro cercano de la tercera clase? ¿tendré desdoblamiento de personalidades? Espero haber sido buena si ha sido así). Me encantaría conocerlos a ustedes toditos. No menciono otros países porque si los he conocido por ejemplo México, Argentina, Uruguay, Guatemala entre muchos que me arropan de cariño del bueno (¿habrá cariño del malo? no, no lo creo). Definitivamente estoy desbordada con tanta cortesía y distinciones. Cuanta generosidad!!

Comparto con ustedes un pedacito de una de las poesías ofrecidas por Don Carlos Izquierdo el día de hoy:

Me quedé mirando el cielo y soñé con navegar,
bajo el azul de los aires y sobre el azul del mar.
¿Cómo hacer para que el sueño se me pudiera cumplir?
¿Cómo lograr el transporte para muy pronto partir?
Me senté muy calladito, a la sombra de una mata
y entonces hice un barquito con papel color de plata.
Ahora navego y navego, y mil cosas puedo ver.
¡Soy Capitán de este barco, mi barquito de papel!

Antes de subir a San Antonio de los Altos Don Carlos me regalo mi propio barquito de papel color plata (hecho con sus propias manos) que ahora llevo como emblema en mi agenda. Esa simbólica navecita me recordará ahora y siempre que soy la capitana única del barco de mi destino, tal cual el Dr. Bach nos los recordaba.

Flores para este obsequio?

Wild Oat para mantener mi rumbo en la vida y hacer actividades que me den satisfacción, manteniendo mi brújula y linterna para llegar a mi objetivo personal con pasión y alegría.

Cuando comencé este blog lo hice para apoyar a mis alumnos venezolanos a aprender a través de nuestra cotidianidad los remedios florales, a ellos mis gracias por seguirme y ser la musa inicial de este proyecto.

Marielena Núñez

Mi gratitud a todos ustedes, estén pendientes el 6 de Julio que se cumple un año del mapa de mi blog.

El tema del video puede parecer irrelevante, sin embargo, me encanta la canción y su autor, además me fascina bailar bachata, merengue y salsa, aunque rockera de corazón ... eso ya ustedes lo saben!!

2 comentarios:

  1. "Soy Capitán de este barco"..¡hermosa frase! y ¡cuánta sabiduría encierra! Fue una hermosa bendición, sin duda alguna, haber compartido ese momento. Cuando vemos lo que la vida, Dios o el universo nos retorna por lo que hacemos, sabemos que definitivamente estamos por el camino correcto. Bendiciones para tí y tus seres más queridos. Gracias por estar de ese lado del teclado.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo comparto el cariño de Don Carlos y Doña Gladys y te doy las gracias por las enseñanzas y por este blog maravilloso que me relaja cada vez que lo puedo leer y adfemas me llena de nuevos conocimientos!!!

    ResponderEliminar