17 de agosto de 2010

¿Mercurio retrogrado?


Yo de astrología no sé nada pero me intriga montones.  Me parecen enigmáticas y misteriosas las explicaciones, con ceja levantada en forma de triángulo y palabras ininteligibles,  de los expertos en esa área del conocimiento  quienes sostienen que las posiciones de los astros  ejercen influencia o tienen correlación con los rasgos de la personalidad de la gente, los sucesos importantes de sus vidas, e incluso sus características físicas. Confieso que me he comprado dos libros pero no he podido pasar de la segunda página de lo denso que me parece su lectura; sin embargo, me encanta escuchar a los “expertos” hablando de cuadraturas, oposiciones, u otras declaraciones poco frecuentes (¿insólitas?). 

Recuerdo que hace unos 12 a 15 años se hablaba de un décimo tercer signo que estaba cerquita del mío (Capricornio)  y los doce que ya existían comenzaron a debatir sobre su destino y pronósticos. Realmente  fue toda una algarabía porque nadie  lo había consultado con la docena  ya existente, ellos tenían un tiempazo ejerciendo sus funciones y conociendo bien sus roles desde siglos inmemoriales.  Había algunos que iban a pasar de aire a tierra y otros  de agua a fuego, y realmente no querían cambiar el seguro de responsabilidad civil sobre terceros.  Afortunadamente para ellos la inclusión no prosperó y ahora se desconoce el paradero de Ofiuco (así se llamaba el serpentario o signo número 13).
Tengo un amigo a quien le encanta leer su horóscopo en las mañanas y sostiene que le puede pasar eso que trata de descifrar mientras degusta su café (cualquiera que sea el augurio de esa lectura).  Conocí a una astróloga quien me explicó que ese tipo de predicciones no tiene fundamento pues es demasiado genérico para ser exacto, ella trabajaba para un periódico local caraqueño (debía saber lo que decía!!).  Eso me hizo entender las razones por las cuales cuando leía oráculos astrales y luego veía al montón de capricornianos en mi familia no encontraba puntos de encuentro conmigo. Además de eso, Adriana Azzis la famosa astrologa y adivina venezolana, me cambió de signo por propia voluntad (sin consultarme!!).  Para ella no soy la cabra montesa sino el señor ese que es medio caballo. Eso hace que me confunda mucho ya que leo los dos (la cabra con el medio equino) y a veces se contraponen.   Sin embargo, no se puede dudar del placer y curiosidad que produce el enigma, lo desconocido, el futuro, y eso …no es de ahorita, que va!!!  Siempre, históricamente hablando, ha habido personas que han descifrado el poder de expresión de las estrellas, astros, satélites, asteroides, constelaciones, meteoritos, estrellas fugaces, caracoles  y misceláneos (para los líderes de naciones y para vasallos también).  Tanto es así que nosotros los venezolanos tenemos 10 años leyendo las cartas astrales y pronósticos del país con expertos  (desde Walter Mercado a Orangel pasando por aficionados y amateurs), como si no nos bastara con los informes económicos, bursátiles, sociales y policiales de fin de semana.  Esta tendencia se ha agudizado ahora que vienen las elecciones parlamentarias.  ¿Será que Mercurio tiene ese montón de años retrogradando  o que las circunstancias nacionales eran requisito para bajarnos de la bóveda celeste?
Flores para Mercurio?
Aspen para los temores a lo desconocido, para eso que no podemos explicar y que nos asusta.  Nos dará tranquilidad y capacidad para identificar que nos asusta y trabajarlo a nuestro favor.
Gorse para la pérdida de esperanza, nos ayudará a levantarnos y no abandonar nuestro objetivo.
Sweet Chestnut para la angustia mental extrema que produce el no poder resolver una situación.  Nos ayudará a ver el agua clara que carga la nube oscura.
Ajá, resulta que yo sería Sagitariana si Ofiuco estuviese en el juego zodiacal y lo que he logrado hasta el momento no me tocaría a mí o mi destino no sería el mío.  Mejor me quedo tranquila no sea que la salvaje se desborde. Mientras tanto  y para después no quejarse/llorar sobre las profecías autocumplidas y pronósticos salgan a ejercer su derecho ciudadano (como votar por ejemplo), no valdrá decir si hubiera....simplemente el hubiese no existe, es simplemente un condicional de la gramática.
 A esta joven también le tocó Mercurio retrogrado, a lo mejor se estaba leyendo la predicción del día:

1 comentario:

  1. Que bueno te quedo el ultimo comentario y el video...

    ResponderEliminar