14 de agosto de 2010

T de Toronto


Desde pequeñita la palabra Toronto me ha brindado variados significados o encuentros.  Tal vez el primero y más permanente en mi vida ha sido el del redondo, pulido y rico bombón que ha acompasado mis años de vida. Para mí el chocolate es símbolo de tranquilidad, cariño y familia…. de endorfinas.  Es por eso que cuando viajo lo llevo como embajador de amistad y buenas causas, lo pueden confirmar mis amigos de México, Canadá y Uruguay a quienes les encanta. Con esa golosina se hizo famoso un presidente de mi país, quien los comía adictivamente y también se bautiza a aquellos que son gorditos (por lo redonditos).
Mi segundo encuentro con Toronto fue también en mis años de infancia, probablemente a los seis; había una serie de televisión llamada Camioneros.  Era fastidiosísima o más bien pavosa como decimos en Venezuela.  Era un señor entrado en kilitos, medio corpulento, llamado Mike Malone pero le decían Dinamita, y toda la trama era sobre unos conductores que manejaban unos camiones que salían desde Toronto y llegaban a otros pueblos o ciudades.  ¿Qué podía tener eso de interesante?  Pues nada, pero a mí me fascinaba  tratar de entender cómo podían caber en esa  caja/pantalla cuadrada (la tele) unos seres perfectamente humanos de ese tamaño liliputiense, con gándolas (los camiones anchi-largos), y siempre en blanco y negro o escala de grises aunque se cambiaran la ropa (la televisión no era en colores, y menos en pantallas de plasma).  Nadie, absolutamente nadie se acuerda de ese programa,  es más viejo que Matusalén. Seguro que yo era la única niña que lo veía.
Mi tercer encuentro con la palabra Toronto fue cuando llevé a mi mamá a conocer esa ciudad mientras estudiaba mi primera maestría en Canadá hace un poquitico más de tres décadas.  Me pareció  una ciudad infinitamente grande y misteriosa.  Claro, me sacaron de Caracas y me soltaron  sin paracaídas en el medio de una extensa sabana geográfica que conforma al segundo país más grande del mundo, todo sin anestesia.  Recuerdo que llegamos en pleno verano y ni siquiera el oriundo entrenamiento tropical nos ayudo a manejar la intensa humedad.  La cabellera parecía resultado de una potente sesión de silla eléctrica,  en punta!!
Cada vez que visto a mi hija, “toco” esa metrópolis, simplemente de paso por el aeropuerto.  Pero ahora tuve mi cuarto encuentro cercano con Toronto…. mi primogénito se mudó aquí y va a hacer vida por estos lares.  ¿Quién me iba a decir a mí que Mike Malone iba a marcar mi destino? Esta ciudad no es la misma que conocí en la década de los años 70, que va!  Ahora tiene 5 millones de habitantes (2.500 más otras comunidades que se unen para conformar el Gran Toronto).  Más cosmopolita imposible.  Ahora entiendo perfectamente las razones por las cuales mi hijo quería ser seleccionado para estudiar aquí.  Esta es una versión magnificada del agite caraqueño pero sin ladrones, inseguridad y secuestro exprés, pero con colas, ruidos, correderas, gentío, y sin escasez de pimentones, tomates o leche.  Seguro que mi hijo no extrañará a la sucursal del cielo pero…… yo si lo voy a extrañar a él.
Flores para Toronto?
Honesuckle para la nostalgia de tiempos pasados; me ayudará a concentrarme en mí aquí y en mí ahora, entendiendo que los “muchachitos” ya son adultos hechos y derechos.
Walnut  para ayudarme a transitar los cambios fluidamente, y a trabajar todo lo nuevo de nuevo.
En realidad yo soy la mujer invisible en relación a mi primogénito pero tengo mi corazoncito.  No importa cuánto crezcan, cuanto sepan, cuanto hagan… los hijos siempre son niños en los corazones de las mamás. Colorín colorado, esta parte de mi cuento se ha acabado…por ahora!!
Nota:  me enteré aquí que Toronto significa lugar de encuentro, será por eso que viene tanta gente de otros lugares a vivir aquí?

3 comentarios:

  1. Hermoso post, y deseo el mayor de los éxitos para la nueva etapa en la vida de tu hijo.

    ResponderEliminar
  2. Lo que me espera.....
    Excelente relato

    ResponderEliminar
  3. Y nunca se confundio entre el Toronto y el Boston???

    ResponderEliminar