6 de septiembre de 2010

Puntos Cardinales


Cuando ando por estos lados del globo terráqueo utilizo como medio de transporte el bus, autobús, guagua, ómnibus o como lo llamemos en español.  Mi razón es muy simple...aquí no tengo automóvil y si lo tuviese no creo que lo manejaría ni en verano ni en invierno.   Mis razones son sencillas: por un lado no conozco las regulaciones para conducir (no me entra en la cabeza como se puede cruzar a la izquierda con luz roja!!) y por otro lado mi direccionalidad es inexistente (sin embargo, y para sorpresa de muchos, soy un “as” de la ubicación en las calles de Caracas). 

Todavía a esta edad tengo que verme las manos para saber cuál es la izquierda y cuál es la derecha. En Venezuela nos “sonamos” las manos, es decir, las movemos como abanicos en verano (dependiendo si se es diestro o zurdo, por supuesto), la muñeca (el hueso, no la Barbie) más los dedos índices y medio producen un sonido indescriptible.  Esa es una de las formas de reconocer a una  dama venezolana de pura cepa. Resulta que aquí esa técnica no me funciona pues la gente  se mueve a través de los puntos cardinales: norte, sur, este y oeste. 

Esta mañana debía hacer unas compras y le dije a mi hija que por favor me ubicara.  Así lo hizo: “Mami, tomas el autobús y te bajas en la Bahía (The Bay) y caminas hacia el norte dos cuadras y luego cruzas al este una cuadra”.  Diligentemente seguí sus instrucciones con mi mapa mental-geográfico.  Me bajé en la parada reglamentaria, y seguí mis instintos de orientación. Llegué al sitio opuesto sin encontrar por supuesto el edificio (eso si hubiese sido increíble); había dado más vueltas que perro en autopista.  Me di por vencida y la llamé.  Le dije que había seguido las instrucciones y allí donde estaba parada no había edificios ni nada similar.  Como buena planificadora urbana me pidió ubicación (tipo Matrix la película, casi podía escuchar los sonidos de la computadora): “¿qué hiciste cuando te bajaste del autobús? Caminé según las instrucciones, le respondí. Estaba totalmente desviada de mis coordenadas originales.     

Luego de una nueva explicación, reoriente el rumbo y tuve que desaprender para aprender los puntos cardinales. Hasta ese momento de mi vida…el este era mi derecha y el oeste mi mano izquierda. Para mí  el norte hacia arriba y el sur hacia abajo… he circulado por la vida erróneamente; ahora comprendo porque los mapas y yo tenemos una pésima relación.  He descifrado accidentalmente que mi relación espacial y mi percepción de lo abstracto son casi nulas, ¿o sea que ni utilizando el astrolabio ni el GPS llegaré a orientarme en esta ciudad? Mientras más me explican más me confundo, lo único que sé es que el río divide a la ciudad,  las avenidas y calles son por números y dividen la ciudad en cuadrantes (¿ah? ¿Cómo?).  ¿Fácil? no para mí!!! Yo soy caraqueña y las referencias son importantísimas para poderme ubicar en contexto, necesito puntos de referencia…. Además los números no son mi fuerte, ni siquiera los de las edificaciones.  A mí me gusta que las avenidas tengan nombres, se me hacen más personales, intimas y cálidas.  ¿Será que lo concreto para mí es abstracto para otros y viceversa?

 Flores para los puntos cardinales?

White Chestnut detener la pensadera que hace que no me fije por donde voy y me pierda.  Me ayudará a focalizarme en el aquí y en el ahora.

Aspen para el temor ansioso que  puedo sentir cuando me pierdo, ese que me produce susto a no sé qué.  Me ayudará a identificar a qué le estoy temiendo.

Yo que pensaba que mis extravíos en esta ciudad eran producto de la ecuación edad/ memoria, y resulta que es falta de competencia en el manejo del sistema de dirección cartesiano para representar puntos geográficos.  ¿Será porque Venezuela está ubicada al norte de la América del Sur y lo que es mi sur es el norte de Brasil? ¿Será que debo utilizar un GPS mientras camino por la ciudad?

3 comentarios:

  1. hola leyendo este articulo tan divertido a la mente me vino ademas de White Chestnut, Gentian (porque lo ves muy cuesta arriba),y chestnut bud (para aprender.
    Me encanta seguirte
    Feliz dia

    ResponderEliminar
  2. Marielena gusto en leerte y en poder escribirte. Hoy te descubrí en tu libro Gota a Gota niños, historietas, emociones y flores de bach. Lo ví en Locatel y lo tome, lo deje, lo volví a tomar y felizmente lo compre y lo traje a casa.
    Quiero formamrme para ser consultora personal de flores de Bach, Vivo en Caracas Venezuela, ¿a dónde puedo ir, a dónde me capacito?
    También quiero saber cuándo das una charla o conferencia o una rica tertulia acá en Venezuela para compartir?
    Agradecida de tu Blog, de tu libro y del servicio de Amor que prestas, recibe un cálido abrazo.
    Mis contactos: pin 217990c4. suhailmartinez@hotmail.com
    Ing. Suhail Martínez.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias María y Suhail por los comentarios.

    Suhail te escribí una nota con la información solicitada.

    Un cálido abrazo,

    Marielena

    ResponderEliminar