1 de octubre de 2010

Juegos que la gente juega

En mi época del pleistoceno lúdico (traducción: de los juegos que jugaba cuando era muchachita), lo más tecnológico que se jugaba era batalla naval en tablero de plástico rígido  o STOP con papel que era una suerte de ejercicio para que no nos atacara el Alzheimer a futuro.  Puedo recordar que el juego favorito de los niños era la ere (nunca entendí que un juego así tuviese nombre de letra, luego entendí que es eres no la ere; los venezolanos somos mal hablados!!).  En esos días el aparato de televisión tenía  unos tubos plateados que podían explotar (según mi abuelita)  y cobrar nuestras vidas, por eso no la podíamos ver mucho. Tenía una perillita que se aislaba de tanto manipularla; analizando la situación, no había razón para que se dañara pues solo había dos canales de televisión y muchísimo después fue que llegó la tercera opción (ahora hay más de 200 canales por cable). Es decir, no se usaba mucho ese dispositivo para que se dañara.

Realmente verla era tedioso (apagada o encendida!), al menos para mí.  Los programas eran aburridísimos y hasta pesados para los chiquillos. Casi todos eran musicales y telenovelas basadas en obras literarias;  se salvaban los dibujos animados que eran todos hablados en inglés y sin subtítulos, así que supongo de allí desarrollé mi gusto y oído por ese idioma.  Teníamos horarios específicos para ver la programación de manera de no “dañarnos“ni la vista ni el pensamiento.  Dadas estas circunstancias era más divertido jugar unos con otros,  correr, dramatizar y todas esas cosas que podían hacer los niños de la ciudad que vivían en apartamentos.  Los niños quienes vivían en casas tenían más opciones y sofisticaban los juegos en función del espacio que tenían.  No es lo mismo jugar al escondido en 70 metros cuadrados que en 200 metros cuadrados y menos si se era rellenita (mi caso, siempre me encontraban, sobraba cuerpo en los escondites!).

En esas épocas, y hasta la creación de los video juegos, los adultos no se molestaban con esos pasatiempos, era considerado ilógico o excéntrico (no entran en esta apreciación las barajas, póker, caballos, truco). ¿Se imaginan a un señor de 28 años jugando palito mantequillero o la ere congelada?   De acuerdo a un artículo publicado por el New York times, hoy día el jugador de video promedio tiene 36 años (si, 36 años!! Ahora entiendo las discusiones entre marido y mujer por el control remoto).   Mis primos más jóvenes jugaron con el Atari e Intellivision, mis hijos fueron de la generación Nintendo y PlayStation, y ahora juegan Wii que es considerado juego de viejos (yo ni siquiera lo puedo prender!!).   En la década de los 90 se hablaba como algo de futuro la realidad virtual y la 3D, pues saben qué……. ese futuro es presente y no andamos vestidos como Star Wars (no creo que me quede muy bien esa licra que usaba el señor Spock, tampoco el diseño del tatuaje de sus cejas!!). 

Los niñitos de hoy tienen una destreza singular para manejar y entender los controles de cualquier cosa electrónica desde i Pads, BlackBerries, dvd’s, smartphones sin saber ni leer ni escribir. Sus deditos se mueven con una facilidad inimitable….más rápido que la luz, además con una lógica única para entender lo no explicito.    Mis hijos en su tiempo eran veloces y temerarios con las computadoras portátiles del momento (286, 386, 486, oh yeah!!) que parecían neveritas ejecutivas, ni les cuento ahora….viven de ellas, de las computadoras, no de las neveritas. 

Flores para el esparcimiento?

Honeysuckle para no quedarme anclada en los juegos de ayer y aprender los de hoy sin nostalgia, vivir el aquí y el ahora.


Walnut para adaptarme a las nuevas tecnologías y sentirme cómoda con ellas.

Mimulus para no sentir temor de aprender cosas nuevas (juegos, usar el control remoto), para estar más segura y menos nerviosa.

¿Adivinen qué?  El juego más novedoso tecnológicamente hablando hoy es FIFA 2011, ¿si ya lo he jugado? Que va!!!  Ni siquiera se encender el aparato ese, ¿será que no lo he conectado? A mi favor: en Calgary no me dejan jugar Tabú, ni Pictionary  en esos  juegos soy una amenaza…… me los gano a todos!! ¿Verdad Gaby?

STOP era un juego donde establecíamos categorías de nombres , apellidos, animales, marcas y un sin fin de variables más que debían comenzar con una letra.  Quienes acertaban más puntos ganaban el juego, que inocentes!!!!

Lo que van a ver es la más pura tecnología vocal: Naturally 7
 

1 comentario:

  1. Le falto la regla principal del STOP el primero que termina con todas la categorias gritaaaaaaaaaaaaaa STOPPPPPPPPPP hasta que todos suelten el lapiz...jajajja como olvidarlo

    ResponderEliminar