16 de diciembre de 2010

¿Ascuas o Pascuas?

Realmente con los eventos lluviosos en la ciudad mi temperatura emocional estaba húmeda para escribir, todo producto de la presión atmosférica, del agua torrencial, de los deslaves, del caos nacional. Estuve más enfocada en sentirme útil y aportar mi granito de arena al montón de damnificados que quedaron de este desastre natural.

Siempre me ha sorprendido gratamente la solidaridad y buen humor de los venezolanos aún en momentos críticos, esta vez no fue una excepción. Pensaba mientras armaba cajas de víveres en un centro de acopio (entre latas de atún, torres de ropa, pañales, botellas de agua y un gentío ayudando) que desde hace 10 años nuestras navidades han sido muy poco usuales si las comparo con lo vivido en otros tiempos. Por ejemplo, todos los últimos diciembres hemos tenido elecciones nacionales/ referendos/contra referendos/recontra referendos/ recolecciones de firmas, así que siempre las celebramos entre actas electorales a manera de adornos navideños, la música de fondo ha sido escrutinios del consejo electoral que nunca llegan a darse y las filas interminables para votar han parecido coreografías de baile en línea tipo country o square dance.

Apenas alcanzaba recuperarme de los efectos de los aguaceros y del cierre de mi calle, cuando comenzaron las noticias sobre poderes que cambiarían de una manera u otra, dependiendo de la óptica de quien las analice, el destino histórico del país. Me sentí ubicada momentáneamente en el mundo bizarro de Supermán, mi héroe de niña. En ese mundo todo era al revés: los buenos eran malos, el futuro era el pasado, la gente hablaba al revés. Pues bien, me imaginé a los que gobiernan con poderes especialmente habilitados: con visión de rayos equis para ver más allá de paredes; con poder de leer mentes y saber lo que piensan los ciudadanos comunes; con capacidad de volar en vigilancia sobre los cielos caraqueños revisando qué hacen los ciudadanos de la metropolis; revisando cuentas de hotmail, Facebook y Twitter, enganchados en cadenas de esas que pasan por internet sobre como hacerse rico/ perder un riñon en el cine/ o ir al cielo sin esfuerzo si envías el mensaje a 3 millones de personas en un minuto; poder aquietar a los animales inquietos más rápido que los veterinarios de Daktari (se me cayó la cédula de identidad!!) con dardos anestesiadores. ¿Será todo esto producto de mi fantasía arrolladora o una pesadilla?

Yo que me había hecho la idea de una navidad en paz, entre hallacas, pan de jamón, aguinaldos, gaitas, festividades, risas, baile pero al parecer voy a tener en cambio una de inquietud e incertidumbre si esta imaginación es realidad. ¿Alguien tendrá contacto con Lex Luthor, el villano de Supermán, para que me diga dónde puedo comprar kriptonita y así protegerme por si acaso? Me sirve tanto verde como roja.¿Dónde estará ubicada ahora la Legión de los Súper Héroes?

Flores para estas Pascuas?

Star para manejar el impacto de las lluvias y de las noticias, de manera de recuperar el consuelo.

Sweet Chestnut para aquellos que ya entraron en angustia mental extrema, así encontrarán paz de pensamientos.

Aspen para el miedo a lo desconocido, nos ayudará a entender qué nos pasa dentro de esa ansiedad temerosa.

Walnut para que las noticias nos resbalen como si estuviésemos vestidos con trajes de teflón.

Será que entré en una dimensión paralela desconocida como la de aquella película de Volver al Futuro (Back to the Future) y no me he despertado. Aló, Aló ¿Hay alguien allí? Chapulín Colorado, tu también me sirves!!!!! Advertencia: este mensaje se puede leer como encriptado, pero usted está equivocado, ahora así hablaremos los venezolanos.

1 comentario:

  1. jajajaja... cuando la corbata aprieta la garganta... no nos queda mas que reirnos, para que el sufrimiento se ahogue y sea menos dolorosa la agonía, los heroes de la superliga ya se jubilaron, no hay mutantes valientes, solo nosotros los heroicos humanos. Animo.

    ResponderEliminar