31 de diciembre de 2011

Faltan 5 para las 12...el año nuevo va a comenzar

 
Aquí estoy, ya con una nueva blusa color púrpura esperando ser utilizada esta noche, con las lentejas ya cocidas para hacer una ensalada tipo árabe, las uvas rojas y con semillas, un collar de plata que compré en el aeropuerto de Lima, mi ritual de recibimiento de año nuevo…lista para dejar un periodo y recibir a otro en la línea imaginaria del tiempo. La pequeña de la familia hizo su investigación venezolanamente documental, como debe ser, con el arquitecto de los sueños…púrpura es el color de este año. Nada de ropa interior amarilla y volteada, ni imágenes de San Antonio pegadas en la frente, eso está demodé y passé.

Al igual que todos los años dentro de un rato, mientras hago la vinagreta y aderezo para la famosa ensalada de lentejas, revisaré un listado de lo logrado y no logrado el 2011, una especie de lista de haberes y deberes , mi contabilidad personal. Me asombraré como siempre de las bendiciones que recibo cada día, de conocer e interactuar con personas conocidas y desconocidas, de todas las oportunidades de haber aprendido nuevas formas de hacer, de redescubrir lo que siempre estuvo frente a mí. También reflexionaré cortamente, y con suerte sin lágrimas (ujúm), sobre aquello que puedo haber sido o estado mejor, a veces repitiendo situaciones que me prometo todos los años… como hacer ejercicio con regularidad. Me buscaré una forma simbólica de deshacerme de la lista que puede pasar por un hacerla pedacitos y lanzarlos al viento, ensuciando el balcón del vecino y el jardín de afuera (a menos que el viento esté a cientos de kilómetros por hora (que no sería raro por aquí) o quemándola con una vela y logrando que se dispare el detector de incendios. Haré también una nueva lista con mis deseos/ resoluciones de año nuevo. Estos serán diferentes a todos los de los años anteriores. Ahora me doy cuenta que mi cuenta es regresiva, los años van disminuyendo, así que los deseos deben ser muy bien pensados y precisos, logrables, medidos. Serán revisados meticulosamente el próximo año, quién sabe dónde y bajo qué circunstancias.

Ya tengo los dos billetes que me colocaré en cada uno de mis zapatos, me haré un cheque con cantidades ilimitadas de recursos para tener salud y que no me falte nada durante el año (incluyo a mis hijos, familiares y conocidos), haré mi paquetito con las doce uvas y los deseos que coinciden con las campanadas los cuales históricamente nunca recuerdo en el momento que suena el reloj.

Y mientras repaso todo mi ritual no puedo dejar de acordarme de ustedes mis lectores quienes me han acompañado durante este año. Quiero agradecerles todas las gentilezas y tiempo para seguir estas crónicas cotidianas que buscan entender las emociones a través de vivencias diarias. Les deseo todo lo mejor a todos y cada uno de ustedes, sazonado balsámicamente con mucha felicidad y alegría. Que las flores de Bach apoyen cada uno de sus movimientos este año que entra.

Algunas flores que he pensado nos pueden ayudar a comenzar con gran ímpetu este 2012:

Chestnut Bud para que nos ayude a aprender de los errores repetidos del pasado y comenzar a prestarle atención al presente.

Honeysuckle si nos quedamos en la nostalgia del pasado y no participamos de lo que ofrece nuestro día a día.

Walnut para iniciar los cambios y cortar con hábitos recurrentes, transitando hacia el futuro 2012 que comienza hoy.

Clematis para cristalizar proyectos que solo están en nuestras mentes y necesitan ingeniería estructural.
Aspen si nos da temor desconocido y aprehensiones lo que pueda traer este año para nosotros.

Hornbeam si nuestro lema favorito es “Mañana comenzaré”, nos ayudará a concentrar nuestra motivación e iniciar los planes propuestos.

Feliz comienzo de año para todos, que todas las bendiciones recaigan sobre ustedes, y de nuevo gracias de corazón a corazón.  Recuerden: la vida es tan corta que conviene: perdonar prontamente, amar verdaderamente, reír incontroladamente (ojo, no descontroladamente) y nunca arrepentirse de aquello que nos hace sonreír espontáneamente. Cariñosamente,   Marielena

23 de diciembre de 2011

22 de diciembre de 2011

Los Doce Curadores

Un regalo del  Bach Centre para todos ustedes:

Los Doce Curadores en Español.   Ya no hay que buscar el libro por todas partes.  No hay excusa para dejar de  leerlo y entender la filosofía simple y sencilla del Dr. Edward Bach.

http://www.bachcentre.com/centre/download/Spanish_Doce_Curadores_1941.pdf

Felices Fiestas!!!!!

M aquí

Estaba pensando qué escribir y de repente me di cuenta que la interfaz tecnológica de la página web no me permitía acceder para compartir con ustedes. Me asusté pensando que me había quedado sin poder contarles mis sucesos del último mes del año.   Afortunadamente Isa, mi sobrina-primita-morocha, está en mi vida y siempre me ayuda con las cataratas de impaciencia…. unas instrucciones cortas y sencillas y zúas!!!! Problema resuelto, heme (M) aquí de nuevo.

Para mi, navidades comienzan desde el 1 de Diciembre: una incesante  parranda de reflexiones, intenciones, celebraciones, deseos, expresiones de afecto, entre muchas otras cosas más.  Se me mezclan las celebraciones del adviento, con Hanukkah, el espíritu de la navidad, el Niño Jesús,  La Guadalupe, Santa, los Reyes Magos, el arbolito, el pesebre, los villancicos, mi cumpleaños, la mula y el buey. Simplemente….me encanta!!!! Es el ambiente, el significado, las actitudes, el espíritu del tiempo y por supuesto las comidas tan especiales de la época.

Ely Bravo de Inspirulina me hizo dos entrevistas que saldrán al aire en Miami y en Venezuela, una de las cuales aparecerá  en formato de audio en esta página. Hablé justamente del terrorismo auto inducido en la época navideña.  Es el estado agobiante en el que podemos caer en lugar de disfrutar de las festividades. Es bueno aclarar que ese terrorismo se puede dar todo el año pero se puede palpar claramente en estos días. Seguidamente considero algunas circunstancias para ayudarle a aliviar algunos estados emocionales, exploraré con ustedes varias sugerencias:

Si se siente abrumado por el montón de cosas que hay que hacer antes de la celebración de la navidad y pareciera que perdió la capacidad para poder resolver todo en lo que se metió al mismo tiempo, entonces ELM podrá ayudarle a seleccionar, delegar y a asumir aquello que puede hacer dejando de lado lo que sobra sin sentirse agobiado.

Si ir de compras le convierte en una fiera, se desborda histéricamente y hasta se puede caer a golpes con otros compradores  CHERRY PLUM le puede ayudar a retomar el control perdido.

Si siente que todo el mundo va a paso de tortuga mientras que usted parece Speedy González, lo cual hace que se irrite y termine haciendo usted solo los preparativos, entonces IMPATIENS le ayudará a fluir con los ritmos y tiempos de los demás sin dejar el suyo.

Si siente que no todos tienen los detalles que usted tiene, y ni siquiera tienen la cortesía elemental de expresarle afecto, CHICORY le va a permitir sentirse cómodo con las muchas o menos muchas formas de expresar cariño.

Si ve que los regalos que reciben los otros son mejores que los que usted recibe y quisiera que se le rompieran o estropearan a todos los demás para que no los disfruten, HOLLY le va a ayudar con esa hipersensibilidad, a manejar ese oculto placer.

Si pasa todo el día y la noche repasando listas de pendientes por hacer que no le dejan estar en el aquí y ahora, WHITE CHESTNUT le puede ayudar a tener pensamientos productivos desconectándose del discursito mental.
 Si cayó en la nostalgia del pasado, de las personas quienes ya no están, en como se veía cuando estaba más joven, en los recuerdos de otros gobiernos o formas de hacer, HONEYSUCKLE le va a ayudar a ubicarse y sacarle provecho al presente.

Si todo se convierte en crisis y no puede accionar nada… si entró en un altibajo, si quiere llamar a la Virgen María…… RESCUE REMEDY le ayudará en ese dificultoso aprieto emocional.

Las flores y las emociones van de la mano.  Recuerde, antes de que se haga una avalancha a nivel de sentimientos y pensamientos siempre podemos recurrir al bienestar puro, sencillo y simple que brindan los remedios florales del Dr. Bach. Evitemos el terrorismo auto inducido, no vamos a lograr nada torturándonos.  Como dice un querido amigo “El hubiera no existe”.  Felices fiestas para todos y cada uno de ustedes. Desde la invernal ciudad de Calgary todo mi cariño.


22 de noviembre de 2011

En el ojo del huracán

Hago fisioterapia religiosamente con la esperanza de recuperar pronto mi libertad motriz. Entiéndase por libertad poderme valer autónomamente, sin la ayuda de bastón, andadera ni muletas. La técnica aquí es algo diferente a como la he recibido en mi país pero he entendido que nosotros somos demasiado regalados y consentidores, además  sazonamos nuestros discursos con diminutivos cariñosos. ¿Ejemplos? “A ver doñita dónde es que le duele” “Uyyy ¿cómo fue que le pasó eso en los deditos?” “¿Te duele mucho mamita?”.  

Aquí en contraste todo es antiséptica y racionalmente manejado, hasta las palabras. Las indicaciones rehabilitadoras se transmiten con exactitud, ni pensar en el cruzar información personal como sucedería en Venezuela. En mi país, por espontaneidad o por curiosidad, uno se enteraría del estado civil del terapeuta, cómo le va en la relación de pareja, si le pagan bien en el lugar, cómo es el jefe, si se siente explotada en esa clínica, si se va a cambiar a otro sitio (en este caso, por supuesto si a uno le gusta el servicio, inmediatamente le pide el pin del Blackberry para mantenerse en contacto y mudarse con ella (él) apenas se vaya de ese local).  En mi país, a pesar de que el protocolo terapéutico es similar al de aquí, uno se  entera con facilidad de la vida, obra y milagros de todos los pacientes de la sala de tratamiento: si tienen un uñero, si se cayó tomando fotografías, si llega solito al lugar, si lo lleva un familiar, si está afiliado a algún seguro, si pertenece a la farándula o a algún partido político. ¿La razón? Puede haber muchas pero se me ocurren dos. La primera es cultural. Los im-pacientes hablan en un tono tan alto que sin quererlo (¿!!!!?) todo el mundo se entera de su conversación tal cual como si fuésemos parte de una telenovela brasilera. La segunda es laboral. El terapeuta  debe atender a varios pacientes al mismo tiempo. Así que da las instrucciones “encima” de quien atiende mientras aplica una terapia y todos los demás seres vivientes que se encuentren en el lugar aprenden dónde es la afección del sujeto observado por el ojo experto,  y cómo se debería hacer la rehabilitación de la manera correcta.... Aprendizaje colectivo. ¿Ejemplo?  “Señora Núñez,  si usted, usted misma, no se haga la loca, no está haciendo el ejercicio como le dije, mueva ese pie ¡caramba!”, esto lo dice mientras le está haciendo una tracción de cuello al señor Pérez, y echándole un vistazo a la terapia de calor de la señora Martínez.  A veces en lugar de des-estresarse, uno termina más contracturado pues una sesión que debía durar unos cuarenta minutos se convierte en 80 debido a las múltiples actividades paralelas del experto en rehabilitarnos.  Lo digo con autoridad moral, me ha sucedido, no estoy inventando. 

Pero mi cuento es otro relacionado con mi actual rehabilitación. Acababa mi sesión de fisioterapia y estaba planificando llamar a un taxi para que me llevara de vuelta a casa. Antes de salir del consultorio volví a disfrazarme como la mujer Michelin (la versión femenina del hombre de los famosos neumáticos) para no pasar frío.  Llevaba tantas capas de ropa que no podía casi voltear el cuello, solo giraba sobre mi eje como el planeta Saturno, los anillos eran mis muletas. Me faltaban los guantes y el gorro que quedaron atrapados en el fondo de mi bolso. Mi integra atención estaba allí… en el recóndito interior de mi busaca. Se abrió el ascensor de par en par en la planta principal donde hay una farmacia.  Cuando levanté la cabeza vi a tres damas pegadas contra la pared con cara de shock, inmóviles.  Inmediatamente pensé que sus caras eran consecuencia del frío en la calle, debía estar muy baja la temperatura, estamos invierno por estos lares cercanos al Polo Norte. Cuando volteé 30° hacía el frente, en cámara lenta gracias a mi gruesa bufanda, vi a tres sujetos enmascarados.  Me llamó la atención la forma tan particular de usar el gorro invernal. Pensé “definitivamente el frío debe estar para pingüinos, a estos tres señores ni se les vea la cara”.  Me corrí unos centímetros hacia un ladito pues sentí apurados a los engorrados y no quería que me tropezaran.   Seguidamente moví la mirada otros 30° y vi a un señor de bata blanca con las manos suspendidas en el aire.  ¿Estaría haciendo ejercicios de calentamiento? Si hubiese sido en mi ciudad todas las claves me hubiesen llevado a pensar que se trataba de un asalto pero aquí nadie hablaba, era como en la fisioterapia, todo un silencio sepulcral. Mi inmediata reflexión fue que en mi país los pillos gritan, golpean, profanan, utilizan violencia parecida a las películas de acción, así que no podía ser nada de eso.  Mientras tanto en esos largos segundos yo estaba como estatua de las Tres Gracias, en el medio de mis muletas mientras seguía buscando los famosos guantes.  De repente percibí una mueca de una de las señoras pegadas a la pared, parecía estar señalando a los señores enmascarados.  Mmmm esto está raro, algo no está bien - pensé.  Como estaba en la puerta del ascensor me fui echando hacia atrás como quien no quiere la cosa, tipo turista gringa. Se abrió la puerta y entré de lado estilo cangrejo.  Toqué el primer botón que pude y apareció un vigilante que tenía toda la pinta de haber estado durmiendo una siesta.  Yo trataba de explicar que en la planta baja estaba sucediendo algo raro pero las palabras no me salían de la boca, y hacer señas con dos muletas no es fácil, se los aseguro.  El guardia no me entendía. Cuando bajamos el señor de la bata blanca había presionado el botón de pánico y la policía estaba entrando al edificio. Los tres enmascarados ya no estaban, eran asaltantes y yo sin imaginarlo estuve en el medio de todo el lío.  Definitivamente Dios sabe lo que hace… la vaina es que no explica.

¿Flores para el susto?

Rock Rose para el pánico que tenía a las señoras inmóviles contra la pared, las ayudará a recuperar la serenidad y poder actuar con valentía.

White Chestnut para mis discursos mentales en la búsqueda de los guantes que no me dejaban percatarme de lo que estaba sucediendo, me ayudará a estar en el presente.

Rescue Remedy para el señor de la bata blanca y los efectos post traumáticos de la crisis que vivió durante el silencioso asalto a mano armada.

Si esto hubiese sido en Caracas las damas hubiesen entrado en una crisis histérica (con razones de sobra!!), al señor de la bata blanca los cacos le hubiesen dado una tremenda paliza, y a mí me hubiesen llevado como rehén, pero con tanta ropa encima y muletas no hubiese cabido en el vehículo, me hubiesen dejado rodar colina abajo en caída libre hasta que encontrara mis guantes en el bolso.  Gracias Diosito por tus maneras milagrosas de actuar, por eso siempre digo que proteges a los inocentes, pero dame pistas mijito!!!!

13 de noviembre de 2011

Momentos de Epifanía


De niña, como hasta los 10 años, asocié la Epifanía con los Reyes Magos.  En mi familia siempre se le celebró el 6 de enero y por alguna razón asumí que ese era el sobrenombre cariñoso de la Virgen María. A lo mejor porque lo confundía con Estefanía. Bueh… también confundía Asunción con Circuncisión. Se me parecían todos.  Me hice mi propia hipótesis; como el 24 de diciembre se celebra la llegada del Niño, la Epifanía debía una fiesta que le hacían esos señores del lejano oriente a esta dama tan sufrida que tuvo que viajar tortuosamente en burro hasta Belén buscando cupo en todas las posadas para poder alumbrar al niño más importante de la historia. Algo así como la ruta que deben sortear las damas caraqueñas que necesitan ir a la Maternidad Concepción Palacios. Así que por inferencia deductiva tipo silogismo yo infantilmente establecí una ecuación: Epifanía- Reyes Magos- apodo para la súper madre. 

Más tarde en la vida entendí que la Epifanía no solo estaba relacionada con la adoración de sus Majestades Reales sino también con el bautizo y el primer milagro del hijo de Papá Dios. Aquí se fue por el suelo mi teoría infantil del apodo de la mamá superpoderosa. Posteriormente me cayó la locha / el veinte/ se me prendió el bombillo y entendí el significado de Epifanía a través de aplicaciones directas en mi vida personal.

La epifanía es una revelación que se da en nuestra vida, no a manera de milagro sino  a manera de consciencia. Es el momento en que nosotros nos damos cuenta de situaciones y estas obtienen su sentido en relación a nuestros propósitos, es lo que nos hace apreciar lo que vivimos de manera muy diferente. Estoy segura que todos mis lectores han tenido un buen número de ellas. 

¿A qué viene todo este discurso?  Muy simple. Quiero compartir mi más reciente momento de revelación.  Por motivos involuntarios he tenido que estar de reposo, una cuestión de malos pasos… literalmente hablando. Tengo un amigo que puede ser mi hijo por el tema de la edad y del afecto que siento por él, hasta mis hijos lo llamaron “Tío Juancho” en algún momento de sus vidas.  Él se ha dado a la tarea de suplirme con retos, que a veces asumo y que otras veces “toreo”.

Pues bien a mi querido Juan Carlos se le ocurrió que en estos días de reposo podía usar mi reservorio de información estructurada para hacer diseño instruccional como lo hice durante mis años de vida corporativa.  Me consiguió una cita virtual con un potencial contratista.  El señor me citó por Skype conociendo mi situación de movilidad precaria, pero yo, enchapada a la antigua, insistí que fuese personalmente por creer en el impacto de las primeras impresiones.  Llegar al lugar fue una proeza china pues con muletas y yesos no es muy fácil la cosa (¿Qué más impacto que ese?¿Qué estabas pensando Marielena?).  Me invitaron a pasar, pronto llegaría el coordinador. Primera señal de alarma: el joven señor era oriundo de la India, su inglés estaba marcado con un fuerte acento de por allá… le entendí con mucha dificultad, váyase a saber si realmente le entendí. La segunda señal que se encendió fue la edad… él también podría ser mi hijo.  No hay nada peor que supervisar gente de la edad dorada. Hay un tema implícito de respeto y conmiseración hacia los mayorcitos.  Luego inició un examen oral de todos los conceptos teóricos que debía conocer…pan comido, un punto para mí.  Inmediatamente comenzó a hablarme de sistemas multimedia y de administración del aprendizaje de última generación…. se me desorbitaron los ojos, se me mezcló el acento de la India con el desconocimiento total del tema. Yo me había quedado en la versión Beta. En ese momento escuché las trompetas de ángeles y arcángeles además del  fuerte trote de los camellos de los reyes magos. Tuve una epifanía, un momento de revelación… honesto, real, demoledor, es así...el asunto no es sólo la partitura sino la ejecución.  Estaba en el sitio correcto…pero 12 años más tarde.  El conocimiento es el mismo, más no las maneras de empleo.  Como decimos en Venezuela. Marielena ‘tas ponchada!!!

¿Flores para mi sentimiento de epifanía tecnológica?

Honeysuckle para salir de la vivencia del pasado y surfear la ola del presente tecnológico.  Me ayudará a entender las diferencias de los tiempos y espacios sin añoranza.

Walnut para hacer los tránsitos de la vida fluidamente, sin roces.

Star of Bethlehem para el impacto que me produjo conocer de las nuevas tendencias, me ayudará a recuperarme de mi analfabetismo en cuanto a información se refiere.

Inmediatamente me comuniqué con Juan para contarle sobre el momento epifánico. Estaba frente al espejo del presente, aquí no vale ni el Botox ni el Juvederm tampoco el ácido hialurónico.  Gracias a él me percaté que me quedé en el pasado, viviendo en aplicaciones ya arcaicas y obsoletas más allá del Windows 7.  Desde ahora comenzaré mis cuentos con “hace muchos terabytes… existía… bla bla bla bla”. Definitivamente tengo que actualizar mi curriculum vitae.

8 de noviembre de 2011

¿Corazones Apasionados?

Si, esos que motorizan alma y cuerpo cuando hay un ideal, esos que se agrandan como faja de spanx a pesar de que la estadística del destino indique poca o ninguna probabilidad de alcanzar meta alguna. 

Yo soy una de las que discurro sobre nuestro aprendizaje (¿femenino?) basado en las historias de fantasía. También a veces pienso que tenemos una programación particular en nuestra máquina de ilusiones esperando que se produzca un cuento similar al de cenicienta donde todo se da como zapato a la medida.  Sin embargo, reconozco que hay casos que me mueven el tapete y me dejan reflexionando sobre las posibilidades infinitas que ofrece la vida.  Hoy por ejemplo, tratando de convencer a la musa inspiradora para que me acompañara un rato en este reposo obligado, encontré tres sucesos cargados de mágico optimismo.

El primero de los casos es el de Ivian Lunasol Sarcos.  Ya sé, es del tema de belleza, los estereotipos. Venezuela vive de eso, ya el tema conforma parte de la idiosincrasia nacional…. las venezolanas no salimos desarregladas ni a la esquina no importa la edad. El verse glamorosas es el asunto sobre el cual gira cualquier conversación, bueh… aparte del Blackberry. Contamos hasta el momento con 6 Miss Universos, 6 Miss Mundos, 6 Miss Internacionales, el mayor número de cirujanos plásticos per cápita, cremas, tratamientos cosméticos y tipos de champú del globo terráqueo. Deberíamos ponernos a pensar cómo clonar a Osmel Sousa y cómo le podemos sacar provecho a éste nicho de negocio antes de que se nos acabe el petróleo a causa de otra alternativa energética más ecológica u otra predicción de Harold Camping, el señor mayor que no acierta ningún vaticinio. Pero volvamos al asunto que me motiva,  esta jovencita de 21 años ha luchado toda la vida contra la adversidad.  Desde los 9 años vivió con unas monjas en Guanare porque quedó huérfana de padre y madre,  casi se hizo novicia, trabajó como vendedora informal (buhonera en criollo) en el mercado del Cementerio y en El Valle de Caracas.  Siempre pensó que quería ser modelo… de convento, de pasarela, de lo que fuera.  Estaba clarita y luchó por lograrlo. Se empeñó con todas las fuerzas. Lo logró... tiene un corazón apasionado.

Mi segundo encuentro: Maickel Melamed.  Un joven señor de 36 años que nació con retraso motriz.  Tras 15 horas y 22 minutos hizo un recorrido de 42 Kilómetros en el maratón de Nueva York 2011.  Su lema es “nada es tan grande como para no intentarlo”. Esta carrera es tan solo uno de los maratones diarios que este joven ha recorrido durante su vida. Sobre todo si se toma en cuenta que vive en Venezuela, no en un país primer mundista donde puede haber todas las facilidades para una persona con necesidades especiales.  Su participación fue emblemática, y el cierre, cuando llegó, muy emotivo. Los corredores venezolanos asistentes lo esperaron en la meta y se colocaron sus respectivas medallas solo cuando él arribó muchas horas después. Esta era una carrera y un record diferente que cambió la percepción pública: lástima por admiración. Lo logró...tiene un corazón apasionado.

¿Mi tercero? Una joven norteamericana de 22 años que hace poco visitó esta ciudad, Bethany Hamilton.  Una surfista a quien un tiburón le arrancó un brazo completó y aún así siguió con sus entrenamientos, hizo trabajo social asistiendo a los más necesitados, ganó torneos internacionales de surf y no ha sido detenida por nada en lo que se refiere a ayudar a otros directamente o a través de su ejemplo.  Pudo quedarse sumida en el duelo de la pérdida, sin embargo siguió con entereza logrando los objetivos de la vida. Se dice que surfea sobre olas de almas.  Lo logró...tiene un corazón apasionado.

¿A qué vienen todos estos ejemplos? A veces la vida no es como queremos que sea, simplemente es como es.  Las cosas no siempre se dan como las imaginamos y las planeamos. Cambiar la perspectiva en la vida nos ayuda no solo a verla, escucharla y sentirla mejor sino a experimentarla de manera diferente. Nadie nos dijo que esta existencia iba a ser fácil pero les aseguro que si entretenida.  Si no hubiesen casos como los narrados no habría inspiración concreta para escritores famosos como Isabel Allende, García Márquez o Francisco Suniaga. Tampoco para la difunta Corín Tellado ni para los escritores de telenovelas latino americanas. Apuesto a que hay montones de historias de corazones apasionados que desconozco y que me harían vibrar de la emoción.

¿Flores para los corazones apasionados?

Oak si la lucha en la vida se hace por el sentido de responsabilidad a pesar del sufrimiento y cansancio que nos produce. Nos ayuda a entender nuestras necesidades personales.

Gorse si perdemos la esperanza en la lucha y tiramos la toalla, renunciamos.  Nos ayudará a recuperarla y seguir en el camino.

Gentian si nos frustramos y desilusionamos con los resultados que esperamos, nos ayudará a recuperar la fe y sortear los obstáculos que la vida a veces nos presenta.

¿La conexión particular entre Ivián, Maickel y Bethany? la resiliencia.  Esa capacidad de lucha a pesar de la adversidad que nos hace salir fortalecidos de situaciones adversas alcanzando un estado de excelencia personal. Ahora entiendo las miradas al cielo y persignándose de la nueva Miss Mundo….se estaba conectando con lo que cree. Si mi abuelita hubiese estado viva me diría: eso se llama entereza mijita, entereza. ¿Dónde la venderán para comprarme unas capsulitas?

23 de octubre de 2011

Salvemos a las mujeres, campaña brasileña

A continuación un texto escrito por Verisimo que apoya, sin quererlo y desde el punto de vista masculino, algunas de las premisas de información que expongo en mi libro: Antimanual, bienvenida a tu mundo real. Comparto con ustedes el texto del mencionado autor Brasileño.

"El irrespeto por la naturaleza ha afectado la supervivencia de varios seres, y entre los más amenazados está la hembra de la especie humana.

Tengo apenas un ejemplar en casa, que mantengo con mucho cuidado y dedicación, pero en verdad creo que es ella la que me mantiene. Por lo tanto, por una cuestión de auto-supervivencia, lanzo la campaña “Salvemos a las mujeres”.

Tomen de acá mis pocos conocimientos sobre la fisiología de la feminidad, con el fin de que preservemos los preciosos ejemplares que todavía quedan:

1. Hábitat:
La mujer no puede vivir en cautiverio. Si está enjaulada, huirá o morirá por dentro. No hay cadenas que las aten y las que se someten a la jaula pierden su DNA. Usted jamás tendrá la posesión sobre una mujer; lo que la va a atar a usted es una línea frágil que necesita ser reforzada diariamente.

2. Alimentación correcta:
Nadie vive de la brisa. Mujer vive de cariño. Déselo en abundancia. Es cosa de hombre, y si ella no lo recibe de usted, lo buscará en otro. Besos matinales y un “yo te amo” al desayuno las mantienen bellas y radiantes durante todo el día. Un abrazo diario es como el agua para los helechos. No la deje deshidratarse. Por lo menos una vez al mes es necesario, si no obligatorio, servirle un plato especial.

3. Flores:
También hacen parte del menú. Mujer que no recibe flores se marchita rápidamente y adquiere rasgos masculinos como la brusquedad y el trato áspero.

4. Respete la naturaleza:
¿No soporta la TPM (tensión pre-menstrual)? Cásese con un hombre. Las mujeres menstrúan, lloran por cualquier cosa, les gusta hablar de cómo les fue en el día, sobre la relación. Si quiere vivir con una mujer, prepárese para eso. 

5. No restrinja su vanidad:
Es propio de la mujer hidratar el cabello, pintarse las uñas, colocarse labial, estar todo un día en el salón de belleza, coleccionar aretes, comprarse muchos zapatos, pasar horas escogiendo ropas en un centro comercial. Comprenda todo esto y…. apóyela.

6. El cerebro femenino no es un mito:
Por inseguridad, la mayoría de los hombres prefiere no creer en la existencia del cerebro femenino. Por ello, buscan aquellas que fingen no tenerlo (y algunas realmente lo jubilaron). Entonces, aguante: mujer sin cerebro no es mujer, sino un simple objeto decorativo. Si usted está cansado de coleccionar estatuillas, intente relacionarse con una mujer. Algunas le mostrarán que tienen más materia gris que usted. No les huya, aprenda con ellas y crezca. Y no se preocupe; al contrario de lo que ocurre con los hombres, la inteligencia no funciona como repelente para las mujeres.  

7. No haga sombra sobre ella...
Si usted quiere ser un gran hombre tenga una mujer a su lado, nunca atrás. De esa forma, cuando ella brille, usted se bronceará. Sin embargo, si ella está atrás, usted llevará una patada en el trasero.

8. Acepte:
Mujeres también tienen luz propia y no dependen de nosotros para brillar. El hombre sabio alimenta los potenciales de su compañera y los utiliza para motivar los propios. Él sabe que, preservando y cultivando la mujer, él estará salvándose a sí mismo.

Caballero, si usted piensa que la mujer es demasiado costosa, piense: ¡Sólo tiene mujer quien puede aguantarla!"

Escrito por Luis Fernando Veríssimo, escritor brasileño (Porto Alegre, Rio Grande do Sul, 26 de Septiembre de 1936)

Mi libro puedes conseguirlo en México en grandes cadenas de librerías y en Venezuela en Pangea, Los Palos Grandes Caracas

19 de octubre de 2011

Sobre el BIEP en Latino América

El Programa Internacional de Educación Bach (BIEP) se dicta en varios países de habla hispana con instructores capacitados y autorizados para tal fin.  Este programa educativo es propiedad de Nelsons y sus cursos son avalados y autorizados directamente por el Bach Centre de Inglaterra. La estructura del programa trabaja con el enfoque simple, sencillo y original del Dr. Edward Bach. Para tener más información sobre los cursos y fechas pueden visitar la página www.bachcentre.comLos  instructores autorizados pueden dictar cursos conjuntamente con la distribución comercial o independientemente por su cuenta.   

A continuación los países latino americanos y sus correspondientes instructores.
Países donde se dicta el BIEP: México, Guatemala, El Salvador, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil.  Próximamente se va a dictar en Panamá y Costa Rica.
Los instructores autorizados para dictar y organizar cursos son:

México: Alma García, María Eugenia Nadurille, Myriam Morales, María Concepción de Villarreal y Daniel Villarreal. 
Guatemala y El Salvador: Louise Rothwell.
Perú: Thierry Polesse, Odette Velez y Alicia Fernández-Maldonado.
Argentina: Claudia Belou, Dorana Carrera Ortíz y Gustavo Massieri.
Venezuela: América Irazábal, Linda Molina, Elizabeth Garet y esta servidora Marielena Núñez
Brasil: los cursos se dictan en portugués.  Existe una plantilla completa de instructores en ese país coordinados por Carmen Monari. 

Los instructores de Argentina, Guatemala y Perú se mueven a países cercanos a dictar los cursos oficiales. Como fue mencionado, todos los entrenadores del BIEP tienen la capacidad de organizar sus cursos independientemente así como trabajar con el distribuidor comercial en los países mencionados.
Próximamente habrá formación de instructores para Argentina, Colombia y Chile para el Nivel 1 del BIEP de manera de satisfacer las necesidades de los países de la región. 


La foto fue tomada al finalizar Nivel 1 en Caracas, Julio 2010.

16 de octubre de 2011

Preludio a Halloween

Esta semana fue el día de Acción de Gracias en Canadá y nuestros amigos Otero Stöhr nos invitaron a mi hija y a mí a compartir con ellos la gloriosa receta de pavo de María Elena (no yo, mi nombre se parece pero no es igual, yo soy Marielena). Todo estaba delicioso, la dueña de casa se lució en toda la magnitud de la expresión. Por supuesto el tema de la confusión mamográfica salió al tapete. ¿Cómo podía pasar una cosa tan absurda? ¿A cuántas personas en el globo terráqueo les puede pasar eso estadísticamente hablando? ¿Una en un millón? Juan Carlos y mi hija se reían, decían que no me podían dejar sola de ahora en adelante. Iban a grabar una cinta de voz con mis datos, pelos y señales de manera de que no confundieran los tratamientos, me la iban a guindar al cuello como elemento de reconocimiento. Sin dilación recordé a mi tío Héctor, en paz descanse, quien decía que mis cuentos eran de comiquitas. Yo pienso que a todo el mundo le pasan estas cosas pero yo tengo la osadía de comentarlas y hacer tranquilamente el ridículo, a estas edades eso no importa tanto. Debe ser por ese tipo de historias que mi querido Juan Carlos se refiere a este blog como autobiográfico ¿verdad Juan?

La secungénita debió quedarse impresionada subconscientemente con mi crónica por lo que voy a contarles seguidamente. Aquí en este país las personas por regla se hacen una revisión anual de salud. Hay que hacerse unas pruebas de sangre conjuntamente con otros exámenes dependiendo de la edad y sexo de los pacientes los cuales son revisados por el médico de familia (¿en cinco minutos?). A mi hija le tocaba por estos días. Para pedir la cita y requerir las pruebas hay que utilizar formas no humanas….sistemas electrónicos de voz y de data (léase teléfono e internet). No había sistema, al parecer lo de Blackberry no fue solo Blackberry. Ella me pidió, a su propio riesgo, que yo le hiciera la cita y solicitara los estudios. Lo hice tal cual, con precisión meridiana.

Llegó el día de la prueba y fue al laboratorio. Según ella todo iba normal, ya a su edad se ha hecho innumerables de estos despistajes. Había cuatro tubos de ensayo que llenarían con su rojo líquido vital. Tres eran tamaño estándar y uno era particularmente extraño. De acuerdo a ella, este era grueso- de punta aguda-afilado….. parecía una estaca. Terminaron de sacar los tres primeros y la enfermera sin explicación y con ese tubazo en mano le pidió que la siguiera. La llevó a un cuarto solitario donde había una mesita, una caja gris y una camilla. Ella mientras caminaba pensaba que probablemente se trataba de un examen especial de sangre. La enfermera, que debía ser prima hermana de la que me atendió a mí por la desbordante simpatía que compartían como rasgo de personalidad, le dio una mini bata. Mi hija se dijo mmmm como la del cuento de mi madre. Comenzó a recordar mi descripción mamográfica ¿pero qué tendría que ver el tubo de ensayo tipo vampiro en todo esto? Se decía a sí misma.

Estaba tan asustada que no podía leer las instrucciones que le habían dicho que leyera de un afiche en la pared. Se acostó boca abajo y con la batica al revés. Por supuesto la enfermera pensó que la joven tenía déficit de atención o alguna deficiencia de aprendizaje. Gentilmente le dio las instrucciones de manera verbal, para que no hubiese más errores supongo yo. Ya bien acomodada en la camilla comenzaron con el procedimiento. Inicialmente demarcaron la zona donde clavarían la estaca, de acuerdo a la secungénita. Primero las muñecas y luego los tobillos, la pobre pensaba “Esto nunca me lo hicieron en Venezuela”. Luego comenzaron a medir distancias del cuello al pecho y del pecho al cuello tratando de llegar al área demarcada….el plexosolar. Aquí comenzó a ponerse más nerviosa todavía y no tenía acceso a su botellita de Rescue Remedy. Se preguntaba ¿Sería el método de Drácula? Pero es de día, los bichos esos atacan de noche. De acuerdo a ella (yo no estaba presente), la enfermera perdía la cuenta que hacía para medir la distancia del cuello al corazón a cada rato lo que hacía que la repitiera una y otra vez. Esto ponía más ansiosa a mi hija, quería salir corriendo del sitio. La dama de blanco sacó entonces un montón de cables y se los conectó al cuerpo. ¡Ay mamá! Mi hija se preguntaba repetidamente qué tipo de examen sería ese, en qué minuto le clavarían el tubazo de vidrio para extraer la sangre. La enfermera le pedía que se relajara pero ella no podía, respiraba corta y nerviosamente. Decidió cerrar los ojos y comenzar una meditación zen y…. zúas!!! Se escuchó una voz “Listo, culminamos” Ella preguntó ¿y la aguja? La señora le respondió “¿Qué aguja mijita? Esto era un electrocardiograma”. Fin de la historia. Por extrapolación, mi secungénita nunca se imagino que en un laboratorio de bioanálisis le harían una prueba como esa.

¿Flores para el preludio a Halloween?

Rescue Remedy para balancear las emociones desbordadas por la crisis emergente. Ayudará a conseguir foco y tranquilidad aún en momentos difíciles.

Cherry Plum para el temor descontrolado que nos lleva a pensar cosas locas como salir corriendo en mini bata por los pasillos de un hospital. Nos ayuda a recuperar el control.

Rock Rose para el terror ó pánico paralizante que no nos deja actuar y nos “petrifica” en el sitio. Nos ayudará a tener valentía serena.

Aspen para los temores ansiosos a lo desconocido, algo así como la reencarnación de Drácula en la enfermera. Baja los estados de ansiedad por lo desconocido

Por lo visto la imaginación fértil corre genéticamente en la familia.¿Qué tiene que ver la mamografía con este relato? Elemental mi querido Watson.... la mini bata. ¿Y lo de Halloween? es la semana que viene, a lo mejor mi hija está pensando en celebrarlo.  Caso cerrado. De vuelta a la normalidad.
Imagen cortesía de internet

10 de octubre de 2011

A petición de los lectores... El encuentro de dos mundos


Hasta hace recientes décadas aprendimos que Cristóbal Colón había descubierto a América y por supuesto a Venezuela, ahora conmemoramos el encuentro de dos mundos. Cuando estaba en primaria, celebrábamos el día de La Raza (ya no se llama así) con carteleras escolares, eventos alusivos al descubrimiento, y, por supuesto, un día libre si caía dentro de la semana escolar. A mí me encantaba darle rienda suelta a la imaginación sobre este tema.

En las clases de historia de América siempre me preguntaba por qué un italiano y no un español había recibido los favores de la reina Isabel La Católica de España. Ahora de adulta lo entiendo.  Sin afán de agraviar a nadie, no hay nada más desgastador que un italiano con un proyecto, son como el conejito de Energizer, ¡perseverantes!! Por eso es que han sacado adelante a muchos países con su esfuerzo. Esa cualidad, mezcla de insistencia y tenacidad, le brindó frutos al famoso navegante.  

Rememorando la historia a mi manera, Colón ya había estado en la cuna de los navegantes, Portugal, y allí no le habían hecho caso. Así que se fue a España a probar su suerte y ver si la Corona le patrocinaba su idea. Comenzaron las conversaciones con su Majestad Isabel La Católica, porque el Rey se negó rotundamente a atender al marino ese (despectivamente). El monarca explicó que no había nada más peligroso que un tonto con una idea.  A mi parecer, pudo más la maña que la fuerza de Cristóbal con la pobre Isabel quien probablemente para sacárselo de encima le dijo: “Si mijito, si, deja el fastidio; agarra esta tiara engastada con piedras preciosas, toma estas cuantas joyas y vete a explorar bien lejos. ¿Me escuchaste? Muy, muy, muy lejos.  Eso sí, rindes ese dinero bastante. No es que te me vas a aparecer aquí diciendo que no alcanzó, porque Fernando se va a molestar conmigo y no quiero problemas ¿entendiste? Ya tenemos bastantes líos con los de la Corona”.


Así fue que el pana Cristóbal llegó a estas tierras americanas buscando a Las Indias Occidentales. Él quería traer una tripulación de primera clase: gente con doctorados, maestrías, diplomados, graduados en universidades de primera, pero Isabel como mujer avispada que era le proporcionó otro tipo de tripulación. Ella decidió limpiar su casa… agarró el malandraje que estaba recluido en las prisiones del sur de España y los metió en la Pinta, La Niña y la Santa María. Yo creo que ella cándidamente auguró que como Colón creía en “esa loca noción” de la redondez de la Tierra, todos se iban a caer con naves y aparatajes por el precipicio del horizonte (abaaaaaajo) ya que la Tierra era realmente plana según los estudiosos de la época.


Por supuesto Cristóbal después que zarpó con aquel equipazo de gente (por lo de la calidad, me refiero), todos mansitos, buena gente, tranquilos, bien hablados, incapaces de alterarse, le pedía a Papá Dios que no se hubiese equivocado en sus proyecciones de la redondez del planeta ya que eran altas las probabilidades de que hicieran un sancocho con él. Después de varios días con sus correspondientes laaaaargas noches, y un afilado cuchillo en su cuello, se escuchó a Rodrigo de Triana gritando “tierra a la vista”. El pobre  estaba montado en un mástil, buscando serenidad porque sufría de mareos.   Colón salvó su pellejo, al pobre Rodri nadie le hizo reconocimientos, la tripulación se lanzó al terreno firme y lo demás es historia.


¿Qué pasó con Isabel? Bueno, yo siempre he dicho que Dios protege a sus criaturas aunque nos quejemos. Cristóbal, después que exploró, tomó fotos con su cámara digital reflex, subió videos en YouTube, y colocó todo en Facebook. El BlackBerry no tenía señal porque el roaming para estas zonas era muy costoso, y las joyas no le habían alcanzado para contratar el servicio telefónico de voz y data. Los portugueses y sus paisanos italianos por supuesto se enteraron retorciéndose de la frustrachera (frustración con rabia), también su majestad Fernando de Aragón quedó atónito. Sin embargo no le dijeron ni ñe sobre el descubrimiento a Isa, además como se imaginaban que ella no era buena con la tecnología….no se iba a enterar (¡ujum!).  Las molestias de esos señores eran distintas. Los potenciales patrocinantes del viaje, quienes no le hicieron caso al genovés, estaban molestos porque habían perdido la posibilidad de hacerse fácilmente de unos dolaritos sin pasar por CADIVI.  Fernando, en cambio, estaba molesto porque sabía que ahora Isabel se iba a enchufar con la frase “yo te lo dije, yo te lo dije, pero tú a mi no me haces caso”.


¿Qué creen que hizo Cristóforo? Pues medio arregló las naves como pudo, dejó al gentío en las nuevas poblaciones de La Conquista y zarpó rumbo a la Madre Patria cargado de regalos para la Reina quien había siempre creído en él. Ella, la avispada, feliz con los obsequios….chocolate 70% puro de Paria y Curiepe, perlas de Margarita y Cubagua, oro del Callao, diamantes del macizo Guayanés, tequeños de la Casa Mar y unos golfeados de la Encrucijada. Cuando se reunieron los tres a celebrar el descubrimiento, Isabel se volteó y le dijo a Fernando: “Te fijas Fer, es que tu nunca me haces caso gordo!". El rey solo miró al cielo pensando “lo que me espera Dios mío, lo que me espera!”.


¿Flores para El Navegante Genovés?


Vervain para manejar su ímpetu de manera de convencer sin avasallar a sus potenciales socios de negocios.


Clematis para su fantaseo constante, de manera de darle ingeniería a sus sueños y ser más preciso en los proyectos.


Gorse para la falta de esperanza después de tantos días en alta mar con el cuchillo y las amenazas al cuello, para seguir en la lucha sin tirar la toalla.


Dicen las malas lenguas que Colón se casó con una venezolana y después de descubrir el continente americano no pudo seguir con sus exploraciones. La señora en cuestión le reclamaba todo el tiempo que no la quería pues se lo pasaba de viaje, sospechaba de la bondad de la reina (pensaba que tenían un trompo enrollado), no le creía que en los barcos solo había hombres, protestaba que por estar viajando nunca compartía con la familia, le reclamaba que tantas joyas y tantos tesoros y ni siquiera podían cambiar la decoración del hogar, le hackeaba el correo electrónico para saber si había otra merodeando. Le decía que se arrepentía de haberle regalado para su aniversario de bodas la novela Una Ola tras Otra de Eli Bravo, pues se había inspirado demasiado con lo del encuentro de la intimidad en la soledad. Colón se murió de agobio, prefería las tripulaciones insubordinadas a la intensidad abrumadora de su esposa.


Nota de la autora:

  • Esta es una versión libre del suceso, la verdadera historia se la dejo a los sabios historiadores, esos si saben de los detalles.
  • Se dice que Isabel fue la pionera de la liberación femenina y obligó  a Fernando después del descubrimiento a cambiar sus datos  personales en el padrón electoral;  pasó de ser de Aragón a de Castilla.
  • Todavía no se sabe a ciencia cierta cómo murió el navegante, pero en Venezuela se ha estado haciendo estudios sobre los restos de Bolívar...por si acaso.
  • La imagen, tomada de internet, es una aproximación gráfica realizada por Rodrigo de Triana.  Se le acabo la batería a la cámara digital y tuvo que resolver dibujando de manera de dejar una idea de lo sucedido para las generaciones posteriores.