16 de mayo de 2011

La Nube

Las monjitas y maestras que cuidaban mi hora de recreo cuando yo estaba en primaria nunca se imaginaron que estaban prediciendo el futuro….la nube!! Prácticamente hicieron una de las de Julian Assange y sus Wikileaks… soltaron un asunto estratégico que afectaría a todo el mundo. Cuando estaba niñita y jugaba al avión, dibujado en el cemento del patio de mi escuela (una versión de rayuela o pisé), la Hermana Concepción siempre me decía que yo me lo pasaba en la nube. Realmente si, me la pasaba en la estratósfera, vivía siempre fantaseando sobre lo que me gustaría ser o hacer en mi mañana.

¿A qué viene lo de la nube? Al futuro que ya no es futuro sino presente. A ese asunto que solo veíamos en las películas de ciencia ficción en el cine. Que conste que yo nunca fui amante de ese género porque me sentía estresadísima luego de verlas. Ese agite, correderas, fines de mundo, colapsos, explosiones del planeta, excesos futurísticos sin interacciones humanas, me dejaban temblorosa y terminaba durmiendo con las luces encendidas por un mes como mínimo. Sin embargo, mis querubines excelentes exponentes de la Generación Y (1980-2000), según el filósofo colombiano Andrés López, son apasionados por todo lo que implique futuro siendo la tecnología su máxima expresión.

Me he enterado fortuitamente que prontísimo no vamos a necesitar más disco duro en nuestras computadoras u ordenadores como las llaman en la Madre Patria. Todo lo que guardábamos y archivábamos en esos cerebros minúsculos va a ser cosa del pasado. Muy pronto, para no decir ya, la informática desmaterializada (esto de la desmaterialización es la nube, no la de mi avioncito en el piso, ni las de allá arriba en el cielo) nos permitirá colgar todos nuestros archivos en el aire, en lo inmaterial de la red. Ojo, ya veníamos haciendo mucho de esto con Facebook y todas las redes sociales de creación colectiva, pero ahora va a profundizarse, a radicalizarse (suena a eslogan revolucionario!!!). Va a ser como en los Súper Sónicos aquellos dibujos animados de mi infancia. ¿Se imaginan? cocina, medicina, carros, viajes, banca…. todos inteligentes y yo no tanto. Lo que hagamos estará ubicado en un gran receptáculo (¿cómo será eso?), compartido, a la vista de todos, como ropa guindada al sol, cero secretos. A mí que me costó entender lo de la súper autopista del espacio y su navegación. Ahora cuando ya por fin había aprendido la respuesta…… me cambiaron la pregunta.

Flores para la nube?

Chestnut Bud para desaprender lo de mi disco duro y aprender lo nuevo de la nube.

Honeysuckle para entender el pasado y moverme hacia mi nuevo futuro, pasaré de la posición de Vilma Pica Piedra a la de Ultra Sónico.

Gentian para mi frustración frente al nuevo obstáculo tecnológico, me ayudará a recuperar el optimismo.

Definitivamente hay que transitar el obligado camino digital, todo irá modernizándose. Ya me veo en una nave espacial, vestida de plateado, con casco y botas (¿qué talla es ese traje? ¿12? No puede ser…. yo siempre he sido 8, ujum!!) Ya hay 2000 millones de usuarios de internet en el mundo y de ellos, 200 millones son latinoamericanos. No me puedo imaginar a Eva en los jardines del Edén, pidiéndole el pin a Adán….al BlackBerry me refiero.


1 comentario:

  1. Hola, que tal todo, sabes muy bueno y creeme luego de ver el video corri a tomar clematies, para volver a nuestra realidad.(yo quiero una cuarto como ese)

    Damelys.

    ResponderEliminar