2 de mayo de 2011

Un descansito porfis!!



No hay una página de internet que abra, un periódico que lea, un noticiero de televisión que vea, una conversación que escuche que no toque el tema de la boda real. Creí que iba a ser solamente en el preámbulo de la esperada ceremonia, pero no, ya pasó y todavía siguen los comentarios. No exclusivamente las páginas de farándula, hasta personalidades muy serias (analistas políticos, petroleros, chefs, entre muchos otros) dan diariamente sus percepciones sobre el tema. Si no es el vestido de la novia son las joyas, sino es el atuendo amarillo de la Reina es la solapa de David Beckham, sino es que el príncipe se está quedando calvo tan joven y no ha visto los comerciales de Hervamatin. Es inútil ignorarlos porque me persiguen por todos lados. Todo el mundo fue tocado por el efecto Revista Hola.

Indiscutiblemente a las damas (¿también los caballeros?) nos gustan los cuentos de hadas y este no era una excepción; Disney nos programó desde chiquitas (ujum, el imperio contra ataca…otra vez!!). Esta historia contaba con todos los ingredientes mágicos: una joven normal y corriente que se viste bonito (esta vez de cabello oscuro), un príncipe ataviado de cascanueces y con cara de buena nota, carrozas tipo cenicienta pero sin los ratones, castillos de época modernizados, dos pasteles de bodas de varios pisos totalmente bajos en calorías, cortejo nupcial con muchachitos quietecitos (igualitos que los venezolanos), padrinos de honor (Pippa y Harry) que lucían como modelos de pasarela, sombreros horrendos en cantidades industriales y montones de gente apilonadas detrás de una reja esperando el beso de los novios. No había huelguistas ni protestas contra la monarquía que aguaran la fiesta. El Big Ben estaba dando la hora como siempre y la gente disfrutando afablemente, absolutamente predecible.

Me parece genial que TODO el globo terráqueo haya tenido un poquito de distracción después del tsunami, de los reactores nucleares, de las lluvias reactivas, de los eventos en el medio oriente, de los ataques a Libia, de las interminablemente diarias cadenas en Tierra de Gracia y de los chistes de Alicia Machado. Era justo lo que necesitábamos para variar. Pero ya, plis (please en venezolano, por si acaso). Imagínense como sería la cosa que nadie se dio cuenta con el festín televisivo y fotográfico que uno de los héroes más populares de la Legión de La Justicia, Superman, estaba contemplando cambiar de nacionalidad. Si, como lo leen, el pana Superman. ¿Quién nos los iba a decir? ¿Será que no le gusta Obama o que está molesto porque hasta la Beatificación del Papa tuvo más rating que él?

Flores para el descansito?

Walnut para que la influencia de los medios no me atormente y pueda seguir en mis cosas sin cambiar el camino establecido.

Beech para incrementar mi tolerancia a otros puntos de vista y pasar más sutilmente mis mensajes.

Clematis para darle estructura a mis sueños y hacerlos más concretos, ¿habrá algún príncipe disponible en mi rango de edad?

Acabo de abrir el periódico digital y cuál es la noticia? Que el Príncipe Guillermo se va a trabajar a las Malvinas por cuatro meses y no se lleva a la pobre Catalina, ajá y entonces?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario