26 de junio de 2011

Notas Presidenciales: Do-Re-Mi-Fa-Sol-La-Si

Ojalá que el presidente se mejore pronto, que El Chigüire Bipolar acierte todas las predicciones en torno a la salud del mandatario, que Patricia Poleo por fin atine un vaticinio periodístico y que Alicia Machado no vaya a hacer un comentario desatinado por Twitter del cual se vaya a burlar la gente.  Aclaro que yo no le deseo mal a nadie, mis convicciones no me apoyan para hacer algo como eso.   

La razón de mi deseo es muy simple. Un grupo de compatriotas vecinos de esos que profesan la misma religión del presi me tienen atormentada con sus cánticos.  Ya llevamos tres días de cantadera ininteligible en altos decibeles que comienza en la mañanita y culmina bien entrada la noche (golpe de 12 y con micrófono).  No es que yo tenga nada contra eso, no señor!! Yo creo en la libertad de cultos y de expresión, por eso abogo por los derechos democráticos.  Pero ésto es como una sesión interminable de karaoke africano.  De acuerdo con mis conocimientos Biocognitivos, nuestro cerebro necesita reconocer para estar tranquilo y saberse seguro, incluyendo en ese reconocimiento los registros melódicos.  Tal vez si fuese una musiquita conocida de corte occidentaloide (Rock, Bachata, hip hop, no importa el estilo), mi centro de pensamiento se aquietaría.  Pero estos aullidos que parecen dolores de parto y cantos tribales me hacen mover en sensaciones similares a trapecista de circo.  Paso de estar sensorialmente  en el medio de una escena del Rey León, con la estampida de animales incluida  que se llevan a todo por delante, a sentirme en medio de una comuna de felinos degustando a un pobre venadito al mejor estilo documental de Animal Planet . 

¿Qué dónde vivo? donde he vivido siempre, en una colina de la Seductora.  No me he mudado, los que se vinieron para estos lados son los cantantes estos, los mismos que serenateaban los desenterrados huesitos de Bolívar hace unos meses. ¿Será que están tratando de revertir un hechizo?

Flores para mi hastío?

Olive para el cansancio que me ha producido el estar escuchando estos arpegios en forma de letanías, me ayudará a recuperarme mentalmente.
Aspen para el miedo a lo desconocido en relación a los resultados de las predicciones de los que nunca pegan una, incluyendo a Walter Mercado y a Adriana Azzis.

Para mis lectores de otras latitudes que pueden creer que escribí criptográficamente (en clave de Sol y de Fa) debo explicar que lo que pasa es que se nos perdió el presidente de la república.  No aparece.  Dadas las circunstancias se han tejido a ganchillo y a dos agujas montones de leyendas urbanas sobre el paradero del señor.  Por eso es la rezadera y la cantadera de muchos, a favor y en contra. El destino de todo un país paralizado por un absceso (¿o exceso?).  Cosas de este tipo de política, para no caer en detalles. 

Foto cortesía de Google

25 de junio de 2011

Como en cuento de hadas

Cuando era niña me encantaban los cuentos, tanto leerlos como escucharlos.  Luego vinieron las películas de Disney que los recreaba en todo su esplendor.  Mi parte favorita era siempre el final feliz, justamente el pedacito antes del colorín colorado.   Muchas veces ese momento era sellado por  un beso que marcaría la felicidad para siempre. Por supuesto no soy yo sola en ese gusto literario específico.  Muchas mujeres luego de  leer esos cuentos quedamos programadas para toda la vida; siempre tenemos en nuestro chip o sim card el archivo permanente llamado ideal perfecto.  En esa carpeta de almacenamiento cerebral está alojado todo aquello que aspiramos y que solo se puede dar en nuestra fantasía. Por ejemplo, el prototipo de la pareja ideal, el trabajo fantástico que queremos tener, el billete de lotería que nos vamos a ganar, la familia en la cual queremos estar, los perfectos hijos que aspiramos, en fin todo aquello contra lo cual comparamos nuestra realidad cotidiana y lo que nos puede hacer realmente infelices.

Básicamente tenemos un modelo en nuestra cabeza que no se parece al cuerpito o cuerpitos de carne y huesos que conviven con nosotros. Nos gustaría tener unos muchachitos como los hijos de esa gente que aparece en la revista Hola, que no se mueven cuando les toman las fotos y que siempre salen limpiecitos, peinaditos y arregladitos. Nosotros a los nuestros tenemos que envolverlos en envoplast (el plástico transparente para los alimentos) de manera que no se ensucien antes de llegar a la piñata en tan solo 20 minutos.  También esperamos que nuestra pareja sea como los doctores de Grace’s Anatomy: Dr. Mc Dreamy and Dr. Mc Steamy, unos súper galanes cuando nuestra realidad es otra…. seleccionada por nosotras mismas.  Esto vale para los caballeros también.  Sueñan con una conejita de Playboy y se relacionan con muchachas normales y corrientes pertenecientes a la Cofradía de la Virgen del Carmen (algunas con sus toquecitos cosméticos de silicona para subirse la auto-estima).

Lo que quiero decir con esto es que Blanca Nieves, la Bella Durmiente, Cenicienta, La Bella (la novia de la Bestia), Pocahontas, Jazmín (de Aladino), Mulan,  Ariel La Sirenita, Piel de Asno, entre muchas divas,  solo viven allí en el país de la fantasía donde un beso es más importante que pasar una materia en la universidad, o que pagar el mercado, o que no saber cómo llegar al trabajo en las caóticas mañanas del trafico capitalino o que aguantarse a una pareja malgeniosa que llega cansada de la oficina.  Ellas no tienen que lavar calzoncillos, preparar comida todos los días, experimentar tensión pre-menstrual, o tener un día con el feo alborotado.

¿A qué viene todo esto? Simplemente  a que entré en un simposio mental de los míos  luego de leer una noticia sobre un beso de salvación.  Resulta que un joven asiático de 16 años, de país no identificado pues no tengo oído entrenado para entender el acento (aunque tengo la leve sospecha que puede ser chino)  se iba a suicidar.  Una joven transeúnte de edad no determinada pasaba por la zona y vio el despelote que estaba armado. Los bomberos estaban tratando de convencer al chico para que desistiera de lanzarse al vacío.  Ella, típica representante del sexo femenino con imaginación fértil y pilas puestas, habló con las autoridades y los convenció que era la novia del potencial suicida.  Por supuesto que la dejaron subir a hablar con el joven.  La chica cruzó unos tres ideogramas (expresión mínima del habla con sentido propio, soy lingüista de profesión!!), se le abalanzó encima y lo inmovilizó con un súper beso.  ¿A quién se le puede ocurrir algo así?  Solo a una fémina que ha leído cuentos orientales y occidentales que contengan finales felices.

Flores para el cuento?

Star of Bethlehem para el joven que quedó en shock después del beso y así pudo ser rescatado por el cuerpo de bomberos.

Clematis para la joven que estaba siguiendo el protocolo de La Cenicienta a ver si ese era su príncipe azul.

Walnut para la joven por las influencias de los cuentos en su vida para que pueda hacerse impermeable y vivir su realidad.

Luego de la entrevista, en ese idioma que desconozco, la muchacha con cara de “aquí no pasó nada” se mostró sin una pizca de pasión ni emoción, narrando cómo fue que se le ocurrió el asunto.  Mi inferencia es que el joven no pasó la prueba de la selección imperial pero fue salvado en nombre del amor ideal. Dice mi Wikileaks criollo que están buscando a está joven como negociadora para conflictos en varios gobiernos de la región.   Colorín colorado, esté cuento se ha acabado.

Foto tomada de internet, video cortesía de You Tube

24 de junio de 2011

Champús Caleño

 
En mi reciente visita a Cali pude experimentar la influencia del día más largo y cálido del año en esa ciudad. Llegué al aeropuerto y estaba un taxista del hotel esperándome para llevarme a mi hospedaje.  El señor hablaba más que radio sin botón de off, no paraba.  En el carro no podía usar mi truco del avión de hacerme la dormida por riesgo de ser trasladada a cualquier otro paradero.  Bueno, realmente esa es la paranoia de cualquier venezolano que viaja, trasladamos nuestras vivencias cotidianas a cualquier lugar que visitamos.   El hecho cierto es que el señor me habló de la situación política-económica de mi país como experto de CNN. Yo “inteligentemente” para romper con el tema, pues es suficiente vivirlo, tuve una brillante idea…. preguntarle si hacía tours de la ciudad.

El señor se tomó mi pregunta a pecho .  Me dijo que con gusto me daría una vueltica de tres horas por la ciudad por un módico precio (ujum!!).  Hice lo que tenía que resolver antes de mi periplo turístico.  El señor Javier estaba esperándome en la puerta del hotel para comenzar la aventura tal como había sido acordado (¿qué estaba yo pensando?).  Efectivamente recorrió en su taxi los ejes de la ciudad los cuales me hicieron recordar a la seductora (Caracas) por ser un valle.  Después de dar más vueltas que carrusel en feria, el señor en gesto de amabilidad compró un “champús” (si, singular pero con s al final) para que yo me deleitara, una exquisitez Caleña.   Yo, por cortesía elemental, lo acepté.  Era una bebida de maíz fermentada con fruta.  Cuando vi el brebaje inmediatamente retrocedí a mi infancia en las celebraciones del día de Reyes. Mi familia materna, por ser originaria de los Andes Venezolanos,  bebía un néctar similar llamado chicha andina de la cual nunca pasaba más de un trago pues era una especie de licuado espeso de Alka Seltzer. Cuando bebía, la sentía salirse de mi cuerpo por los oídos, reproduciéndose  espontáneamente dentro de mi ser en forma de una espuma incontenible tipo ectoplasma (descripción que sirve para explicar que no me gustaba en lo absoluto, a lo mejor por eso tampoco disfrutaba la festividad).   

Volviendo al champús, justo cuando pensaba cómo me iba a deshacer del medio litro del preciado líquido contenido en el vaso que se me había obsequiado, comenzó un ruido parecido a fuegos artificiales.  Yo como buena turista curiosamente intenté mirar por la ventana del vehículo cuando  Don Javier gritó que me lanzara al suelo del taxi.  Eran disparos de verdad!!  Lo primero que pensé en el instante  fue en un titular de prensa “Señora Venezolana disfrutando de Champús experimentó tiroteo entre bandas porque no les gustó la textura, temperatura y  densidad de la tradicional bebida”.

Flores para la experiencia champusística?

Centaury para poder decir cómodamente no sin perder la gracia y la decencia.
Walnut para manejar las influencias de las personas y no dejar que me afecten, incluyendo aceptar bebidas que no me gustan.
Agrimony para ser más asertiva y manejar conflictos confortablemente.

¿En que terminó el asunto?  El champús en el piso del carro, yo más mareada que perro en ascensor de tantas vueltas que dimos en el tour de la ciudad y  mi anfitriona asustadísima por mi bienestar. El tiroteo era un ajuste de cuentas!! Salió en el noticiero de la tarde. Todo fue el efecto del solsticio de verano.

Nota sobre el ectoplasma:  El susodicho es una supuesta emanación de un médium durante una sesión de espiritismo, con la que se forman apariencias de seres vivos u objetos. La chicha andina tenía vida propia según mis creencias de niña y las narraciones de mi querida madre que está en el cielo.

17 de junio de 2011

Mi coloquio mental Panameño

Redescubrí  a Ciudad de Panamá. Es simplemente otra urbe,  bastante diferente de la que conocí en mi época moza… esta nueva es una metrópolis, inmensa, llena de rascacielos y activo comercio, hasta Donald Trump tiene su huella en el paisaje del istmo.

Como siempre, una visita obligada  es ir al súper mercado.  Ya venía empapada de asombro como resultado de mi reciente visita a los supers de Guatemala y San José, segurísimo que pasará lo mismo con Cali y Bogotá.  He pensado seriamente en abrir una nueva línea de negocios para viajeros venezolanos, ya estoy madurando ideas de cómo contactar a agencias de turismo. Me explico: así como hay vueltas guiadas a Europa visitando circuitos de ciudades, yo voy a hacer uno de circuitos de mercados y súper mercados en las capitales de América Latina.  De esta manera, mis compatriotas podrán ver todo lo que nosotros no tenemos en nuestro país incluyendo también explicaciones sobre cómo funcionan los refrigeradores cuando no hay apagones ni bajadas de luz frecuentes como en nuestro terruño amado.  En lugar de mostrar monumentos, se puede mostrar  los depósitos  de carne de res con todos los cortes posibles, aceite vegetal, leche, papel sanitario y otros productos escasos en Venezuela. También mostraré productos autóctonos de cada país  en comparación con lo inexistente o ya en peligro de extinción en el mío.  Esto creo que sería un mango bajito (un exitazo sin esfuerzo, en argot venezolano).

Otra fórmula de negocios se me ocurrió gracias la falla del roaming de mi BlackBerry.  Mi suplidor de servicios en Venezuela jura y perjura que lo tengo activado, pero no hay manera que pueda comunicarme desde mi artefacto inteligente (¿será que el mío no es smart phone si no que tiene un coeficiente intelectual deficiente?).  El hecho cierto es que debido a este fenómeno que me desune de la gente, cada vez que voy al mismo operario que tengo en Venezuela (pero en el país visitado) me dicen que debo desbloquear el teléfono y me toma un montón de tiempo y dinero. Para ahorrarme las frustraciones,  porque ya tengo el umbral bajo de recibir las mismas respuestas, siempre termino comprándome un aparato en cada lugar visitado.  Ya tengo en mi haber uno canadiense, uno jalisciense, un chilango, un chapin, y mi última adquisición… uno panameño. El caleño me  está guiñando el ojo para que lo adquiera, pero me estoy haciendo la dura de convencer.  Todos ellos se unirán a la familia de mis teléfonos venezolanos de generaciones arcaicas (de menos de cinco años) que conforman mi tesoro de chatarra tecnológica.  Ahora todos esos instrumentos digitales podrán compartir como primitos hermanos dentro de la gaveta de mi escritorio e intercambiar los acentos de sus respectivos países.  Seguro se estarán preguntando las razones de la existencia de estos artefactos pre-históricos.  Simplemente no se cómo deshacerme ecológicamente de ellos, nunca  he obtenido una orientación verdemente responsable y… regreso con ellos en mi bolso. Así  surgió la segunda idea para un negocio venezolano:  “adopte un celular” ¿qué tal? Podrían usarse como mascotas virtuales, casi como el tamaguchi (tamagotchi en caraqueño) de los años 80.

Antes de partir y asi concluir con mi coloquio mental, tenía que cerrar con broche de oro, ¿cuándo no?. Mi despertador no ha querido funcionar desde que llegue aquí.  Seguro que extraña su casa.  Le pedí a la señorita de la recepción que por favor me llamara a las 5 de la mañana para venirme al aeropuerto. ¿Qué creen que pasó?  La joven se quedó dormida.  Pero no solamente pasó eso sino que cerró con llave todas las puertas de acceso a la calle y yo no podía salir de la posada (Bed and Breakfast, como se llaman ahora en español!!).  Afortunadamente por alguna razón premonitoria, accidentalmente grabé el teléfono del taxista en mi celular panameño.  Le envié una clave Morse de S.O.S. El señor llamó a la posada para que me abrieran la puerta y me dejaran salir!!!  Menos mal que ya había pagado; les aseguro que no me estaba escapando.  De este si no se que negocio montar; a lo mejor de polizas de seguro,  de ambulancias o rompecabezas de 2000 piezas para distraerse en situaciones de tensión.

Flores para mi coloquio?

Clematis para concretar mis nuevas ideas sobre negocios.  Me ayudara a puntualizar mi fértil imaginación a ver si me hago millonaria.
Gentian para mejorar mí bajo umbral de frustración.  Me ayudará a  ver con optimismo a mi suplidor de servicio cada vez que salgo de mi patria.
Chestnut Bud para dejar de repetir el argumento comunicacional y parar de adoptar más potenciales tamagotchis con auriculares.

Si me comparo con personajes mediáticos me parezco a Angelina Jolie y a Madonna con el tema de la adopción, no con lo del físico ni de la fama.  Cada vez que salgo de gira regreso con un muchachito nuevo.

Imagen cortesía de internet

13 de junio de 2011

Bichos


Desde que tengo uso de razón solo con pensar en ellos me retuerzo… me da de todo no importa la especie, sub especie o taxonomía; aquí estoy escribiendo y rascándome la cabeza al mismo tiempo con escalofríos en el cuerpo, aghhh!!. Me refiero a los insectos. Realmente no se me hubiese ocurrido hablar sobre ellos pero un estimado alumno me lo sugirió gracias a una historia reciente de excesivo escrúpulo,  así que acepté su sugerencia. Probablemente debió ser de la impresión que le causó mi cara solo de nombrarlos  Yo se que se debe amar y respetar a la naturaleza…. pero cuando se vive en los países tropicales es un poco demasiado, sobre todo en épocas de lluvia.  Porque por estos países nuestros, los tropicales no los del cono sur, hay solamente dos estaciones la de lluvia y la de sequía. Así que hay que lidiar con esos bichos (también con otros!!).

Para ilustrar mi punto, desde hace unas semanas cada vez que va a llover salen mágicamente a borbotones (bueh… tampoco tanto, digamos que a chorritos), unas mutaciones de hormigas voladoras que revolotean alrededor de los soles de mi casa, llámense  lámparas.  A veces la situación es tan insoportable que apago la luz y dejo de trabajar para no ver los susodichos (bichitos). Les encantan los bombillos de tungsteno amarillo, son  muy exquisitos en sus gustos, no quieren nada con los ahorradores chinos de luz azul que regalo el gobierno nacional.  El hecho es que por una razón que desconozco, los bichos botan las alas y se lanzan al vacío como kamikazes en forma de mini gusanos, guácala!!!   Anoche justamente le comentaba a mi prima Rosalba sobre tal avalancha y ella confirmaba que también estaban visitando su casa cada vez que iba a llover.  Concluí que deben ser una forma de barómetros vivientes ya que pueden “predecir” la presión atmosférica para anunciar los caudalosos chaparrones de la zona tórrida (la que está entre el trópico de Cáncer y el de Capricornio, nada de astrología aquí por si acaso). Interesantemente así como vienen así se van… gracias Diosito!!

A esas mini palometas voladoras se les unen variedades de mosquitos que parecen aviones 747 (por lo grandes y ruidosos) que hay que domar a punta de plaquitas Plagatox que adormecen el cerebro y en consecuencia las ideas.  Se preguntara el lector si es que vivimos en la selva.  Pues no en Caracas (¿o sí?) pero somos un valle y estamos rodeados de verde por todas partes menos por una; tenemos plantas  como elemento básico del paisaje.  Es igual en otras partes  del país pero con diferente fauna de insectos, de nuevo, es el trópico.

Pero no solo aquí en mi seductora ciudad hay encuentros de este tipo, no señor!! Durante mi reciente visita a Guatemala aprendí que hay otro tipo de bicho que pareciera generarse espontáneamente en los granos de consumo alimenticio como los frijoles, avena, guisantes y caraotas autóctonas. Se llaman gorgojos, en criollo quiero decir, no en botánico.  Por supuesto que en Venezuela también existen los primitos hermanos de los guatemaltecos.  Lo que yo no sabía es que tienen la capacidad de contaminar rápidamente cualquier alimento y crecer en cantidades industriales en un dos por tres.   Tal fue mi impresión que yo, una asidua consumidora de bran de avena, inspeccionaba cada pedacito de alimento que me llevaba a la boca pues quedé paranoica y con los ojos desorbitados luego de la historia escuchada. El lacito del regalo (el tope, en venezolano)  fue que hoy hablando con una doctora homeópata, me enteré que hay una terapia en la cual se consumen gorgojos chinos VIVOS durante 72 días (si, 72!!).  El propósito es manejar casos de cáncer y también se usan para bajar de peso.  El bicho en cuestión debe ser consumido en grupos de 6 como en equipos deportivos, para que hagan su función en nuestra panza.  Yo no podía dejar de imaginarme a esos guerreros navegando entre los ácidos estomacales como surfistas en Playa Parguito.  ¿Qué si me los voy a comer? No, no, no, no. Me quedaré redondita como la luna, no apoyo ese tipo de gastronomía. 

Flores para el desagrado?

Crab Apple para la sensación de desagrado y repulsión que me generaron todas las historias de los insectos, me ayudará a recuperar mi equilibrio estomacal.
White Chestnut para dejar de lado los pensamientos repetitivos sobre el baigón  y fijos sobre los bichos, lograré así pensamientos más productivos.
Cherry Plum para controlar la rascadera de la cabeza y los brazos mientras escribo estas líneas y el temor descontrolante ante los pérfidos insectos.

No he podido estirar el ceño… estoy creando arrugas nuevas, ahora sí que me sale Botox.  No he podido parar de imaginarme que en esta región del mundo convivimos con estas especies típicas del trópico a las cuales creamos resistencia gracias a los favores celestiales divinos, al conocimiento milenario de nuestras culturas indígenas y a la prevención/tratamiento médico-tropical. Diosito protege a los inocentes definitivamente!!!!  Los alemanes van a tener que hacer sus pasantías por estos lados del mundo.

Imagen tomada de Google images y Click part.

7 de junio de 2011

Última hora


Una noticia importante que no podía dejar de compartir para variar del tormento venezolano, la escasez de carne en los supermercados y los resultados de las giras presidenciales por el sub continente latino americano. ¿Adivinen qué? La Barbie quien en febrero había anunciado en su página de Facebook, justo para el día de San Valentín, que había vuelto con Ken después de 7 años de idas y vueltas, está vez fue plantada por el vilipendiado caballero de plástico.
Imagínense que desde el 2004 él se había lanzado en una campaña para recuperarla. Hasta en su página web tenía un segmento pidiendo consejos para reconquistar a la compañera de su vida durante 43 años quien lo dejó por irse con el surfista australiano, también de plástico flexible, Blaine. El sol australiano, los tiburones que merodean las playas de Sídney y tantos deportes extremos estaban poniendo a riesgo su tranquilidad mental y económica. Además ella no entendía muy bien el fuerte acento aussie del deportista.
Barbie cansada de las olas de más de 10 metros, del deportista y de las quejas de las niñitas que querían ponerle trajecitos más formales y menos pantuflitas al acompañante de la muñeca, había decidido recuperar su imagen pública. Anunció con bombos y platillos la reconciliación con Ken tanto por Twitter como en una entrevista de USA Today para conmemorar el día de los enamorados este pasado febrero.
Pero hoy Ken quedó desolado. Su recuperada amada está siendo acusada por Green Peace de ser una agresora contra la naturaleza. Al parecer de acuerdo a esa organización ecologista, un tanto radical para muchos gustos, la muñeca que acompañó mi infancia, está utilizando la selva de Indonesia para elaborar sus empaques. Esta actividad estaría afectando a los orangutanes, los tigres de Sumatra y a los paquidermos de la zona. El muñeco entró en shock pues al parecer ignoraba lo sucedido aunque él utiliza esas mismas cajas, así que aunque quisiera no le puede echar toda la culpa a ella. Él normalmente se hace el loco para evitar conflictos, así que la pobre habitualmente queda como la mala, la insatisfecha, la problemática (¿Cuándo no?).
Flores para Ken?
Star of Bethlehem para el impacto que le produjo la noticia, le ayudará a recuperar el consuelo.
Agrimony para manejar el conflicto en lugar de evadirlo con cosas y actividades superficiales.
La autosuficiencia de Barbie arropó a Ken y él no se puso las pilas, vivía muy atenido a lo ella hiciera o quisiera. Me imagino que una vez que esto se resuelva, él va a querer volver. Sin embargo, ratón no cae en trampa dos veces.... creo yo!!
Video Cortesía de You Tube y foto cortesía de La Patilla

6 de junio de 2011

Pura Vida

Yo pensaba que el tema del énfasis en la belleza era altamente venezolano y parcialmente Colombiano, Panameño, Mayamero, debido a la gran afluencia de mis compatriotas féminas en esos centros geográficos tratando de huir de la diversión perenne que tenemos en el país. Sin embargo, no es así gracias a Dios. De otra manera dirían que somos muy banales y superfluas… el fenómeno Botox es global. Ya he comentado en otras entradas que para las damas venezolanas vernos bien es un tema de pura vida.

Imagínense que este suceso es tan alto (Botox, no lo de las venezolanas) en el mundo entero que solamente en el año 2009 se colocaron 2.2 millones de inyecciones en una población adulta de alrededor de 230 millones personas. Habría que ver sí Nicole Kidman y Gilberto Correa se apropiaron de múltiples dosis estando ambos de primeros en la fila de la repartición.

Yo tengo un par de hipótesis sobre el maxi consumo de este año 2011. Primeramente, el fin de mundo anunciado para el recién pasado 21 de mayo por Harold Camping. Mucha gente quería verse en la plenitud de su belleza para el importante evento; otros más osados querían verse como vampiros con estiramientos faciales, pero no los de la saga de Twilight (Crepúsculo) por supuesto, esos se ven más naturales aunque paliduchos por falta de hemoglobina y con los ojos algo enrojecidos. La gente quería recibir el evento de tal manera que nadie los reconociera, ni Papá Dios ni el príncipe de la quinta paila. Imagínense como sería el asunto que famosos anclas de programas noticiosos se les fue la mano del preciado líquido y cuando narraban noticias tristes o de tragedias parecían caras de barajas de póker, no mostraban emoción alguna… no podían de la tensión en la piel. Lamentablemente para los consumidores del medicamento, el señor Camping se equivocó de fecha, no era el 21 de Mayo sino el 21 de Octubre. Tendrán que retocarse para la nueva fecha. Por cierto que este pronóstico me tiene muy confundida, porque por alguna razón la información del octogenario señor contradice a la de la del Calendario Maya y los programas de Discovery Channel.

La segunda hipótesis de excesivo consumo, fue la operación de la rodilla de nuestro presidente. Sí señor, como lo leen. Debido al reposo que tuvo que tomar obligatoriamente para su pronta recuperación, se ve más joven y con el cabello más fortalecido por la melanina, no por Schwarzkopf (tantas consonantes para tan pocas vocales!!). Mucha gente, mal habladísima, piensa que se inspiro en Monsieur Gadaffi para hacerse un refrescamiento de look. Yo creo que aunque puedan ser amigos, el nuestro debería tener mejores espejos. El hecho cierto es que subieron las acciones del medicamento en la bolsa de valores cosmetológicos mundiales. Lo que no se entiende es si es para copiar el look o si es para evitarlo.

¿A qué viene lo de pura vida? Es que recientemente aprendí la expresión en Costa Rica. Pura Vida es una frase muy versátil que se utiliza para explicar diferentes estados de ánimo, sirve de saludo, recriminación, reconocimiento. Se puede usar también como calificativo; si le cambia el tono o el énfasis sirve para insultar, ridiculizar, burlarse de alguien. Les dejo a ustedes cómo utilizarla, ¿yo?….solamente pensando en caricaturas.

Flores para la Pura Vida?

Beech para entender los gustos de algunos personajes públicos, ponerme en sus zapatos y ver la vida desde ese lado.

White Chestnut para mis revisiones mentales sobre algunos temas, me dará pensamientos más productivos.

Me pregunto cuáles serán los nuevos preparativos para el 21 de octubre, si habrá algo más novedoso que sobredosissss de Botox por algunos personajes empezando por Mister Camping.

Aclaratoria: Los venezolanos decimos Mayami a cualquier sitio que se ubique en el Estado de la Florida en los EEUU, es una precisión geográfica. Mayami es la meca de los sueños para muchos con tal de conseguir productos de primera necesidad…..significa Miami en venezolano antiguo.