26 de junio de 2011

Notas Presidenciales: Do-Re-Mi-Fa-Sol-La-Si

Ojalá que el presidente se mejore pronto, que El Chigüire Bipolar acierte todas las predicciones en torno a la salud del mandatario, que Patricia Poleo por fin atine un vaticinio periodístico y que Alicia Machado no vaya a hacer un comentario desatinado por Twitter del cual se vaya a burlar la gente.  Aclaro que yo no le deseo mal a nadie, mis convicciones no me apoyan para hacer algo como eso.   

La razón de mi deseo es muy simple. Un grupo de compatriotas vecinos de esos que profesan la misma religión del presi me tienen atormentada con sus cánticos.  Ya llevamos tres días de cantadera ininteligible en altos decibeles que comienza en la mañanita y culmina bien entrada la noche (golpe de 12 y con micrófono).  No es que yo tenga nada contra eso, no señor!! Yo creo en la libertad de cultos y de expresión, por eso abogo por los derechos democráticos.  Pero ésto es como una sesión interminable de karaoke africano.  De acuerdo con mis conocimientos Biocognitivos, nuestro cerebro necesita reconocer para estar tranquilo y saberse seguro, incluyendo en ese reconocimiento los registros melódicos.  Tal vez si fuese una musiquita conocida de corte occidentaloide (Rock, Bachata, hip hop, no importa el estilo), mi centro de pensamiento se aquietaría.  Pero estos aullidos que parecen dolores de parto y cantos tribales me hacen mover en sensaciones similares a trapecista de circo.  Paso de estar sensorialmente  en el medio de una escena del Rey León, con la estampida de animales incluida  que se llevan a todo por delante, a sentirme en medio de una comuna de felinos degustando a un pobre venadito al mejor estilo documental de Animal Planet . 

¿Qué dónde vivo? donde he vivido siempre, en una colina de la Seductora.  No me he mudado, los que se vinieron para estos lados son los cantantes estos, los mismos que serenateaban los desenterrados huesitos de Bolívar hace unos meses. ¿Será que están tratando de revertir un hechizo?

Flores para mi hastío?

Olive para el cansancio que me ha producido el estar escuchando estos arpegios en forma de letanías, me ayudará a recuperarme mentalmente.
Aspen para el miedo a lo desconocido en relación a los resultados de las predicciones de los que nunca pegan una, incluyendo a Walter Mercado y a Adriana Azzis.

Para mis lectores de otras latitudes que pueden creer que escribí criptográficamente (en clave de Sol y de Fa) debo explicar que lo que pasa es que se nos perdió el presidente de la república.  No aparece.  Dadas las circunstancias se han tejido a ganchillo y a dos agujas montones de leyendas urbanas sobre el paradero del señor.  Por eso es la rezadera y la cantadera de muchos, a favor y en contra. El destino de todo un país paralizado por un absceso (¿o exceso?).  Cosas de este tipo de política, para no caer en detalles. 

Foto cortesía de Google

No hay comentarios.:

Publicar un comentario