24 de agosto de 2011

Largometrajes para corti-emociones

Hoy apareció un artículo muy interesante de la BBC donde se habla de  un estudio en el cual presentan emociones correlacionadas a películas o mejor dicho a lo que ellas estimulan en nosotros los seres humanos, independientemente de nuestras culturas.  Este estudio comenzó en 1988 y duró años en culminarse.  Su objetivo general era crear una herramienta para neurocientíficos, biólogos e ingenieros en informática.   No voy a explicar el procedimiento ni resultados, sin embargo voy a explorar mis vivencias con ustedes  en relación al tema en cuestión.

Una de estas tardes pasadas mi hija, una amiga y yo íbamos rumbo a nuestra casa cuando la joven comenzó a hablar de lo triste que se sentía y su imposibilidad para llorar a pesar del esfuerzo que hacía para drenar su pena.  Mi hija ni corta ni perezosa le recomendó irse sola al cine, buscar una película tristísima y  le dijo que una vez que comenzará la trama (no en los comerciales ni en los avances de futuros estrenos)  se diese con furia en eso de llorar hasta que quedara seca y deshidratada, algo así como una ciruela pasa.  Le explicaba a la otra joven que ese era el mejor lugar pues nadie la iba a conocer ni a interrumpir  y cuando saliera iba a estar tan hinchada que podría pasar por cualquier otra persona como el hombre elefante o el jorobado de nuestra señora de Paris.  Además le dijo que en Canadá nadie se fijaría en eso, en contraste con Caracas. En su oriunda ciudad la gente iba a curiosear para saber si la habían asaltado, si la había dejado el novio o si no había encontrado leche en el supermercado. Yo no dije ni “ñe”. Quedé perpleja  pensando sobre el consejo.

Resulta que esta idea de mi hija era de gran aplicación por mi difunta madre, de allí mi sorpresa generacional. Fue un viaje en la dimensión desconocida del tiempo y el espacio. Sobre todo porque mi hija nunca conoció a su abuela.   Mi mamá se cuidaba de llorar en público (entiéndase como público a los miembros de la familia).  Así que cuando estaba tristona, sentía que el mundo se derrumbaba o simplemente estaba en la onda pre-menstrual, se iba a un cine en Caracas especialista en melodramas  argentinos y mexicanos.  Las intérpretes favoritas para esas emociones maternales eran Libertad Lamarque, Sara García y María Félix.  Allí se desahogaba del tormento y quedaba fresquita o por lo menos más liviana de las cataratas de llanto vertidas al son del tango o de las rancheras.   Seguro que los más jóvenes ni sabrán a quienes me estoy refiriendo.  Pregunten a sus abuelas o utilicen Google para conozcan a las verdaderas “Reinas del Drama Latino Americano”. 

Flores para el “llantén”?

Sweet Chestnut: Si nuestra tristeza se debe a que no vemos salida a la situación que estamos viviendo.  Esta flor nos ayuda a despejar el pensamiento angustioso y buscar soluciones acordes.

Gorse: Si nuestra tristeza hace que tiremos la toalla y abandonemos la lucha.  Este remedio floral nos ayudará a recuperar la esperanza ante la incertidumbre de la situación problemática que estemos viviendo.

Rescue Remedy: Si estamos realmente en una crisis o emergencia, perdemos el foco y estamos en la cúspide del tormento.  Nos ayudará a balancear nuestras emociones y a recuperar la calma.

¿Qué hago yo en esos casos?  A mí no me cuesta nada, yo lloro facilito, hasta por quien no conozco, de felicidad o de tristeza, por logros o por pérdidas.  Me conmuevo con facilidad aunque no me descontrolo (hacer el ridículo conmigo no se da fácilmente).  De hecho  anoche mismo ante la muerte del político canadiense Jack Layton  eché mis lagrimitas y solo se quien fue por los reportajes. Ni siquiera sé si apoyaría su posición partidista.    De niña me decían “patilla”, que es la sandía en Venezuela, por mi alto contenido de agua (¡lágrimas!).

Si quieren averiguar más sobre las emociones asociadas a las películas los invito a leer el artículo completo en http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/08/110818_psicologia_peliculas.shtml

1 comentario:

  1. Yo tambien tengo un alto contenido de agua en mi cuero....y cuando estaba embarazada se multiplico, imaginese hasta llore viendo friends jajajjajajajaj....

    ResponderEliminar