23 de octubre de 2011

Salvemos a las mujeres, campaña brasileña

A continuación un texto escrito por Verisimo que apoya, sin quererlo y desde el punto de vista masculino, algunas de las premisas de información que expongo en mi libro: Antimanual, bienvenida a tu mundo real. Comparto con ustedes el texto del mencionado autor Brasileño.

"El irrespeto por la naturaleza ha afectado la supervivencia de varios seres, y entre los más amenazados está la hembra de la especie humana.

Tengo apenas un ejemplar en casa, que mantengo con mucho cuidado y dedicación, pero en verdad creo que es ella la que me mantiene. Por lo tanto, por una cuestión de auto-supervivencia, lanzo la campaña “Salvemos a las mujeres”.

Tomen de acá mis pocos conocimientos sobre la fisiología de la feminidad, con el fin de que preservemos los preciosos ejemplares que todavía quedan:

1. Hábitat:
La mujer no puede vivir en cautiverio. Si está enjaulada, huirá o morirá por dentro. No hay cadenas que las aten y las que se someten a la jaula pierden su DNA. Usted jamás tendrá la posesión sobre una mujer; lo que la va a atar a usted es una línea frágil que necesita ser reforzada diariamente.

2. Alimentación correcta:
Nadie vive de la brisa. Mujer vive de cariño. Déselo en abundancia. Es cosa de hombre, y si ella no lo recibe de usted, lo buscará en otro. Besos matinales y un “yo te amo” al desayuno las mantienen bellas y radiantes durante todo el día. Un abrazo diario es como el agua para los helechos. No la deje deshidratarse. Por lo menos una vez al mes es necesario, si no obligatorio, servirle un plato especial.

3. Flores:
También hacen parte del menú. Mujer que no recibe flores se marchita rápidamente y adquiere rasgos masculinos como la brusquedad y el trato áspero.

4. Respete la naturaleza:
¿No soporta la TPM (tensión pre-menstrual)? Cásese con un hombre. Las mujeres menstrúan, lloran por cualquier cosa, les gusta hablar de cómo les fue en el día, sobre la relación. Si quiere vivir con una mujer, prepárese para eso. 

5. No restrinja su vanidad:
Es propio de la mujer hidratar el cabello, pintarse las uñas, colocarse labial, estar todo un día en el salón de belleza, coleccionar aretes, comprarse muchos zapatos, pasar horas escogiendo ropas en un centro comercial. Comprenda todo esto y…. apóyela.

6. El cerebro femenino no es un mito:
Por inseguridad, la mayoría de los hombres prefiere no creer en la existencia del cerebro femenino. Por ello, buscan aquellas que fingen no tenerlo (y algunas realmente lo jubilaron). Entonces, aguante: mujer sin cerebro no es mujer, sino un simple objeto decorativo. Si usted está cansado de coleccionar estatuillas, intente relacionarse con una mujer. Algunas le mostrarán que tienen más materia gris que usted. No les huya, aprenda con ellas y crezca. Y no se preocupe; al contrario de lo que ocurre con los hombres, la inteligencia no funciona como repelente para las mujeres.  

7. No haga sombra sobre ella...
Si usted quiere ser un gran hombre tenga una mujer a su lado, nunca atrás. De esa forma, cuando ella brille, usted se bronceará. Sin embargo, si ella está atrás, usted llevará una patada en el trasero.

8. Acepte:
Mujeres también tienen luz propia y no dependen de nosotros para brillar. El hombre sabio alimenta los potenciales de su compañera y los utiliza para motivar los propios. Él sabe que, preservando y cultivando la mujer, él estará salvándose a sí mismo.

Caballero, si usted piensa que la mujer es demasiado costosa, piense: ¡Sólo tiene mujer quien puede aguantarla!"

Escrito por Luis Fernando Veríssimo, escritor brasileño (Porto Alegre, Rio Grande do Sul, 26 de Septiembre de 1936)

Mi libro puedes conseguirlo en México en grandes cadenas de librerías y en Venezuela en Pangea, Los Palos Grandes Caracas

19 de octubre de 2011

Sobre el BIEP en Latino América

El Programa Internacional de Educación Bach (BIEP) se dicta en varios países de habla hispana con instructores capacitados y autorizados para tal fin.  Este programa educativo es propiedad de Nelsons y sus cursos son avalados y autorizados directamente por el Bach Centre de Inglaterra. La estructura del programa trabaja con el enfoque simple, sencillo y original del Dr. Edward Bach. Para tener más información sobre los cursos y fechas pueden visitar la página www.bachcentre.comLos  instructores autorizados pueden dictar cursos conjuntamente con la distribución comercial o independientemente por su cuenta.   

A continuación los países latino americanos y sus correspondientes instructores.
Países donde se dicta el BIEP: México, Guatemala, El Salvador, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil.  Próximamente se va a dictar en Panamá y Costa Rica.
Los instructores autorizados para dictar y organizar cursos son:

México: Alma García, María Eugenia Nadurille, Myriam Morales, María Concepción de Villarreal y Daniel Villarreal. 
Guatemala y El Salvador: Louise Rothwell.
Perú: Thierry Polesse, Odette Velez y Alicia Fernández-Maldonado.
Argentina: Claudia Belou, Dorana Carrera Ortíz y Gustavo Massieri.
Venezuela: América Irazábal, Linda Molina, Elizabeth Garet y esta servidora Marielena Núñez
Brasil: los cursos se dictan en portugués.  Existe una plantilla completa de instructores en ese país coordinados por Carmen Monari. 

Los instructores de Argentina, Guatemala y Perú se mueven a países cercanos a dictar los cursos oficiales. Como fue mencionado, todos los entrenadores del BIEP tienen la capacidad de organizar sus cursos independientemente así como trabajar con el distribuidor comercial en los países mencionados.
Próximamente habrá formación de instructores para Argentina, Colombia y Chile para el Nivel 1 del BIEP de manera de satisfacer las necesidades de los países de la región. 


La foto fue tomada al finalizar Nivel 1 en Caracas, Julio 2010.

16 de octubre de 2011

Preludio a Halloween

Esta semana fue el día de Acción de Gracias en Canadá y nuestros amigos Otero Stöhr nos invitaron a mi hija y a mí a compartir con ellos la gloriosa receta de pavo de María Elena (no yo, mi nombre se parece pero no es igual, yo soy Marielena). Todo estaba delicioso, la dueña de casa se lució en toda la magnitud de la expresión. Por supuesto el tema de la confusión mamográfica salió al tapete. ¿Cómo podía pasar una cosa tan absurda? ¿A cuántas personas en el globo terráqueo les puede pasar eso estadísticamente hablando? ¿Una en un millón? Juan Carlos y mi hija se reían, decían que no me podían dejar sola de ahora en adelante. Iban a grabar una cinta de voz con mis datos, pelos y señales de manera de que no confundieran los tratamientos, me la iban a guindar al cuello como elemento de reconocimiento. Sin dilación recordé a mi tío Héctor, en paz descanse, quien decía que mis cuentos eran de comiquitas. Yo pienso que a todo el mundo le pasan estas cosas pero yo tengo la osadía de comentarlas y hacer tranquilamente el ridículo, a estas edades eso no importa tanto. Debe ser por ese tipo de historias que mi querido Juan Carlos se refiere a este blog como autobiográfico ¿verdad Juan?

La secungénita debió quedarse impresionada subconscientemente con mi crónica por lo que voy a contarles seguidamente. Aquí en este país las personas por regla se hacen una revisión anual de salud. Hay que hacerse unas pruebas de sangre conjuntamente con otros exámenes dependiendo de la edad y sexo de los pacientes los cuales son revisados por el médico de familia (¿en cinco minutos?). A mi hija le tocaba por estos días. Para pedir la cita y requerir las pruebas hay que utilizar formas no humanas….sistemas electrónicos de voz y de data (léase teléfono e internet). No había sistema, al parecer lo de Blackberry no fue solo Blackberry. Ella me pidió, a su propio riesgo, que yo le hiciera la cita y solicitara los estudios. Lo hice tal cual, con precisión meridiana.

Llegó el día de la prueba y fue al laboratorio. Según ella todo iba normal, ya a su edad se ha hecho innumerables de estos despistajes. Había cuatro tubos de ensayo que llenarían con su rojo líquido vital. Tres eran tamaño estándar y uno era particularmente extraño. De acuerdo a ella, este era grueso- de punta aguda-afilado….. parecía una estaca. Terminaron de sacar los tres primeros y la enfermera sin explicación y con ese tubazo en mano le pidió que la siguiera. La llevó a un cuarto solitario donde había una mesita, una caja gris y una camilla. Ella mientras caminaba pensaba que probablemente se trataba de un examen especial de sangre. La enfermera, que debía ser prima hermana de la que me atendió a mí por la desbordante simpatía que compartían como rasgo de personalidad, le dio una mini bata. Mi hija se dijo mmmm como la del cuento de mi madre. Comenzó a recordar mi descripción mamográfica ¿pero qué tendría que ver el tubo de ensayo tipo vampiro en todo esto? Se decía a sí misma.

Estaba tan asustada que no podía leer las instrucciones que le habían dicho que leyera de un afiche en la pared. Se acostó boca abajo y con la batica al revés. Por supuesto la enfermera pensó que la joven tenía déficit de atención o alguna deficiencia de aprendizaje. Gentilmente le dio las instrucciones de manera verbal, para que no hubiese más errores supongo yo. Ya bien acomodada en la camilla comenzaron con el procedimiento. Inicialmente demarcaron la zona donde clavarían la estaca, de acuerdo a la secungénita. Primero las muñecas y luego los tobillos, la pobre pensaba “Esto nunca me lo hicieron en Venezuela”. Luego comenzaron a medir distancias del cuello al pecho y del pecho al cuello tratando de llegar al área demarcada….el plexosolar. Aquí comenzó a ponerse más nerviosa todavía y no tenía acceso a su botellita de Rescue Remedy. Se preguntaba ¿Sería el método de Drácula? Pero es de día, los bichos esos atacan de noche. De acuerdo a ella (yo no estaba presente), la enfermera perdía la cuenta que hacía para medir la distancia del cuello al corazón a cada rato lo que hacía que la repitiera una y otra vez. Esto ponía más ansiosa a mi hija, quería salir corriendo del sitio. La dama de blanco sacó entonces un montón de cables y se los conectó al cuerpo. ¡Ay mamá! Mi hija se preguntaba repetidamente qué tipo de examen sería ese, en qué minuto le clavarían el tubazo de vidrio para extraer la sangre. La enfermera le pedía que se relajara pero ella no podía, respiraba corta y nerviosamente. Decidió cerrar los ojos y comenzar una meditación zen y…. zúas!!! Se escuchó una voz “Listo, culminamos” Ella preguntó ¿y la aguja? La señora le respondió “¿Qué aguja mijita? Esto era un electrocardiograma”. Fin de la historia. Por extrapolación, mi secungénita nunca se imagino que en un laboratorio de bioanálisis le harían una prueba como esa.

¿Flores para el preludio a Halloween?

Rescue Remedy para balancear las emociones desbordadas por la crisis emergente. Ayudará a conseguir foco y tranquilidad aún en momentos difíciles.

Cherry Plum para el temor descontrolado que nos lleva a pensar cosas locas como salir corriendo en mini bata por los pasillos de un hospital. Nos ayuda a recuperar el control.

Rock Rose para el terror ó pánico paralizante que no nos deja actuar y nos “petrifica” en el sitio. Nos ayudará a tener valentía serena.

Aspen para los temores ansiosos a lo desconocido, algo así como la reencarnación de Drácula en la enfermera. Baja los estados de ansiedad por lo desconocido

Por lo visto la imaginación fértil corre genéticamente en la familia.¿Qué tiene que ver la mamografía con este relato? Elemental mi querido Watson.... la mini bata. ¿Y lo de Halloween? es la semana que viene, a lo mejor mi hija está pensando en celebrarlo.  Caso cerrado. De vuelta a la normalidad.
Imagen cortesía de internet

10 de octubre de 2011

A petición de los lectores... El encuentro de dos mundos


Hasta hace recientes décadas aprendimos que Cristóbal Colón había descubierto a América y por supuesto a Venezuela, ahora conmemoramos el encuentro de dos mundos. Cuando estaba en primaria, celebrábamos el día de La Raza (ya no se llama así) con carteleras escolares, eventos alusivos al descubrimiento, y, por supuesto, un día libre si caía dentro de la semana escolar. A mí me encantaba darle rienda suelta a la imaginación sobre este tema.

En las clases de historia de América siempre me preguntaba por qué un italiano y no un español había recibido los favores de la reina Isabel La Católica de España. Ahora de adulta lo entiendo.  Sin afán de agraviar a nadie, no hay nada más desgastador que un italiano con un proyecto, son como el conejito de Energizer, ¡perseverantes!! Por eso es que han sacado adelante a muchos países con su esfuerzo. Esa cualidad, mezcla de insistencia y tenacidad, le brindó frutos al famoso navegante.  

Rememorando la historia a mi manera, Colón ya había estado en la cuna de los navegantes, Portugal, y allí no le habían hecho caso. Así que se fue a España a probar su suerte y ver si la Corona le patrocinaba su idea. Comenzaron las conversaciones con su Majestad Isabel La Católica, porque el Rey se negó rotundamente a atender al marino ese (despectivamente). El monarca explicó que no había nada más peligroso que un tonto con una idea.  A mi parecer, pudo más la maña que la fuerza de Cristóbal con la pobre Isabel quien probablemente para sacárselo de encima le dijo: “Si mijito, si, deja el fastidio; agarra esta tiara engastada con piedras preciosas, toma estas cuantas joyas y vete a explorar bien lejos. ¿Me escuchaste? Muy, muy, muy lejos.  Eso sí, rindes ese dinero bastante. No es que te me vas a aparecer aquí diciendo que no alcanzó, porque Fernando se va a molestar conmigo y no quiero problemas ¿entendiste? Ya tenemos bastantes líos con los de la Corona”.


Así fue que el pana Cristóbal llegó a estas tierras americanas buscando a Las Indias Occidentales. Él quería traer una tripulación de primera clase: gente con doctorados, maestrías, diplomados, graduados en universidades de primera, pero Isabel como mujer avispada que era le proporcionó otro tipo de tripulación. Ella decidió limpiar su casa… agarró el malandraje que estaba recluido en las prisiones del sur de España y los metió en la Pinta, La Niña y la Santa María. Yo creo que ella cándidamente auguró que como Colón creía en “esa loca noción” de la redondez de la Tierra, todos se iban a caer con naves y aparatajes por el precipicio del horizonte (abaaaaaajo) ya que la Tierra era realmente plana según los estudiosos de la época.


Por supuesto Cristóbal después que zarpó con aquel equipazo de gente (por lo de la calidad, me refiero), todos mansitos, buena gente, tranquilos, bien hablados, incapaces de alterarse, le pedía a Papá Dios que no se hubiese equivocado en sus proyecciones de la redondez del planeta ya que eran altas las probabilidades de que hicieran un sancocho con él. Después de varios días con sus correspondientes laaaaargas noches, y un afilado cuchillo en su cuello, se escuchó a Rodrigo de Triana gritando “tierra a la vista”. El pobre  estaba montado en un mástil, buscando serenidad porque sufría de mareos.   Colón salvó su pellejo, al pobre Rodri nadie le hizo reconocimientos, la tripulación se lanzó al terreno firme y lo demás es historia.


¿Qué pasó con Isabel? Bueno, yo siempre he dicho que Dios protege a sus criaturas aunque nos quejemos. Cristóbal, después que exploró, tomó fotos con su cámara digital reflex, subió videos en YouTube, y colocó todo en Facebook. El BlackBerry no tenía señal porque el roaming para estas zonas era muy costoso, y las joyas no le habían alcanzado para contratar el servicio telefónico de voz y data. Los portugueses y sus paisanos italianos por supuesto se enteraron retorciéndose de la frustrachera (frustración con rabia), también su majestad Fernando de Aragón quedó atónito. Sin embargo no le dijeron ni ñe sobre el descubrimiento a Isa, además como se imaginaban que ella no era buena con la tecnología….no se iba a enterar (¡ujum!).  Las molestias de esos señores eran distintas. Los potenciales patrocinantes del viaje, quienes no le hicieron caso al genovés, estaban molestos porque habían perdido la posibilidad de hacerse fácilmente de unos dolaritos sin pasar por CADIVI.  Fernando, en cambio, estaba molesto porque sabía que ahora Isabel se iba a enchufar con la frase “yo te lo dije, yo te lo dije, pero tú a mi no me haces caso”.


¿Qué creen que hizo Cristóforo? Pues medio arregló las naves como pudo, dejó al gentío en las nuevas poblaciones de La Conquista y zarpó rumbo a la Madre Patria cargado de regalos para la Reina quien había siempre creído en él. Ella, la avispada, feliz con los obsequios….chocolate 70% puro de Paria y Curiepe, perlas de Margarita y Cubagua, oro del Callao, diamantes del macizo Guayanés, tequeños de la Casa Mar y unos golfeados de la Encrucijada. Cuando se reunieron los tres a celebrar el descubrimiento, Isabel se volteó y le dijo a Fernando: “Te fijas Fer, es que tu nunca me haces caso gordo!". El rey solo miró al cielo pensando “lo que me espera Dios mío, lo que me espera!”.


¿Flores para El Navegante Genovés?


Vervain para manejar su ímpetu de manera de convencer sin avasallar a sus potenciales socios de negocios.


Clematis para su fantaseo constante, de manera de darle ingeniería a sus sueños y ser más preciso en los proyectos.


Gorse para la falta de esperanza después de tantos días en alta mar con el cuchillo y las amenazas al cuello, para seguir en la lucha sin tirar la toalla.


Dicen las malas lenguas que Colón se casó con una venezolana y después de descubrir el continente americano no pudo seguir con sus exploraciones. La señora en cuestión le reclamaba todo el tiempo que no la quería pues se lo pasaba de viaje, sospechaba de la bondad de la reina (pensaba que tenían un trompo enrollado), no le creía que en los barcos solo había hombres, protestaba que por estar viajando nunca compartía con la familia, le reclamaba que tantas joyas y tantos tesoros y ni siquiera podían cambiar la decoración del hogar, le hackeaba el correo electrónico para saber si había otra merodeando. Le decía que se arrepentía de haberle regalado para su aniversario de bodas la novela Una Ola tras Otra de Eli Bravo, pues se había inspirado demasiado con lo del encuentro de la intimidad en la soledad. Colón se murió de agobio, prefería las tripulaciones insubordinadas a la intensidad abrumadora de su esposa.


Nota de la autora:

  • Esta es una versión libre del suceso, la verdadera historia se la dejo a los sabios historiadores, esos si saben de los detalles.
  • Se dice que Isabel fue la pionera de la liberación femenina y obligó  a Fernando después del descubrimiento a cambiar sus datos  personales en el padrón electoral;  pasó de ser de Aragón a de Castilla.
  • Todavía no se sabe a ciencia cierta cómo murió el navegante, pero en Venezuela se ha estado haciendo estudios sobre los restos de Bolívar...por si acaso.
  • La imagen, tomada de internet, es una aproximación gráfica realizada por Rodrigo de Triana.  Se le acabo la batería a la cámara digital y tuvo que resolver dibujando de manera de dejar una idea de lo sucedido para las generaciones posteriores. 

6 de octubre de 2011

iSad

Mi primogénito me describe como una adulta mayor apasionada por la tecnología quien no lee instrucciones y que a veces puede sentirse intimidada en un primer encuentro digital.  A mi secungénita le gusta que me atreva y arriesgue en estas lides.  Ambos me ayudan a aprender cómo utilizarla de diferentes maneras. Realmente tengo una especialidad en Tecnología Educativa, pero para mí el término tecnología va más allá del aparataje…. es el pensamiento, organización, dinámica  y aplicación práctica de un conocimiento, normalmente para beneficio común.  Sin afán de parecer repetitiva, cursi o utilizar un cliché, la verdad es que lamento la desaparición de Steve Jobs.   A lo mejor suena como una herejía pero entendiendo los tiempos, épocas y la influencia en la humanidad, este señor transformó la manera cómo vemos el mundo hoy día. ¿Quién podía imaginarse que íbamos a escuchar música de una cajita casi plana sin necesidad casettes, cartuchos, cables o enchufes? ¿Tener teléfonos inteligentes que casi organizaran la vida? ¿Tablas electrónicas/digitales para leer libros, buscar mapas, almacenar fotos y comunicarnos globalmente? ¿Ver dibujos animados computarizados bastante diferentes al Bugs Bunny de los años 50? Definitivamente este señor era inmensamente inteligente y práctico.

Puedo recordar claramente cuando estudié Tecnología, las computadoras eran unos monstruos de grandes y complejos; había que agujerear tarjetas para hacerlas “hablar y pensar”, se llamaban mainframes.  En contraste años más tarde, recordé cuando mi amiga Lissette estaba escribiendo su libro sobre psicología cognitiva  y me invitó a su casa para mostrarme una caja portátil que podía hacerlo todo…abracadabra!!!! su Apple Macintosh.  Pasé del paleolítico superior al neolítico en un chasquido de dedos.  Luego con mis hijos conocí la versión shell u ostra de una computadora portátil, el Ipod, la Ipad, el leopard,  el Iphone, Itunes, la magia de Pixar y quién sabe qué montón de cosas más producto de esa mente brillante. ¿Cómo no me puede llamar la atención este tema si se ha hecho más fácil para los no tan jóvenes?

Como un tributo a la memoria de Steve Jobs quisiera compartir con ustedes sus lecciones de amor que pueden enseñarnos a apreciar lo que tenemos ahora, hoy, aquí.  Él pudo haber sido un amargado y resentido con la vida, sin embargo dejó un legado para la posteridad.   Sus lecciones básicas son: Nunca dejen de amar, aún en las más adversas condiciones; el amor puede llegar aún en los momentos de mayor infortunio; somos nosotros mismos los que debemos buscar aquello (proyecto/idea/misión) o aquel (persona) que amamos, sin influencia externa; no hay que conformarse con una segunda alternativa; las relaciones más satisfactorias se hacen mejores con el tiempo. Cada quien puede leerlas de acuerdo a su experiencia de vida.

Les dejó una reflexión hecha por él en su discurso de Junio del 2005 en la Universidad de Stanford: “Recordar que la muerte está cerca es lo que me ha ayudado a tomar grandes decisiones en la vida, porque casi todo- expectativas, orgullo, temores, sensación de riesgo o de hacer el ridículo- cae ante ella dejando solamente aquello que es realmente importante.  El recordar vamos a morir es la mejor manera de no caer en la trampa de pensar que se tiene algo que perder. Estamos desnudos.  No hay razón por la cual evitar los deseos de nuestro corazón.  El tiempo es limitado, no lo malgastemos en vivir la vida de otros”.  

¿Flores para los que vamos a extrañar a Steve?

Honeysuckle para que podamos aprender del pasado sin lamentarnos, sin dejar de vivir el presente, aprendiendo las lecciones que debemos aprender.

Walnut para ayudarnos a transitar el cambio de su ausencia.

Star of Bethlehem para el impacto y tristeza que pudo causar su esperada muerte en todos sus seguidores.

Me imagino que ya estará cerca de Papa Dios, no importa la denominación religiosa que le se dé, cerca de sus admirados Picasso, Miguel Ángel  y Da Vinci hablando sobre ideas, aportes  y las cosas que quedaron pendientes para sorprender a la humanidad.

La foto es cortesía de Apple y tomada de internet.

3 de octubre de 2011

¿Confusión?

Tengo la impresión que la gente que vive por aquí debe ser muy saludable, nadie debe enfermarse o simplemente la salud no es un tema del día a día como estoy acostumbrada en el terruño amado. Aquí no es común escuchar que  alguien tiene la gripe o un resfriado. Esto cuando lo comparo con Venezuela que siempre hay un virus o un rotavirus andante al cual le colocamos el nombre de la situación o personaje político del momento.  El humor es característico de nuestra identidad nacional.

Con el tema de mis fracturas y los yesos me hacen rayos x semanales para ver cómo va mi progreso. Normalmente mi hija me acompaña a las visitas médicas pero esta última vez no pudo, solamente me llevó y dejó para que me hicieran los correspondientes exámenes. Ella es quien normalmente explica mi historia cuando llegamos al servicio médico, así que me tocaba a mí presentar la situación. Al ser sistema público nunca toca la misma persona  en la recepción y hay que repetir el cuento una y otra vez, así como recibir de vuelta la pregunta ¿y qué hacía montada en unas gradas a su edad? Sin embargo,  para mi sorpresa no me preguntaron nada. ¡Uff que alivio!!!

Tenía que esperar mi turno.  Habitualmente el procedimiento es como sigue: me pasan a un sitio con una camilla, me quitan las súper botas de Robocopina, los calcetines y comienza el maratón fotográfico, casi como de modelo de Vogue pero sin los atuendos ni el ventilador que moviese mi cabellera.  Se dio mi momento y me mandaron a pasar.  Me pidieron que me pusiera una bata y me quitara todo lo de arriba.  Me llamó la atención pues era la primera vez que me pedían ponerme una mini-bata.  Yo se que solo mido 1,58 metros de altura, pero esta era pequeñita, para no decir mínima, parecía que iba a bailar una rumba.  Yo pensaba qué tipo de examen me irían a hacer, a lo mejor uno de “avanzada” utilizando las últimas técnicas canadienses (¿una bata para hacerme rayos x de los pies? Mmmm).  No me atrevía a preguntar pues la señora se veía de muy mal genio, me podía morder.

Me pasaron al espacio del examen  y no vi camilla por ningún lado sino la estructura de un aparato para mamografías.  Inmediatamente me di cuenta que la cosa no estaba bien, había una confusión en el ambiente.  Traté de decirle a la señora que yo no era la persona que ella estaba esperando pero no tuve éxito, ella no me dejó explicarle  y me dijo “Yo sé hacer mi trabajo”.  Traté nuevamente de aclarar que yo no era la paciente de ese examen a lo que me respondió que todas las mujeres buscábamos  cualquier excusa con tal de evitar el dolor de la presión en el pecho.  Al ver que no podía escaparme, me quedé tranquila. Asumí mi postura de Superniña la legendaria heroína y zúas!!! unos minutos más tarde en lugar de los rayos x de rigor salí con una mamografía,  ya entendí lo de la mini bata.

Flores para la confusión?

Centaury para poder decir no tranquilamente y expresar con claridad mi punto de vista.

Mimulus para tener valentía apacible y confrontar a la simpática enfermera.

Larch para creer en mis capacidades y convencer a la señora que yo tenía razón.

Cuando salía del examen ¡sorpresa!, venía la recepcionista a reclamarle a la enfermera/técnico sobre la tardanza en atender a una señora para su mamografía.  Yo estaba en el medio y le dije “se lo dije, lo mío eran los píes”.  Por fin me creyó.  Las buenas nuevas: mi mamografía imprevista salió normal, sin problemas.  ¿Los pies? Lo sabré esta semana cuando vaya nuevamente a los rayos x.

Foto cortesía de internet.