6 de octubre de 2011

iSad

Mi primogénito me describe como una adulta mayor apasionada por la tecnología quien no lee instrucciones y que a veces puede sentirse intimidada en un primer encuentro digital.  A mi secungénita le gusta que me atreva y arriesgue en estas lides.  Ambos me ayudan a aprender cómo utilizarla de diferentes maneras. Realmente tengo una especialidad en Tecnología Educativa, pero para mí el término tecnología va más allá del aparataje…. es el pensamiento, organización, dinámica  y aplicación práctica de un conocimiento, normalmente para beneficio común.  Sin afán de parecer repetitiva, cursi o utilizar un cliché, la verdad es que lamento la desaparición de Steve Jobs.   A lo mejor suena como una herejía pero entendiendo los tiempos, épocas y la influencia en la humanidad, este señor transformó la manera cómo vemos el mundo hoy día. ¿Quién podía imaginarse que íbamos a escuchar música de una cajita casi plana sin necesidad casettes, cartuchos, cables o enchufes? ¿Tener teléfonos inteligentes que casi organizaran la vida? ¿Tablas electrónicas/digitales para leer libros, buscar mapas, almacenar fotos y comunicarnos globalmente? ¿Ver dibujos animados computarizados bastante diferentes al Bugs Bunny de los años 50? Definitivamente este señor era inmensamente inteligente y práctico.

Puedo recordar claramente cuando estudié Tecnología, las computadoras eran unos monstruos de grandes y complejos; había que agujerear tarjetas para hacerlas “hablar y pensar”, se llamaban mainframes.  En contraste años más tarde, recordé cuando mi amiga Lissette estaba escribiendo su libro sobre psicología cognitiva  y me invitó a su casa para mostrarme una caja portátil que podía hacerlo todo…abracadabra!!!! su Apple Macintosh.  Pasé del paleolítico superior al neolítico en un chasquido de dedos.  Luego con mis hijos conocí la versión shell u ostra de una computadora portátil, el Ipod, la Ipad, el leopard,  el Iphone, Itunes, la magia de Pixar y quién sabe qué montón de cosas más producto de esa mente brillante. ¿Cómo no me puede llamar la atención este tema si se ha hecho más fácil para los no tan jóvenes?

Como un tributo a la memoria de Steve Jobs quisiera compartir con ustedes sus lecciones de amor que pueden enseñarnos a apreciar lo que tenemos ahora, hoy, aquí.  Él pudo haber sido un amargado y resentido con la vida, sin embargo dejó un legado para la posteridad.   Sus lecciones básicas son: Nunca dejen de amar, aún en las más adversas condiciones; el amor puede llegar aún en los momentos de mayor infortunio; somos nosotros mismos los que debemos buscar aquello (proyecto/idea/misión) o aquel (persona) que amamos, sin influencia externa; no hay que conformarse con una segunda alternativa; las relaciones más satisfactorias se hacen mejores con el tiempo. Cada quien puede leerlas de acuerdo a su experiencia de vida.

Les dejó una reflexión hecha por él en su discurso de Junio del 2005 en la Universidad de Stanford: “Recordar que la muerte está cerca es lo que me ha ayudado a tomar grandes decisiones en la vida, porque casi todo- expectativas, orgullo, temores, sensación de riesgo o de hacer el ridículo- cae ante ella dejando solamente aquello que es realmente importante.  El recordar vamos a morir es la mejor manera de no caer en la trampa de pensar que se tiene algo que perder. Estamos desnudos.  No hay razón por la cual evitar los deseos de nuestro corazón.  El tiempo es limitado, no lo malgastemos en vivir la vida de otros”.  

¿Flores para los que vamos a extrañar a Steve?

Honeysuckle para que podamos aprender del pasado sin lamentarnos, sin dejar de vivir el presente, aprendiendo las lecciones que debemos aprender.

Walnut para ayudarnos a transitar el cambio de su ausencia.

Star of Bethlehem para el impacto y tristeza que pudo causar su esperada muerte en todos sus seguidores.

Me imagino que ya estará cerca de Papa Dios, no importa la denominación religiosa que le se dé, cerca de sus admirados Picasso, Miguel Ángel  y Da Vinci hablando sobre ideas, aportes  y las cosas que quedaron pendientes para sorprender a la humanidad.

La foto es cortesía de Apple y tomada de internet.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario