8 de noviembre de 2011

¿Corazones Apasionados?

Si, esos que motorizan alma y cuerpo cuando hay un ideal, esos que se agrandan como faja de spanx a pesar de que la estadística del destino indique poca o ninguna probabilidad de alcanzar meta alguna. 

Yo soy una de las que discurro sobre nuestro aprendizaje (¿femenino?) basado en las historias de fantasía. También a veces pienso que tenemos una programación particular en nuestra máquina de ilusiones esperando que se produzca un cuento similar al de cenicienta donde todo se da como zapato a la medida.  Sin embargo, reconozco que hay casos que me mueven el tapete y me dejan reflexionando sobre las posibilidades infinitas que ofrece la vida.  Hoy por ejemplo, tratando de convencer a la musa inspiradora para que me acompañara un rato en este reposo obligado, encontré tres sucesos cargados de mágico optimismo.

El primero de los casos es el de Ivian Lunasol Sarcos.  Ya sé, es del tema de belleza, los estereotipos. Venezuela vive de eso, ya el tema conforma parte de la idiosincrasia nacional…. las venezolanas no salimos desarregladas ni a la esquina no importa la edad. El verse glamorosas es el asunto sobre el cual gira cualquier conversación, bueh… aparte del Blackberry. Contamos hasta el momento con 6 Miss Universos, 6 Miss Mundos, 6 Miss Internacionales, el mayor número de cirujanos plásticos per cápita, cremas, tratamientos cosméticos y tipos de champú del globo terráqueo. Deberíamos ponernos a pensar cómo clonar a Osmel Sousa y cómo le podemos sacar provecho a éste nicho de negocio antes de que se nos acabe el petróleo a causa de otra alternativa energética más ecológica u otra predicción de Harold Camping, el señor mayor que no acierta ningún vaticinio. Pero volvamos al asunto que me motiva,  esta jovencita de 21 años ha luchado toda la vida contra la adversidad.  Desde los 9 años vivió con unas monjas en Guanare porque quedó huérfana de padre y madre,  casi se hizo novicia, trabajó como vendedora informal (buhonera en criollo) en el mercado del Cementerio y en El Valle de Caracas.  Siempre pensó que quería ser modelo… de convento, de pasarela, de lo que fuera.  Estaba clarita y luchó por lograrlo. Se empeñó con todas las fuerzas. Lo logró... tiene un corazón apasionado.

Mi segundo encuentro: Maickel Melamed.  Un joven señor de 36 años que nació con retraso motriz.  Tras 15 horas y 22 minutos hizo un recorrido de 42 Kilómetros en el maratón de Nueva York 2011.  Su lema es “nada es tan grande como para no intentarlo”. Esta carrera es tan solo uno de los maratones diarios que este joven ha recorrido durante su vida. Sobre todo si se toma en cuenta que vive en Venezuela, no en un país primer mundista donde puede haber todas las facilidades para una persona con necesidades especiales.  Su participación fue emblemática, y el cierre, cuando llegó, muy emotivo. Los corredores venezolanos asistentes lo esperaron en la meta y se colocaron sus respectivas medallas solo cuando él arribó muchas horas después. Esta era una carrera y un record diferente que cambió la percepción pública: lástima por admiración. Lo logró...tiene un corazón apasionado.

¿Mi tercero? Una joven norteamericana de 22 años que hace poco visitó esta ciudad, Bethany Hamilton.  Una surfista a quien un tiburón le arrancó un brazo completó y aún así siguió con sus entrenamientos, hizo trabajo social asistiendo a los más necesitados, ganó torneos internacionales de surf y no ha sido detenida por nada en lo que se refiere a ayudar a otros directamente o a través de su ejemplo.  Pudo quedarse sumida en el duelo de la pérdida, sin embargo siguió con entereza logrando los objetivos de la vida. Se dice que surfea sobre olas de almas.  Lo logró...tiene un corazón apasionado.

¿A qué vienen todos estos ejemplos? A veces la vida no es como queremos que sea, simplemente es como es.  Las cosas no siempre se dan como las imaginamos y las planeamos. Cambiar la perspectiva en la vida nos ayuda no solo a verla, escucharla y sentirla mejor sino a experimentarla de manera diferente. Nadie nos dijo que esta existencia iba a ser fácil pero les aseguro que si entretenida.  Si no hubiesen casos como los narrados no habría inspiración concreta para escritores famosos como Isabel Allende, García Márquez o Francisco Suniaga. Tampoco para la difunta Corín Tellado ni para los escritores de telenovelas latino americanas. Apuesto a que hay montones de historias de corazones apasionados que desconozco y que me harían vibrar de la emoción.

¿Flores para los corazones apasionados?

Oak si la lucha en la vida se hace por el sentido de responsabilidad a pesar del sufrimiento y cansancio que nos produce. Nos ayuda a entender nuestras necesidades personales.

Gorse si perdemos la esperanza en la lucha y tiramos la toalla, renunciamos.  Nos ayudará a recuperarla y seguir en el camino.

Gentian si nos frustramos y desilusionamos con los resultados que esperamos, nos ayudará a recuperar la fe y sortear los obstáculos que la vida a veces nos presenta.

¿La conexión particular entre Ivián, Maickel y Bethany? la resiliencia.  Esa capacidad de lucha a pesar de la adversidad que nos hace salir fortalecidos de situaciones adversas alcanzando un estado de excelencia personal. Ahora entiendo las miradas al cielo y persignándose de la nueva Miss Mundo….se estaba conectando con lo que cree. Si mi abuelita hubiese estado viva me diría: eso se llama entereza mijita, entereza. ¿Dónde la venderán para comprarme unas capsulitas?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario