23 de octubre de 2012

Almas Gemelas en emergencia



Mi hija dice que mi actitud y cara le dice a la gente: “venga y revele su rollo”.  Menciona mi pequeña, ya en sus veinte y dele, que mi paciencia y actitud hace que la gente se abra y me cuente sus penurias.  Esto me sucede con cualquier cultura, no es porque soy latina y tengo la sazón de las telenovelas, no señor.

Recuerdo que una vez en un autobús de Cromer a Sotwell, parajes donde habitó el Dr. Bach, una joven que no me conocía me echó encima un kilometro de historia del porque le estaba siendo infiel a su novio.  Hace poquito, estando en casa mientras arreglaban unas ventanas, el especialista cincuentón, viudo, recién divorciado y recién ennoviado, me contaba sus vicisitudes como si me conociera de siempre.  En mi reciente visita al odontólogo, cuando tenía la boca como cocodrilo en orilla de río, la higienista dental me contó su vida, obra y milagros. La manicurista rumana que me atiende mientras estoy en Calgary me cuenta sus acontecimientos matrimoniales en un inglés arrumaniado (por lo de Rumania me refiero).  Igual mis amigas, conocidas y desconocidas de los cinco continentes (si, los cinco, en todos conozco gente gracias al BIEP*).

El tema de los rollos puede variar pero hay algo que es común en casi todas las conversaciones… el alma gemela. Así que mis latinas amigas no se sientan mal cuando nos critiquen, la cosa es general en todos los países en cuanto a amores se refiere.

Aquí van mis reflexiones personales sobre el tema y sobre los comentarios de las personas quienes se me acercan a comentarme sobre la búsqueda de su alma gemela. Aclaro son personales, a lo mejor hay personas iluminadas que pueden ver más allá de mi perspectiva y experiencia:

  • La pasión desmedida no puede ser sostenida con la misma intensidad y tiempo por los siglos de los siglos, ni siquiera en los casos de los amantes.  Los químicos que producimos en nuestro cerebro en los momentos de colosal atracción van desdoblándose y cambiando molecularmente, va desapareciendo el ímpetu, queramos o no.  Las conexiones que yo llamo múltiples (afectivas, intimas, intelectuales, de intereses, familiares, espirituales, de opiniones afines) crean afectos más duraderos que solo lo sexual.

  • Los cuentos de hadas no son la realidad.  Los niveles de romanticismo tipo Disney idealizados por una dama jamás van a ser compensados a plenitud por un ciudadano de a pié. Los hombres pueden sufrir de gases, van al baño, se afeitan, les encanta el control remoto de la tele, se fascinan con los maratones deportivos y las películas de acción.  Es decir, no son anodinos como los príncipes de fábulas ni los actores principales de las comedias románticas.

  • El amor marcado por el destino no existe. A veces las féminas creemos que ese que se fue, que terminó con nosotras o nosotras con él, era el propio.  Eso hace que no nos “movamos” en la vida y nos quedemos pegadas a un recuerdo de lo que pudo ser y no fue. Déjeme decirle algo, el pasado no puede intervenirse, ni maniobrase a nuestro antojo. Un final es un final así no nos guste el desenlace.

  • El axioma o principio de alma gemela implica que solo hay una.  Eso dice que si usted tuvo varios novias o novias los cuales presentó al mundo como único, insuperable, inolvidable, auténtico… debe revisarlos.  Algunos de ellos eran impostores o embaucadores profesionales, porque si solo hay un alma gemela ¿qué eran los otros? ¿Siameses? ¿Clones? ¿Mutaciones genéticas? ¿Se le olvidó cómo era la cosa? ¡Ujum!!

Hay una frase que tengo rondando en mi cabeza desde hace unos días, la escuché en una película llamada The perks of being a wallflower  con Emma Watson (los beneficios de pasar por desapercibido sería mi traducción).  La escena era una amarga queja de Sam, la joven protagonista, sobre el tipo de hombres que se acercaban a su vida y la hacían sufrir.  Otro joven, Charlie (mucho más joven y enamorado platónicamente de ella) le dijo sabiamente “Aceptamos el amor que creemos merecer”, yo añado ¡tantán!! (Léase tipo final de canción)

¿Flores para las Almas Gemelas?

Clematis para las fantasías e ilusiones creadas en nuestras mentes que compiten con los personajes masculinos o femeninos de carne y hueso que nos rodean. Nos ayudará a ser más realistas.

Willow si nos quejamos de nuestro destino, de nuestra historia de vida, de nuestras selecciones. Nos ayudará a pasar la página y drenar la amargura.

Chestnut Bud si pensamos que tenemos un karma y por eso repetimos desafortunadas selecciones amorosas.  Nos ayudará a fijarnos más para cometer menos errores al elegir.

Mi humilde conclusión es que el amor o individuo perfecto (masculino o femenino) no existe. Mi mamá decía que lo perfecto era enemigo de lo bueno. Hay que poner las cosas en perspectiva para no estar pegándonos contra la pared.  Si usted en su primer intento encontró a la pareja perfecta…disfrute de su exitosa selección.  Si por el contrario, no ha dado pie con bola, busca y busca sin encontrar… felicítese, ha tenido más oportunidades para encontrar a su venadito. Resumiendo, más que buscar a la persona perfecta es preferible buscar la relación apropiada con una persona que pueda compartir con usted en reciprocidad y afinidad…. esa es la tendencia para un amor duradero. 

*BIEP es el Bach International Education Programme, programa educativo sobre las flores de Bach en tres niveles de formación.  Los cursos son avalados por el Bach Centre de Inglaterra.  Los cursos se dictan en los cinco continentes. Los egresados se llaman Bach Practitioners o Consultores Profesionales de Bach. Yo soy una de más de 2500 alrededor de la bolita del mundo.

¿Amor verdadero? pregúnteselo a Willie Colón en esta versión ochentosa


No hay comentarios.:

Publicar un comentario