2 de octubre de 2012

¿Estresado, preocupado?



Estos días son muy tensos y agobiantes en muchos países, por razones compartidas o por causas particulares.  Por ejemplo, en Venezuela y en los Estados Unidos estamos en vísperas de elecciones presidenciales. En mi país sentimos que el nerviosismo se acumula. No paramos de leer encuestas, artículos, declaraciones de brujos y pitonisas, revisamos cartas astrales a través de expertos,  queremos que sea el día luego de las elecciones para conocer los resultados.  En España y otros países europeos hay crisis económica y el día a día se hace difícil. Algunos podemos tener temores sobre lo que pueda pasar, lo que el futuro pueda traer. Quisiéramos tener una bola de cristal para adivinar lo que nos deparará.

Revisando mis correos, me encontré una nota de mi amiga Cziska cuyo planteamiento me pareció muy útil para compartir en estos momentos de agitación mental e incertidumbre.  En esa nota decía que investigaciones recientes demuestran que al menos 78% de la población mundial invierte ocho horas diarias batallando con temores, intranquilidad y ansiedad. De acuerdo a esos expertos el 40% de las cosas por las cuales nos preocupamos nunca ocurrirán; el 30% de los pensamientos que vienen a nuestra mente son distorsiones sobre un pasado que no podemos cambiar;  un 12 % de nuestras preocupaciones no son nuestras sino sobre otros; 10% de nuestras reflexiones preocupantes tienen una base imaginaria, es decir no reales.  La suma es 92% de rumiaciones de pensamiento.  Esto quiere decir darle y darle vueltas a un tema con ideas intensas, emotivas y recurrentes, desgastándonos física y mentalmente.

Después de los cálculos nos quedan 8% de pensamientos justificables sobre temores y preocupaciones reales que estén acaeciéndo. ¿Qué les parece? 92% de angustias gratuitas.

Si este es su caso en este momento hay varias cosas que podemos hacer, me incluyo yo en este paquete también:

Distraerse: televisión (no noticias y menos antes de acostarse, tampoco encuestas, ni diarios digitales), cine, un libro, escuchar música.

Moverse: a caminar se ha dicho.  Un paso rápido nos ayuda a drenar.  Los corredores, nadadores, ciclistas pueden darse con furia para botar las cargas y evitar un colapso nervioso o cardiaco. Pilates, Yoga, Gyrokinesis son buenas opciones.

Meditar/ orar: si tiene la capacidad de conectarse por un momento con la paz interna, esto puede ser lo suyo.

Actuar: en el caso de Venezuela y Estados Unidos ejercer el derecho al voto, en otros países/ casos buscar escenarios posibles de acción.

Tomar Flores de Bach:  Rescue Remedy si está en crisis, Sweet Chestnut si tiene pensamientos angustiosos, White Chestnut si tiene un radio prendido en la cabeza, Aspen si tiene temores ansiosos que no puede concretar, Cherry Plum si siente que su miedo es descontrolado.  Explore otras opciones florales en esta página bajo la etiqueta Sobre los remedios florales, haga click en el hipervínculo remedios florales de Bach. Va a ver 39 opciones con fotos incluidas.

Es probable que se esté preocupando por situaciones que jamás ocurrirán, que provienen del pasado o de un futuro que no sabemos cómo será; situaciones completamente imaginarias o simplemente no controlables. Así que vamos a buscar calma y cordura, vamos a intentarlo.

Respiré profundo….cuente hasta diez….tómese su Rescue Remedy…accione.  Luego me cuenta sus experiencias a través de Facebook en La página de Marielena.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario