15 de octubre de 2012

Melodías bucales




¿Se levanta en las mañanas con dolor en la mandíbula, le duelen las mejillas por dentro y por fuera, tiene dientes sensibles? Busque un espejo e inspeccione su dentadura.  ¿Ve una especie de borde filoso, o plano en sus dientes?  ¿Algo así como si se los estuviera comiendo literalmente? ¿Su pareja o familiares se quejan porque hace ruidos con la boca de noche o de día? Si su respuesta es afirmativa, le recomiendo que vaya al odontólogo.  Probablemente esté sufriendo de bruxismo.

El bruxismo tiene varias causas las cuales deben ser diagnosticadas por un especialista.  Sin embargo, hay una que cae dentro de mi campo de acción…el emocional.  Si usted sufre de tensión nerviosa, vive estresado, se exige mucho, deja todo para el último momento es un candidato perfecto para “comerse” los dientes, a veces sin darse cuenta de que lo está haciendo. El movimiento puede moler los dientes casi como lo hace un molinillo de café con esas semillas, y si no se lo trata a tiempo puede acabar sin dentadura y con terribles dolores.

Recuerdo una vez que a mi consulta acudió un joven que trabajaba en un organismo de relaciones internacionales y estaba tan agobiado con su trabajo que no podía controlar la fricción dental. No habíamos comenzado con la entrevista y un ruido extraño comenzó a llamar mi atención.  Sonaba como el roce de resortes. Cuando pregunté si él también lo escuchaba, me comentó que esa era la razón de su visita…no podía controlar el ruido que producía su tensión nerviosa.

El estrés no manejado puede llevarnos a enfermedades cardiovasculares, cáncer, accidentes, enfermedades autoinmunes, colapsos, accidentes cerebro-vasculares, obesidad, insomnio, migrañas, irritabilidad del colón entre otras muchas más.  El bruxismo puede estar avisándonos que algo más está pasando y no nos estamos dando cuenta.

Algunas cosas que podemos hacer para sentirnos mejor ante las situaciones estresantes y evitar los ruidos bucales podrían ser:

  • Ubicar que nos está haciendo sentir así.

  • Comunicar nuestros sentimientos si pensamos que somos muy “cerrados”.

  • No avergonzarnos por querer decir “no”.

  • Tratar de simplificar nuestras vidas.

  • Tratar de mejorar nuestros hábitos de vida (alimenticios, de actividad, laborales)

  • Reírnos más.

  • Bajar nuestra atención a los noticieros, sobre todo antes de ir a dormir.

  • Practicar respiración o meditación.

  • Bajar el consumo de cafeína (eso incluye bebidas con cola).

  • Ir al médico para que revise nuestras prescripciones (remedios).

  • Tomar flores de Bach.

¿Flores para el Bruxismo?

¡No hay! El bruxismo es una condición física y debe ser evaluada por un odontólogo.  Lo que podemos es trabajar con las emociones asociadas a esa condición. Cada individuo es diferente así que la causa será igualmente distinta.  Primero ubiquemos que nos estresa o genera tensión.  Mientras tanto para las emergencias emocionales Rescue Remedy o Remedio Rescate puede ayudarnos con las pequeñas y grandes crisis de la vida. Si siente que rechina su dentadura pida una cita con su odontólogo prontamente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario