28 de noviembre de 2012

¿Vivir sin darse cuenta?

Soy una seguidora de Quino desde jovencita.  Sus ilustraciones y mensajes son poderosos no importa la época en que se viva.  Esta particular caricatura de Mafalda me llevó a pensar en algunos remedios florales para manejar el querer vivir sin darse cuenta;  los cuales voy a compartir a continuación.

Agrimony sería la opción floral si ese querer vivir sin darnos cuenta se desprende del evadir la realidad en la cual estamos sumergidos .  Probablemente no nos guste confrontar y el manejo conflictos no se nos da fácilmente. Nos sentimos hipersensibles a lo que pasa a nuestro alrededor pero no nos quejamos o exteriorizamos sino que en su lugar aparentamos que nada pasa aunque por dentro estemos incómodos.  A veces hasta sonreímos y para quitarnos los pesares podemos recurrir al alcohol, el cigarrillo, la comida, el juego, u otras adicciones buscando no pensar. Este remedio floral nos ayudará a confrontarnos cómodamente con nosotros mismos y con los demás.

Wild Rose sería la opción floral si ese querer vivir sin darnos cuenta está basado a nuestra actitud ante la vida. Nos falta interés por lo que nos circunda. Pensamos que lo que nos pasa era lo que nos tenía que pasar, así lo planeó Papá Dios para nosotros y no hacemos nada por cambiarlo.  La situación nos parece orgánica, es decir natural a nuestra existencia.  A lo mejor porque pensamos que nos “tocaba” vivirla .  Respondemos resignados y apáticos, no nos movemos, pensamos que el eter cósmico proveerá.  Si nos sentimos así, Wild Rose nos va a ayudar a encender la chispa para involucrarnos en nuestra vida y disfrutarla.

Clematis sería la opción floral si el querer vivir sin darnos cuenta tiene como base el preferir vivir en un mundo de fantasía que a lo mejor es más cómodo que el mundo real.  Nos apartamos de los demás para disfrutar de esas ilusiones y nos separamos mentalmente de nuestro universo. Nos cuesta contactarnos con lo objetivo y lo concreto, construimos castillos en el aire.  Clematis nos va a ayudar a darle estructura a nuestros sueños con dosis de realidad.

Así pues gracias a Mafalda y a Quino tuvmos la oportunidad de explorar algunas emociones y remedios florales para concentrarnos y mejorar nuestra realidad conscientemente.

Y yo le pregunto amigo lector ¿Cómo quiere vivir, dándose cuenta o no?

22 de noviembre de 2012

Falta un mes!!!!!


Tengo una amiga que cada vez que me ve me hace la misma pregunta.  No le importa si tengo pareja, si tengo trabajo, si tengo comida. Su pregunta es…. ¿Qué voy a hacer el día final del mundo según el calendario Maya? Yo me pregunto ¿Porqué no será otro como el azteca, el inca o el romano?.  

La situación se ha puesto tan intensa que ahora me invita a ver unas películas de Discovery Channel ( "Planeta Feroz", "Las Peores Catástrofes de la Historia"), de NATGEO ("Segundos Catastróficos"), de HISTORY CHANNEL ("El Efecto Nostradamus", "El Armagedon de Da Vinci " y la serie “La Tierra sin Humanos”). En todas, de una u otra manera, se apaga el sol cual bombillo chino ahorrador de energía y todos nos ponemos azules tipo Avatar. Pues sepan de antemano que a mí no me queda muy bien el azul piel y las lycras pegadas como a Zoé Saldaña. 

Esas series me hacen recordar unas películas de hecatombes en mis años más mozos: Terremoto,  Incendio Fatal, Aeropuerto, El Planeta de los Simios, Armagedón y otras que ni me acuerdo del título sino de espantosas imágenes. Había una con conejos gigantes que no comían zanahorias, se comían a la gente. Yo que inocentemente creía que los lagomorfos eran herbívoros. La gente asistía a verlas atraídos casi morbosamente  para apreciar cómo nos íbamos a morir atrapados en un ascensor sin salida o achicharrados entre llamas, no del purgatorio precisamente más bien tipo quinta paila del infierno. Nunca hubo explicación sobre el metabolismo de los famosos conejos.

Volviendo al tema Maya, el temor por ese futuro impredecible no es solamente de mi amiga. He escuchado a otras personas con el mismo argumento en diferentes países y en distintos idiomas. Lo de mi conocida y otras personas obsesionadas con esta cuestión ya pasó de lo doméstico al plano universal, el de sustentabilidad del planeta, va más allá de simples referencias parroquiales para generar conversaciones y pasar el tiempo. 

Lo malo de estos temores mayas es que generan tal ansiedad que desbordan a la persona  quien los padece, contagiando a niños, hipertensos, diabéticos, apaches, mapuches o a cualquiera que se atraviese por el medio.  He escuchado a criaturas decir que no se van a casar o tener familia por qué no van a llegar a ser adultos… ¡susto!! 

Según los estudiosos sobre este tema antropológico, el ciclo largo del calendario Maya es 5.125 días y termina el 21 de Diciembre del año 2012.  Es decir en un mes. Precisamente el día antes de mi cumpleaños.  ¡No es justo!!!  ¿Porqué no buscar otra fecha para aguarle la fiesta a otro cumpleañero? ¿Qué van a hacer las profecías mayas con el pobre Capricornio que se estrena ese día? ¿Qué va a pasar con el intercambio de regalos decembrinos, el amigo secreto, mi ropa de estreno para ese glorioso día, las gaitas y los desayunos pascuales?  

Pero no entremos en pánico. El video de las profecías lo que dice es que se acaba un ciclo maya, el corto, no que se acaba el mundo (¿se había usted percatado?).  Cada 31 de Diciembre luego de las 12 de la noche no se evapora el planeta, simplemente se cierra un ciclo. Tanto es así que hasta propósitos de año nuevo hacemos de manera de comenzar llenos de esperanzas.  Así es que mejor dejen de estar pensando en cataclismos no vaya a ser que por Ley de Atracción de verdad generemos una calamidad la cual no vamos a poder arreglar fácilmente.  En su lugar vamos a preparar agasajos para inicios, no para finales de mundo.

¿Flores para la sensación de debacle?

Aspen para el miedo ansioso que no tiene explicación, ese que no podemos nombrar, que va asociado con los presentimientos y pálpitos.  Nos ayudará para que estemos tranquilos  y sosegados.

Red Chestnut para los temores por el bienestar  de las personas que amamos. Miedo a que nos caiga un meteorito encima y dejemos a la familia sin mamá, nos ayudará a ocuparnos en lugar de preocuparnos.

Rock Rose para el temor paralizante que hace que no reaccionemos, que nos quedemos pegados al suelo y ni siquiera podamos emitir sonido aunque intentemos.  Nos dará valentía serena para poder accionar.

El esposo de mi amiga, la de Discovery Channel, por su parte está feliz con la noticia del fin de mundo maya.  Me dijo que por fin se librará de pagar la hipoteca de la casa y de las deudas pendientes con la tarjeta de crédito, además no tendrá que aguantar más a su jefe. Ella por su parte está fajadísima construyendo un bunker. ¿Será que va a prepararme una fiesta de cumpleaños temática?



18 de noviembre de 2012

Operación Gratitud



Según Deepak Chopra la clave para la abundancia es agradecer de corazón. También otros autores hablan sobre la importancia de agradecer como clave de vida y salud.  

El tema es tan significativo y antiguo que existen lugares donde hay un día específicamente calendarizado para celebrarlo. En Canadá por ejemplo se conmemora el segundo lunes de octubre y en los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. Se llama Día de Acción de Gracias. En sus orígenes se festejaba el cierre del ciclo de la cosecha que traía alimentos y bienestar para todos. Aquí entre nosotros, Martin Frobisher, el explorador que se fue al norte de Canadá buscando un paso hacia el Océano Pacífico por allá por 1578,más que agradecer por los alimentos daba gracias porque había llegado vivo, sano y salvo aunque algo magullado después de aguantarse tormentas y vendavales tipo Sandy. En ambos países la tradición familiar es reunirse alrededor de una mesa con abundante comida para dar las gracias por los favores recibidos durante la cosecha del año, metafóricamente hablando. No es solamente un tema de aves, vegetales, frutas y hortalizas en estos tiempos modernos.

Ahora que se unen varias celebraciones y que casi tenemos la navidad encima, mucha gente se prepara para pedir al Espíritu, la Divinidad, Papa Dios, el éter cósmico o como lo llamemos, que nos llene de bendiciones.  Se me ocurre que todos podemos tener un día de Acción de Gracias sin importar la fecha ni el país de origen o destino. Podríamos agradecer por lo que tenemos, no importa si es mucho o si es poco, si no es exactamente lo que quisiéramos o cómo lo esperábamos.

Qué les parece agradecer por:


  • Poder usar el sentido del tacto convertido en abrazos para conectarnos con otras personas.


  • La salud, si la tenemos genial  pero si escasea entonces por los médicos, las enfermeras y las medicina que apoyarán nuestra recuperación.


  • La familia, por su legado de amor.  Si la relación es medio complicada (la tía metiche, el primo borracho, los comentarios de mamá), agradezcamos porque lo hicieron con las herramientas que tuvieron; gracias a eso podemos buscar esos valores que apreciamos aunque en nuestro núcleo no existieran.


  • La amistad.  A lo mejor la familia es enredadísima, encima no tenemos pareja pero… tenemos amigos, aunque sea uno, que en los momentos difíciles o no tanto siempre están allí.


  • La gente a nuestro alrededor… ese muchacho que hace el café en la panadería, la instructora de yoga, la joven que atiende la caja registradora en el supermercado, la conserje, la señora de la limpieza, la peluquera, la manicurista, el señor del autobús, esa gente que hace nuestros días, esos con quienes interactuamos… No estamos solos.


  • Las estaciones del año que nos muestran el ciclo de la vida… no importa si vivimos en el hemisferio norte, el sur, el ecuador o el Caribe (aquí solo tenemos lluvias o sequía, pero tenemos al menos dos).


  • Internet que nos permite acceder al mundo, conocer, estar en contacto sin conocernos, acercarnos, enterarnos de todo en tiempo real.


  • Las oportunidades de todo tipo que se nos presentan a diario para nuestro beneficio, para dar un servicio, para apoyar a los demás, para aprender, para llorar y desahogarnos, para crecer como personas.


  • La inspiración que nos hace soñar y sentirnos vivos a pesar de cualquier circunstancia de vida.


  • Los romances, los noviazgos, las uniones y los matrimonios que producen magia, pasión y hasta desencuentros.


  • Envejecer, porque nos permite ser más sabios, sentirnos más confortables en nuestra propia piel, mirar al pasado y agradecer por el presente y el posible futuro.


  • Nuestro trabajo, porque demuestra nuestras destrezas, habilidades, talentos y experiencias que permiten mantenernos productivos.


  • Las segundas oportunidades cuando las primeras fallaron. Esas que nos dejan echar un respirito, ponernos las pilas y sentir que todavía no hemos perdido.


  • Nuestros atletas y equipos deportivos, esos que nos hacen gritar y llorar de emoción cuando ganan o pierden y que nos hacen expertos en cualquier disciplina.


  • Movernos… en avión, en barco, en autobús, en el metro, en camión, en automóvil, en pesero o camioneta por puestos porque podemos hacer uso de un medio de transporte aunque sea para ir a distancias parroquiales y cambiar de aire.


  • Los libros… virtuales o reales, porque podemos leerlos; gracias a ellos podemos salir del mundo de la oscuridad y de las tinieblas del desconocimiento.


  • Los errores, ya que nos hacen fuertes, inteligentes y pueden estimularnos a saltar obstáculos.


  • La abundancia bien sea material, de glóbulos rojos, de dinero, de amigos o conocidos por Facebook.


  • Los alimentos que podemos consumir ¡Mire que hay tanta gente pasando necesidad y otros buscando Harina PAN!


  • Los fines de semana largos, sin puente o con puente, que nos permiten tener un segundo domingo para descansar, para no hacer nada o para ponernos al día.


Yo particularmente, además de todo lo expuesto, me siento agradecida por la gentileza de mis lectores que se toman un tiempito para leer mis escritos, por mis estudiantes que tienen sed de aprender, por los pacientes que buscan complementar sus esperanzas en mis consultas, por Isabel Lara que me apoya en estas lides, por Inspirulina que me conecta. No hay palabras para expresar toda mi gratitud.

¿Flores el agradecimiento?

Holly si se nos ha endurecido el corazón y nos cuesta ver el bien que nos rodea, nos ayudará a ser más generosos.

Beech si la intolerancia nos gobierna, nos ayudará a entender otras formas de pensar.

Mimulus si somos tímidos y tememos expresar nuestra gratitud.

Larch si nos falta confianza y seguridad para expresar nuestro agradecimiento, nos dará una inyección de auto-estima.


Algo dentro de mí me dice que la sabiduría, el poder, el amor y la chispa divina que llevamos por dentro ineludiblemente nos transforma y libera para alcanzar nuestros cometidos. Asi que aunque suene redundante y cacofónico….Gracias Diosito porque tuve la oportunidad de agradecer a mis lectores y compartir con ellos algunos temas por los cuales podemos estar agradecidos.

¿Qué les parece si abrimos una campaña de agradecimiento? Si tienen sugerencias de agradecimientos compártanlas en Facebook en la Página de Marielena bajo el título Yo me siento agradecido por....

15 de noviembre de 2012

¿Cambiamos el mundo?



Cuando veo esta imagen imagino inmediatamente 2 remedios florales de Bach 

¿Cuáles? El primero Walnut que trabaja la hipersensibilidad a las ideas e influencias externas.  Nos ayuda a colocarnos el impermeable para que podamos resistir el influjo de otros y no cambiemos nuestro camino.

El segundo que se me ocurre es Vervain para aquellos que pueden controlar a los demás a través de su entusiasmo por una idea o fin a veces cayendo en el fanatismo.
Las emociones no son buenas ni malas, lo importante es mantenerlas en equilibrio.
  
Y tú ¿Cómo cambias el mundo?



Imagen cortesía de Internet